30.12.2015

U N A C A S A, por Carballo Errasti Arquitectos

El habitante contemporáneo es esencialmente urbano, esencialmente digital y esencialmente conectado. Se posa en la incertidumbre como certeza. No es un usuario tipo, de una “familia tipo”, habitando una “planta tipo”. Requiere un hábitat indeterminado y adaptable a sus necesidades.

Las conectividades inalámbricas y soportes tecnológicos provocaron los más profundos cambios sociales, de comportamiento y de relaciones en el uso de los espacios. Las pantallas brindan contenidos personalizados al usuario propiciando experiencias individuales. El mapa térmico de la casa contemporánea ya no es un punto donde confluyen las actividades familiares, sino que son varios puntos en actividad interactuando a través de interfaces tecnológicas. Los habitantes de la casa necesitan espacios flexibles, inestables capaces de concebir usos superpuestos.

U N A C A S A, por Carballo Errasti Arquitectos

Del límite a la interfase
La nueva casa es en realidad muchas casas, se adapta a múltiples usuarios y requerimientos, soporta emplazamientos distintos, puede crecer y mutar. Propone una experiencia sin barreras espaciales donde la exploración del límite como una interfase habilita nuevas funciones y relaciones.

¿Cómo configurar una interfaz que permita articular otros diálogos espaciales?

La interfaz es el lugar de la interacción, el espacio donde se desarrollan los intercambios. Es en estas fronteras donde radica la oportunidad de trabajar dos componentes claves de la casa de este tiempo:
• La infraestructura como soporte
• El espacio indeterminado como posibilitante

La infraestructura de la casa contemporánea no sólo sirve a quienes la habitan, sino que se hace cargo de minimizar los desechos y consumos en pos de atenuar la contaminación ambiental. La infraestructura soporta las conectividades, distribuye redes, acumula energías y procesa desechos.

U N A C A S A, por Carballo Errasti Arquitectos

Algunas infraestructuras se mueven en un armazón dando lugar a espacios dinámicos en horizontal y en vertical. Los contenidos se trasladan a través de la casa cargando de usos espacios interiores y exteriores. Los límites devenidos en interfaces se transforman en dispositivos operables posibilitando conectar espacios, transformar su geometría, hacer uso de la luz solar y las brisas. La casa se va estructurando en el tiempo a través de una sucesión de espacios interiores y exteriores configurando un tejido poroso, permeable, adaptable al usuario y sus experiencias.

U N A C A S A, por Carballo Errasti Arquitectos

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas