20.5.2015

Rehabilitación Dinamarca 399, Cerro Panteón, Valparaíso

En la ladera oriente del cerro Panteón, dentro del distrito que alberga el Monumento Nacional formado por los antiguos cementerios de la ciudad de Valparaíso, se emplaza la rehabilitación de la casa del antiguo cónsul de Dinamarca, construida a principios del siglo XX.

En funcionamiento desde junio del 2014, el proyecto Dinamarca 399 fue inicialmente concebido como un complemento a la actividad programática del Parque Cultural de Valparaíso, que funciona desde finales del 2011 en el cerro inmediatamente vecino. Los festivales culturales y artísticos con un claro sello cívico-cultural que allí se desarrollan, junto con otras iniciativas de autogestión del cerro Panteón, marcan la vocación abierta a la cultura y el encuentro del espacio Dinamarca 399.

Dinamarca surge como un centro de colaboración profesional a través del alquiler de talleres, oficinas y salas de encuentro, a lo que se añade una cafetería-restaurant. La idea es proporcionar un espacio que ayude a gestionar y hacer concretas las diferentes visiones de las industrias creativas. Lo pensamos como un claustro abierto de producción independiente surgido de una comprometida recuperación de un edificio de espíritu patrimonial y como un polo de desarrollo de alternativas profesionales surgidas desde la propia región.

La rehabilitación de Dinamarca 399 se propone en base a un diálogo entre tradición y tecnología, a través del respeto a los volúmenes de su fachada histórica que, a comienzos del siglo pasado, levantara el cónsul danés don Jean Thierry. A ello se une la intervención contemporánea en base a láminas metálicas de acero dulce que genera espacios flexibles y luminosos al interior de la estructura existente. En su día, Jean Thierry, reconocido médico y benefactor de la ciudad, se aventuró a fusionar la nobleza de un muro doble de ladrillo perimetral, la tabiquería tradicional porteña de roble y adobillo, el envigado de pino oregón americano y el parquet de roble americano. A todo ello añadió la vanguardia constructiva del momento, representada por el hormigón armado. De esa forma se adelantaba a lo que se convertiría en una solución constructiva antisísimica que se generaliza a lo largo del siglo XX. Hoy Dinamarca alberga  15 oficinas dedicadas a la arquitectura, la informática, el diseño, la ingeniería, la producción audiovisual, la restauración y otras áreas. También incluye 4 talleres de carpintería y de tipográfia y un auditorio para 80 personas que acoge seminarios, conferencias y otras iniciativas culturales abiertas al público.

También te puede interesar
Renovación del Bellerivestrasse en Zurich

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas