16.3.2020

Renovación Museo del Holocausto

El proyecto del Museo del Holocausto ha sido una reforma integral de un edificio catalogado con protección patrimonial con fines de convertirlo en un espacio de memoria, divulgación y formación.

El mismo, ha sido para nosotros una excusa para la construcción de un imaginario futuro que nos obligue a recuperar y mantener viva la memoria del pasado en todos sus aspectos, tanto desde lo que respecta los sucesos de la Shoá como lo que significa intervenir un edificio con valor histórico, ya que creemos que, para construir un futuro mejor, debemos respetar y recordar el pasado sin dejar de manifestar el espíritu de nuestra época.

El edificio del Museo, ubicado en la calle Montevideo al 919, entre las calles Paraguay y Marcelo T. de Alvear, ha sido construido en el año 1915 como una Sub Usina de la Compañía Ítalo-Argentina de Electricidad (CIAE) en el estilo Románico Lombardo Florentino, habiendo sido diseñado por el arquitecto italiano Juan Chiogna. El mismo está compuesto por dos cuerpos, uno principal ubicado sobre la calle Montevideo con planta baja, subsuelo y cuatro niveles de oficinas, y un volumen posterior, de carácter industrial en donde se ubicaban los generadores. Este segundo cuerpo cuenta con una conexión con la calle Paraguay a través de un pequeño pasillo de más de quince metros de longitud y altura, y menos de setenta y cinco centímetros de paso. Ambos volúmenes se encuentran divididos por un gran patio con fachadas ornamentadas de valor patrimonial. Se trata de un edificio catalogado con protección patrimonial en sus fachadas, patios y pasillo central, lo que ha implicado la preservación edilicia de buena parte del mismo, sin embargo, el edificio había sido previamente intervenido de manera parcial en una primera instancia del Museo por lo que no se encontraba en su estado original.

También te puede interesar
Remodelación Hotel 5* | Finalista Premios FAD 2020

El nuevo proyecto recupera la capacidad del edificio existente que se encontraba deteriorado y parcialmente en desuso, duplicando sus metros útiles a 2550m2 y destinando la mitad  de dicha superficie a oficinas y el resto a área de exposiciones. Recuperando de esta manera 1186m2 y habilitando áreas públicas museística con exhibiciones y un memorial. Mientras que el segundo sector cuenta con oficinas administrativas, biblioteca, áreas de capacitación y servicios.

El proyecto, busca respetar la arquitectura existente en las áreas patrimoniales – patios y fachadas – realizando operaciones acordes a los paradigmas de intervención sobre el patrimonio construido, al plantear en las áreas con valor histórico una arquitectura potencialmente reversible, que se aleja de la mimesis respecto de los elementos patrimoniales gracias a una lectura contemporánea diferenciada de las preexistencias. Mientras que en las áreas no protegidas y de carácter industrial – que dan cuenta de la doble cara de la arquitectura ecléctica de la época-, se realizaron intervenciones que, con mayor libertad, permitieron resaltar las características materiales, estructurales y espaciales de las preexistencias.

El ingreso al nuevo museo se realiza desde la calle Montevideo accediendo por el eje central del edificio, materializado con un solado de adoquines existente, que conecta los distintos puntos del hall y áreas de exhibiciones temporales. Desde aquí se accede por una amplia grada, utilizada para las charlas introductorias, que llevan al subsuelo en donde comienza la exhibición. Se propone un recorrido lineal con un desarrollo de las temáticas cronológico y progresivo exhibiendo objetos, gráfica y materiales audiovisuales significativos y de carácter educativo. Desde el subsuelo se accede al segundo volumen edificado, subiendo a través de una cuádruple altura al nivel cero, llegando a un espacio con una gran pantalla inclinada en donde se proyectarán filmaciones históricas de la Shoá.

También te puede interesar
Casa de Anguía | Finalista Premios FAD 2020

Luego se suman otros sectores de exhibición al recorrido, ubicados tanto en los entrepisos como en planta baja, culminando en una gran sala con cuádruple altura. Finalmente, y luego del recorrido expositivo, el museo concluye en el memorial de triple altura desde el cual se vislumbra el pasillo antes mencionado, en donde se realizarán instalaciones temporales. Este pasillo, desde su percepción exterior, hará referencia a una herida abierta: un tajo en la fachada de la calle Paraguay que recordará los tristes sucesos del año pasado. A diferencia de las demás estaciones de exhibición, donde se generan espacios que incorporan un significado a partir de la muestra, el memorial tendrá un significado en sí mismo, a través de la experiencia propia de atravesar este espacio e interactuar con su contenido.

De esta manera nuestra obra pone en manifiesto la forma en la que pensamos las intervenciones patrimoniales y los programas culturales, en donde las estrategias de intervención valorizan las características históricas de las preexistencias, y lo contemporáneo, claramente distinguible, realza y valoriza lo pre existente reforzando los aspectos educativos y culturales del programa albergado.

Trabajar con el pasado para hacer perdurar la memoria, concientizar en el presente, y construir un mejor futuro es, para nosotros, un enorme honor, que nos ha obligado a reflexionar sobre trabajar con la memoria de hechos que han dejado heridas tan grandes.

Para mayor información acerca de la renovación del museo podés leer > https://arqa.com/actualidad/colaboraciones/un-lugar-contra-el-olvido.html

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas