16.11.2009

Concurso Centro Cultural de Córdoba – UNC, Mención Honorífica

Colectivo social, culturalmente construido, unidad espacial de acontecimientos heterogéneos, evolución de lo diverso como afirmación del ser contemporáneo; significan y resignifican, a un tiempo, el paradigma de la idea de ciudad.

Espacio relacional de intereses y saberes, motor de búsqueda inclaudicable de procesos superadores, soporte expandido de conocimiento construido; significan y resignifican, a un tiempo, el paradigma de Universidad para todos.
El objeto es emprender una nueva síntesis. Así, ciudad inclusiva y universidad produciendo cultura, se funden en un nuevo micro territorio.
La esquina debe salir de escena, dando lugar a nuevos edificios y perspectivas.
Estos edificios y perspectivas proponen apertura espacial y escalar a la vez que conforman una nueva tipología urbana arquitectónica: el vacío como patrimonio.
(El Monserrat a otra escala, el patrimonio puesto en valor).

La incorporación de los vestigios a la propuesta proyectual nos permite rotar el zócalo de la plaza a favor de la disposición de las ruinas. Desde este mecanismo se pretende liberar ¨corredores¨, a la vez que estos ordenan actividades y movimientos.
El partido arquitectónico en «L» genera ambas fachadas urbanas, dispone el programa según relaciones funcionales a la vez que organiza la etapabilidad del edificio.
De este modo el patio cívico cultural se constituye en continuo de espacio público entre calle y plaza, plaza y edificio; a partir de la cual se genera el partido espacio funcional del Centro Cultural Universitario.
La plaza es un artefacto urbano en sí mismo, a la vez que conector espacial y funcional de la totalidad del edificio. La plaza como macizo contenedor de actividades controla la relación urbana con las calles. Sobre Duarte Quirós se intenta mantener la condición de corredor y solo tener relación con el espesor de la plaza en puntos de interés particular. Sobre Obispo Trejo se propone una franca continuidad de espacio público.
En el espesor de la plaza, un ingreso por Duarte Quirós propone un hall en triple altura, el cual vincula internamente las instancias espaciales. Este hall conecta la editorial, la administración y el bar con el auditorio y el resto del programa.
Así, entre auditorio, editorial y bar, todos relacionados y vinculados por el zócalo de la plaza, organizan y proponen la primera etapa del Centro Cultural.
El módulo geométrico que presenta la planta base del comedor universitario, nos permite organizar y proponer el resto de las etapas del edificio. Aprovechando la posibilidad normativa, se genera un edificio tipo torre hasta completar los 21m de altura.
Al desarrollarse actividades mixtas y de fuerte carácter dinámico se propone una lectura transparente y extrovertida que se relacione con la plaza y la ciudad e intente incorporar a estas en su interior.
El edificio intenta evitar un dato más a un cierto paisaje caótico, intenta proponer un remanso material, una unidad tectónica que permita una fricción de usos desde lo masivo.
Las actividades mixtas logran su particularidad dentro de un conjunto homogéneo.
Así, la piedra, el metal y el blanco pretenden un edificio austero, a la vez que logre una acertada imagen y expresión actual, dando cuenta de la dimensión cultural de las actividades.

También te puede interesar
Mumbai Artist Retreat, retiro de artistas

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas