30.8.2009

Sede Correo Oficial de Argentina, 1er Premio

Ante el requerimiento de proponer el nuevo edificio sede para el correo oficial argentino, es indispensable plantearnos una reflexión acerca del nuevo rol que adquiere el correo en el contexto de un mundo globalizado, cual es su imagen como institución, su materialización y su funcionamiento.

Al mismo tiempo resulta indispensable entender como se relaciona este programa renovado transformando al edificio, con su entorno urbano inmediato así como el modo en que interactúa con la ciudad a escala metropolitana.
Con la renovada vigencia del correo como actividad y como institución se renueva también la necesidad de reformular su presencia y representación simbólica e institucional a escala metropolitana.
En la definición de emblema o monumento esta imbuida la noción de singularidad, una singularidad cargada de memoria simbólica.
En nuestro proyecto, el carácter simbólico del futuro edificio se alcanza al combinar un sitio que brinda una localización preponderante con una arquitectura dinámica y contemporánea que hará de la futura sede del correo en un edificio único y memorable.

El Sitio
Se trata de un emplazamiento sin el marco clásico para un edificio institucional, pero que cuenta con inmejorables perspectivas para transformar al futuro edificio en un símbolo urbano, un mojón institucional para ser visto y entendido a escala metropolitana.
Es por esto que la esquina de Av. Comodoro Py y Antártida Argentina toma vital importancia en la ubicación del programa.

El edificio
El proyecto toma su forma en el proceso de resolución del problema fundamental de combinar un sistema de espacios de oficina con áreas de tipo industrial para manejo de cargas de aduana y correo con acceso de público.
El edificio se configura a partir de un único núcleo de movimientos verticales alrededor del cual las áreas de actividad se localizan según su función. Las plantas inferiores de carácter «industrial y públicas» se desarrollan dejando el núcleo en una situación tangencial de forma tal de liberar la mayor superficie de uso. En las plantas superiores las áreas de oficina se desarrollan concéntricamente alrededor del núcleo, dejando al mismo en condición central, de forma tal de maximizar las fachadas exteriores y reducir las circulaciones interiores.
El resultado formal de esta operación, genera un edificio de morfología atípica pero extremadamente racional en su génesis y funcionamiento.
La localización de las actividades de movimiento de cargas y atención al público localizadas en las plantas baja y subsuelo admiten un posible futuro crecimiento ocupando el espacio libre asignado a dársenas y estacionamiento de cortesía.
Se prevé también un área de extrema flexibilidad en el nivel 10,40 m que puede funcionar con los auditorios, restaurante y sala de exhibición, al mismo tiempo que transformarse en un gran espacio integrado, por medio de particiones móviles, que dará cabida a grandes encuentros o a actividades referidas a tareas electorales.
En cuanto a la envolvente el proyecto se resuelve a partir de una doble piel de vidrio que cumple una doble función .Por un lado establece un mecanismo de control ambiental pasivo, con una piel interior de vidrio cerrada que delimita los espacios de trabajo con control climático mecánico. Y se completa con una piel exterior de vidrio ventilada, conformando un espacio de fuelle ambiental entre las áreas cerradas y el exterior del edificio. Este fuelle es de dimensión variable alojando actividades específicas e inespecíficas.
Esta doble piel de vidrio le aporta al edificio una imagen compleja y multifacética cargada de reflejos y transparencias a partir de la variación en la separación entre ambas pieles así como también la variedad de vidrios utilizados en cada sector del edificio.
El sistema de la doble piel incorpora la exo-estructura del edificio, que se localizada entre ambas capas de vidrio. De carácter repetitivo y reducido tamaño este sistema de columnas exteriores soporta tanto la fachada como contribuye con la solución estructural de todo el edificio.

Los nuevos espacios de trabajo – Plazas en altura
Paralelamente a las transformaciones de los sistemas de producción, generación y transmisión del conocimiento e información, los nuevos espacios de trabajo destinados a dichas actividades también se han visto modificados en pos de optimizar su organización en concordancia con los nuevos procesos.
A los espacios de actividades especificas, se agregan áreas de actividades inespecíficas, tales como ámbitos de reunión, descanso, encuentro casual, etc. Estos nuevos ámbitos enriquecen el espacio de trabajo incrementando y las relaciones interpersonales y los resultados laborales.
En el proyecto de la nueva sede corporativa se prevé la incorporación de una serie de espacios complementarios a las actividades específicas. Estos espacios toman la forma de plazas que se extruden del volumen interior del edificio localizándose en el espacio fuelle entre la piel interior y la piel exterior ventilada.
Estos vacíos comienzan en la planta de subsuelo, continuando en el hall de acceso, terraza de exhibiciones vinculada al auditorio y cafetería. En sucesivos espacios recorren los niveles de oficinas para terminar en una plaza mirador en el punto más alto del edificio.
Estas plazas se concatenan en un espiral de espacio con vinculación visual y funcional entre si, creando un continuo de espacio que interconectan y hacen legibles las distintas áreas del Edificio.

Ver todos los resultados y otros proyectos premiados en el Concurso >>

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas