3.11.2009

Concurso Centro Cultural de Córdoba – UNC, Mención

La superposición de elementos históricos sumada al eclecticismo del paisaje urbano actual, definen el carácter conciliador de nuestra propuesta. La revisión y/o actualización de la preservación del patrimonio hoy, incluye no solo los monumentos sino también los contextos. Este" patrimonio modesto" cobra significado en relación a ese contexto.


En este sentido, preservarlo en un grado razonable es mantenerlo integrado a ese conjunto mayor, el de la manzana jesuítica en particular y del llamado «centro histórico» en general.
Modelando su porosidad para facilitar el plan de accesos al programa principal, el edificio preexistente se recicla en pasaje-galería-museo que como espacio semipúblico, actúa de plaza de ingresos y de espacio multiuso.( exposiciones, muestras, etc), poniendo en valor las excavaciones arqueológicas que revelan restos de construcciones jesuíticas.

El programa configura una volumetría que recompone el tejido, propiciando la continuidad del perfil urbano como una masa continua modelada, y neutralizando la contaminación visual que producen las medianeras expuestas de los linderos.
Así, el centro cultural actúa como telón de fondo del edificio preexistente, y se incorpora armónicamente a las condiciones del lugar, enfatizando el diálogo entre arquitecturas que, aún correspondiendo a distintos momentos históricos, remiten a situaciones urbanas, construcciones y escalas preexistentes en la Ciudad de Córdoba.

La primera etapa se concentra en el vacío del ex playón deportivo y en el reciclaje del edificio preexistente de la esquina.
La segunda etapa se monta sobre las medianeras, transformándolas en fachadas que se abren hacia el ex-colegio Montserrat, estableciendo una relación visual muy potente entre el centro cultural y la sede fundacional de la Universidad Nacional de Córdoba.

El hormigón como elemento de fachada hacia las calles, y el vidrio constituyendo un volumen que se pliega hacia el corazón del lote, son los materiales que aportan austeridad y contemporaneidad al conjunto, a la vez que garantizan perdurabilidad y fácil reposición en el tiempo.

La intervención en el entorno es mínima pero significativa. Se propone la continuidad del solado como elemento integrador de las partes relevantes del sitio. Así, las veredas y calles vehiculares, materializadas con la misma textura, actúan como un manto que penetra en el centro cultural, diluyendo el límite entre exterior e interior.
Este solado, actúa como ralentizador vehicular en el tramo definido por la existencia de las ruinas jesuíticas.

También te puede interesar
Teleclub con colchones térmicos | Finalista Premios FAD 2020

La existencia de ruinas jesuíticas, supone futuras excavaciones que formarán parte del recorrido cultural de Córdoba. Poner estas ruinas en evidencia, mediante la exposición constante, dotará al sitio de un carácter solemne y resignificará nuestra historia mediante un hecho arquitectónico contemporáneo.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas