8.2.2013

Concurso CNEA, Centro Interactivo de Ciencia y Tecnología Nuclear, participante

Implantación
Desde las primeras decisiones de implantación se han tenido en cuenta los factores climáticos y las características topográficas del predio. El edificio tiene una orientación franca hacia el Norte, a fin de aprovechar las visuales al lago y el sol bajo de invierno y de estaciones intermedias.
A su vez, explicitando el eje este-oeste que remarca la direccionalidad del terreno, se busca formalizar una imagen institucional reconocible desde la Avenida Bustillo.

Concepto
El leit motiv del edificio es la convergencia de distintas actividades- culturales, sociales, de investigación y capacitación- que faciliten la interacción del público con el ámbito científico.
Para tal fin, se busca generar un contenedor austero, de desarrollo sustentable, flexible y funcional, que permita la accesibilidad y la integración al conocimiento de la ciencia y la tecnología desde la experiencia misma.

Pautas bioambientales
El proyecto incorpora criterios de diseño bioclimático y eficiencia energética apuntando a lograr una solución sustentable en el tiempo, eficiente, económica en el uso de recursos y de mantenimiento confortable para los usuarios. Como factores esenciales se han privilegiado:
– El acceso al sol, especialmente en estaciones intermedias e invierno. Para tal fin, la fachada norte dispone de grandes superficies vidriadas, dispuestas de manera vertical, que permiten un incremento eficaz de la luz durante el periodo invernal.
– La implementación de una saliente superior, que provoca sombra total y protección durante el verano.
– El cierre hacia las fachadas sur, este y oeste, que contempla la minimización de las aberturas y la colocación de vidrios fijos, limitando así la acción del viento, las infiltraciones y las pérdidas de calor. A su vez, el acceso al edificio se resuelve con una antecámara fría.
– La compacidad de la envolvente edilicia, busca un equilibrio entre la extensión este-oeste que maximice la captación del sol en la fachada norte y el volumen compacto de planta profunda. Se han dispuesto patios interiores con asoleamiento desde el techo (con inclinación favorable para captar luz en invierno, primavera y otoño). En el verano, estos mismos espacios en doble altura se abren mecánicamente (simple persiana motorizada) en su parte superior para generar una ventilación natural por estratificación del calor. También puede incorporarse una cortina motorizada interior para evitar el asoleamiento directo.
– La aislación de la envolvente edilicia, techos y paredes, en materiales livianos, con al menos 15cm de material aislante (poliestireno expandido, celulosa y/o lana mineral) en su interior. En el caso de la cubierta se ha utilizado chapa y en el de los revestimientos, madera proveniente de bosque plantado y tratada con lasures, procedimiento que impregna y sella los poros de la madera sin formar película, además de tener mejor envejecimiento. De esta manera, se facilita el escurrimiento y rápido secado, evitando así la formación de hongos.
– La iluminación natural de los espacios interiores se asegura mediante aberturas orientadas al sur (dimensionadas al mínimo indispensable), iluminación cenital al centro de la planta, a través del espacio en doble altura y grandes paños vidriados al norte. Se prevén cortinas para evitar la incidencia solar directa en espacios de uso y/o superficies de trabajo (aulas, etc.) y mantener el beneficio térmico. En este sentido el uso de sistemas de calefacción y refrescamiento serían compatibles con el acondicionamiento natural del edificio. Para la calefacción se prevé utilizar pisos radiantes, alojados en superficies de gran inercia térmica (losas de hormigón armado), que pueden utilizar agua caliente a baja temperatura proveniente de colectores solares planos ubicados sobre la cubierta. Se limitan las superficies pesadas a los pisos, para permitir el rápido calentamiento interior. En verano, las mismas serpentinas son utilizadas para circular agua fresca que proviene directamente del lago y vuelve a él en circuito cerrado. También se considera la utilización de conductos de aire enterrados bajo nivel de piso para precalentar y preenfriar el aire de renovación.
A su vez, se contempla la incorporación de colectores solares directamente adosados a la cubierta, con inclinación adecuada para recibir buen asoleamiento en invierno y estaciones intermedias. De esta manera, se espera lograr al menos un 30% de ahorro respecto de la necesidad de calefacción.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas