13.11.2006

Centro Cultural Bicentenario: 1er. Premio

Una nueva pieza urbana para la ciudad. Un faro para la cultura.

1. Ideas para el Centro Cultural del Bicentenario
Ante la problemática que plantea el concurso se propone construir una nueva pieza urbana, un espacio cívico con valor e identidad propia que revierta la condición de fragmentación y deterioro del área quizás la más emblemática de la ciudad, transformándola en un nodo cultural convocante, vínculo entre el casco histórico y el área de Puerto Madero.
Por otro lado se plantea la reconversión de un edificio iconográfico de la historia de la ciudad. Un testigo de otros tiempos, que se transformará a partir de este proyecto, en un símbolo de la cultura de hoy.
El Centro Cultural del Bicentenario será un faro que señale el camino de crecimiento y desarrollo cultural para las futuras generaciones.

2. La ciudad
2.1- Análisis del sitio en su articulación con la ciudad

2.1.A- Entre «la ciudad» y «la naturaleza»: la ciudad en proceso de reconversión

El área que nos ocupa está situada entre el denso tejido urbano tradicional y la reciente área de recuperación costera sobre el río de la Plata: Puerto Madero. Formaba parte, como los terrenos del Puerto, de los sucesivos rellenos con que la ciudad se extendió sobre el río, aspirando a convertir cada avance en paseo/ balcón sobre la inmensidad natural, pero sin lograrlo jamás.
El área quedó atrapada, informe, entre la nueva intervención (que recrea su relación con el agua) y la trama consolidada. Constituye así un fragmento de la larga franja que se extiende desde la Boca del Riachuelo hasta la Ciudad Universitaria en Núñez. Esta franja -hoy informe, obstáculo para la integración- constituye la interfase entre la «ciudad» y la «naturaleza».

2.1.B- Interfase
Históricamente, los proyectos urbanísticos sobre el borde costero fueron múltiples, reconocida su importancia en el desarrollo cualitativo de la ciudad, al menos desde el Plan Urbano de 1925. Pero las intervenciones realizadas fueron aisladas, muchas veces opuestas, ya que implicaron largos períodos de concreción y diversidad de intereses: la idea de un borde representativo, verde, compitió con las funciones de infraestructura portuaria; el desorden del sistema de transporte con sus cabeceras y centros de transferencia aislados; los sucesivos rellenos que iban desmintiendo la vocación de la ciudad por asomarse al río.
Algunos episodios resultan paradigmáticos de este proceso conflictivo: Catalinas Norte tardó medio siglo en urbanizarse, pero difícilmente constituye un paseo urbano; la Ciudad Universitaria, cuyo proyecto tiene más de cincuenta años, jamás se enlazó con la ciudad; la reserva ecológica fue una vez planteada como parque público para luego negar su uso popular; no resulta extraño que en esta tierra de nadie haya crecido la villa de Retiro, sobre la que no existe aún una palabra equitativa ante los diferentes problemas que plantea.
En los últimos años, con conciencia histórica de que lo que separa la ciudad de su río es precisamente este espacio ambiguo, sin destino claro, se intentan pensar de manera coherente instrumentos para su transformación. Es así indispensable que las propuestas arquitectónicas y urbanísticas planeadas para cada parte de la interfase tengan en cuenta la perspectiva del conjunto.

2.1.C- Excursus: forma y espacios de posibilidad
Somos concientes de que los espacios vacantes han dado lugar a múltiples propuestas y reflexiones en los últimos años. Han sido denominados de muy distintas formas, subrayando su disposición abierta y el caudal de oportunidades que sugieren. Así como aparecen disponibles para la ocupación especulativa de las corporaciones, también han sido considerados como hendijas en las que la Forma (metáfora actual de imposición, burocracia, norma, permanencia, y distinción social) no ha logrado imponerse, resultando objetos de ocupación espontánea de la «naturaleza».
Se trata de un programa en el que la historia tiene una palabra importante. Recordemos que la grilla urbana (un orden sencillo, posible, flexible ante los cambios) resultó un factor determinante de los mejores rasgos de nuestra cultura, que hoy amenazan perderse. Para la experiencia histórica de las ciudades costeras argentinas, forma no es imposición: es posibilidad.
Nuestro fragmento urbano, parte de esta interfase no resuelta, necesita una forma para no convertirse en espacio chatarra o gheto mediático.
Una forma no sólo implica orden geométrico, implica un sentido.

2.1.D- El fragmento urbano tratado como paradigma de la interfase
a) El fragmento caracterizado como espacio de la cultura urbana
El espacio en el que se ubica el edificio, limitado por las bases desde la avenida Corrientes hasta la avenida Belgrano, resulta paradigmático de este carácter informe de la interfase. Sin embargo, el fragmento no sólo está ligado al núcleo cívico- político más importante de la ciudad y de la nación (la plaza de Mayo), sino que se encuentra limitado por la calle Corrientes, cuya tradición ligada a la cultura popular se intenta revitalizar, y «a un paso» del área recreativa-turística de Puerto Madero. Se encuentran ligados a él edificios públicos y privados cuya importancia fue central en la cultura argentina, como el que es hoy objeto de diseño en este concurso. Edificios de gran valor histórico ligados al entretenimiento, la cultura, el comercio, la hotelería, la educación y la investigación que en la actualidad hacen de esta zona un lugar atrayente para el turismo nacional e internacional. Se trata de elementos diversos, hoy relativamente aislados, pero que bien podrían potenciarse redefiniendo el carácter del área.
A estos rasgos se suma hoy la propuesta sugerida en las bases del concurso: la de revitalizar la vida urbana de este fragmento con una inflexión cultural. La propuesta de nuevo destino, Centro Cultural del Bicentenario, para el edificio de Correos sugiere reforzar esta inflexión en la extensión del sector.
b) Ejes Norte-Sur; Este-Oeste
Este fragmento se erige como eslabón fundamental en la articulación norte-sur, y en tanto su corazón está atravesado por el eje cívico-institucional (Casa de Gobierno- plaza de Mayo- Avenida de Mayo- Congreso), sus límites Sur-Norte se extienden desde Plaza Agustín V. Justo hasta Plaza Roma.

3- Claves de la propuesta urbana
La Propuesta Urbana plantea una reconversión fundacional del sector designado, con el fin de revertir su actual situación de degradación y fragmentación producida por:
1) Problemas de integración: la ausencia de un orden urbano claro,
2) Problemas de funcionamiento: el desorden de la infraestructura de movimiento y transportes;
3) Problemas de uso: la ausencia de carácter definido, determinado por las actividades múltiples que la arquitectura debe posibilitar y promover

3.1- Propuesta 1: ORDEN Y FORMA
Dos ejes ortogonales proponen una primera estructura básica:
a) El eje longitudinal reúne el fragmento urbano del concurso, nuevo Parque del Bicentenario, con la franja-interfase general (la Boca / Núñez)
b) El eje transversal que coincide con el eje simbólico de Avenida de Mayo-Congreso; constituye la relación geométrico/ material este-oeste. La decisión de remarcar este eje, desplazándolo hacia el Sur de la avenida Corrientes (eje señalado para el master plan de Puerto Madero), no implica sólo una decisión formal, sino enfatizar el crecimiento cualitativo hacia el sur. El mismo eje, además, permite articular fácilmente el área del concurso con Puerto Madero.
La elección de una estructura de ejes, definida en su potencial actual (articulaciones con la ciudad real) y en su claridad proyectual, implica un diálogo entre las prácticas del urbanismo clásico y los nuevos instrumentos que enfrentan las actuales necesidades metropolitanas.

3.2- Propuesta 2. REORDENAMIENTO DEL SISTEMA DE MOVIMIENTOS Y TRANSPORTE
En la medida en que el área del concurso es abordada como fragmento de un área mayor, los problemas derivados del sistema de movimiento y transporte se tratan en el marco de la discusión general a escala de la ciudad.
El transporte constituye un componente esencial de las estrategias de ordenación territorial, desarrollo económico y cohesión social. La función estructurante y articuladora del transporte a nivel regional debe impulsar, además de las mejoras en calidad y cantidad de la infraestructura pública, la intermodalidad y la integración del sistema, en lugar de la competencia entre diferentes modos (guiados -ferrocarriles de superficie y subterráneos- y no guiados de superficie -autotransporte público de pasajeros, colectivos y tranvías). Ello generará ámbitos de mayor calidad urbana y de mayores posibilidades de usos del suelo, actualmente condicionados por el uso anárquico de los medios de superficie.
Sin esta premisa, resulta imposible la activación del carácter sociocultural que se pretende para el fragmento proyectado con el fin de devolver al peatón su rol protagónico en la trama urbana.
Para poder llevar a cabo las premisas planteadas se tomaron una serie de decisiones estratégicas asumiendo que la autopista ribereña se construirá bajo tierra:

3.2.A- Reconfiguración del sistema de movimientos
a) Unificación del las Avenida Leandro Alem y Paseo Colon a través de un túnel entre el triducto y la casa Rosada (preservando las áreas arqueológicas) y por debajo de la línea del Ferrocarril Sarmiento que va a Castelar. De similar manera se resuelve la vinculación con las Avenidas Madero y Huergo, (ver planos escala 1:1500) posibilitando la peatonalización del área en sentido Norte-Sur y permitiendo la relación entre Puerto Madero y Plaza de Mayo, considerando esta última como área peatonal en sintonía con los planes del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires de peatonalización del área Central.
b) Peatonalización del tramo de la Calle Sarmiento entre Bouchard y Alem, como parte del proceso de integración del nuevo edificio del Correo con los diferentes jardines del NUEVO PARQUE DEL BICENTENARIO.
c) Transformación de la calle Bouchard entre las calles Tucumán y J. D. Perón en calle de tránsito restringida, con la consecuente reorganización del transporte público de superficie, dentro del marco de un plan general de transporte para el área central. Esto integraría las actividades del estadio cubierto Luna Park con las del Centro Cultural del Bicentenario.

3.2.B- Reconfiguración del sistema de transporte
La complejidad actual de la circulación en el área implicará un rediseño que atienda a la armoniosa articulación entre el transporte público, el privado (automóviles, camiones, etc.), formas alternativas (bicicletas o vehículos en base a energías alternativas) y el peatón. Cuestiones tales como la necesaria disuasión del automóvil en el centro urbano, o el ordenamiento general del transporte público no pueden ser solucionadas integralmente en este proyecto, pero la propuesta puede contribuir sustancialmente al mejoramiento del área en dos aspectos clave:
a) Articulación entre los diversos sistemas de transporte: previsión de un sistema de espacios destinados al Transporte Público Automotor (APP) y a las transferencias ínter-modales, posibilitando la conformación de un sistema metropolitano plurimodal.
La propuesta parte de la relocalización del nodo de operación de las líneas de colectivos inmediatas a la calle Corrientes y a la cabecera de la línea B de SBA, para localizarla entre las calles Perón y Rivadavia a medio nivel, centrada respecto a las cabeceras de las líneas A, D y B y a la futura Estación Correo Central de la Línea E. Por el lado Oeste, atravesando la avenida Madero, se plantean las futuras Estaciones del Tranvía/Tren del Este, vinculadas con la Estación Madero del Servicio del FC Sarmiento Madero/Castelar.
A la Estación de transferencia se accede por Madero, previéndose dos puntos de salida: por la misma avenida, y por la calle Perón para los servicios que en dirección Oeste se dirigen hacia Plaza de Mayo, o que en dirección norte toman Alem en sus recorridos habituales.
Complementariamente, se propone añadir -en un espacio anexo al área de transferencia, bajo la explanada de la Nueva Plaza Colón, con acceso directo por Madero- facilidades para la concentración de vehículos de transporte turístico, con oficinas de turismo y servicios relacionados con la actividad, sirviendo directamente a Puerto Madero y al nuevo espacio Correo Central -Plaza de Mayo-Aduana (e indirectamente al Area Histórica y a la Boca).
La posibilidades de conexión de este Centro de Servicios Turísticos con el Tren del Este que unirá Puerto Madero – La Boca (y eventualmente, Retiro y Aeropuerto), sustentan esta propuesta.
b) Privilegiar el uso peatonal o de transportes de baja velocidad (vg bicicletas) a través de:
Un tratamiento del espacio horizontal de movilidad a diferentes niveles
La cualificación peatonal de los ejes, atendiendo a la actual propuesta de peatonalización de plaza de Mayo.
La zona se convierte así en receptora y encauzadora de los derroteros peatonales que tienen como origen o destino los edificios institucionales, bancarios, culturales o de culto, con los puntos de abordaje de los sistemas de transporte público urbano y metropolitano (Líneas A, B, D y E de Subterráneos, Edificio del Correo -Centro Cultural-, Corredor Madero/ Leandro Alem/ Paseo Colón, con el centro de concentración de servicios de turismo.
c) La propuesta contempla la construcción de estacionamiento subterráneo para 500 autos que se integran a los ya existentes por debajo del nuevo PARQUE DEL BICENTENARIO, mejorando las condiciones del área y fomentando la desconcentración y descongestión del automóvil en el área financiera del micro-centro de la ciudad.

Página siguiente

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas