12.1.2023

Prisión de Haren, diseño innovador

El diseño innovador es el buque insignia del sistema penitenciario belga

Se inauguró una nueva prisión en Haren, Bélgica, en el otoño de 2022. La innovadora obra se basa en el diseño de un pueblo. En lugar de un gran edificio, la prisión consta de varios edificios más pequeños, cada uno distintivo y con una función diferente. Este diseño contribuye a un clima de detención más humano en Bélgica. Con este nuevo pueblo penitenciario, el sistema penitenciario belga da un paso de gigante.

Una auténtica revolución en el sistema de detención

Bélgica tiene 34 prisiones, tres de las cuales eventualmente serán reemplazadas por la nueva prisión en Haren. Construido en los últimos años en un terreno de 15 hectáreas cerca de Bruselas, el complejo contiene un total de 116.000 m². El consorcio belga-español-australiano, que recibió el encargo del gobierno federal belga, está conectado a la prisión con un contrato de diseño, construcción, financiación y mantenimiento (DBFM) de 250 años. La elección del diseño por parte de EGM arquitectos, análoga a un pueblo, demuestra un enfoque decisivo. Hasta ese momento, el clima de detención en Bélgica se había mantenido bastante conservador, dominado por el conocido concepto Ducpétiaux (prisión en forma de estrella) y el modelo Panóptico. Sin embargo, ninguno de estos modelos es compatible con el objetivo de una política más humana. En la inauguración de la nueva prisión, el Viceprimer Ministro y Ministro de Justicia y Mar del Norte acogió con satisfacción el paso adelante: “La finalización de la prisión en Haren marca una verdadera revolución en la forma en que abordamos la detención”.

«Este edificio es un buque insignia de la revolución silenciosa en nuestro sistema penitenciario» – Vincent Van Quickenborne, Ministro de Justicia de Bélgica

También te puede interesar
OSPAÑA

Escala y apariencia de pueblo

La prisión de Haren se presenta como un pueblo, con una plaza central en el cruce de calles bordeadas por varios edificios. Cada edificio alberga una función diferente. Esta tipología familiar refleja el carácter de pequeña escala en tamaño y materiales, y crea un clima laboral y residencial agradable. Como resultado, la vida dentro de las paredes se corresponde tanto como sea posible con la vida en el exterior. El ambiente “normal” y más amigable estimula el buen comportamiento y un trato más humano con los detenidos. Esto aumenta las posibilidades de resocialización exitosa y una reducción significativa en el nivel de reincidencia. Y crea un entorno de trabajo más agradable para el personal.

Las diversas funciones, como celdas, talleres, áreas sociales, instalaciones deportivas y salas de terapia, se encuentran en edificios separados y reconocibles. Los detenidos pueden moverse por el sitio usando insignias especiales adquiridas en base a los permisos que han obtenido. Eso les da el control de su rutina y ritmo diario, lo que influye positivamente en su bienestar. También asegura que estén mejor preparados para un retorno exitoso a la sociedad.

Normalización para la mejor reinserción posible

Si observa el complejo, verá un pueblo, integrado en su contexto de manera natural. Por ejemplo, hay bloques de alojamiento articulados con varios estilos y colores, y una plaza central verde rodeada por el edificio principal con un campanario distintivo, zonas de relajación, un hospital, talleres, una huerta, un campo de deportes, un palacio de justicia y familia. espacios de encuentro. La investigación entre los detenidos revela que la falta de cosas cotidianas es precisamente lo que experimentan como una desventaja importante en las prisiones más antiguas. Eso fue clave en el diseño y los procesos en Haren. Aquí, los detenidos que van a la escuela o al trabajo agarran su abrigo y salen por la puerta, no solo de su celda sino también de su bloque de alojamiento. De esta forma experimentan un ritmo diario relativamente normal, desplazándose a otro entorno con su propia temperatura, acústica, olor y luz solar directa. Quizás esto suene sin importancia, pero para las personas encarceladas, aumenta la normalización y la resocialización. Es por eso que cada uno de los tipos de edificios en el pueblo prisión de Haren es ‘identificable’.

También te puede interesar
1° Premio del Concurso Nacional de la Sede del CAPBA V en Lobos

«Paradójicamente, lo pequeño está muy presente en la prisión de Haren» – Jurgen Van Poecke, jefe de alojamiento penitenciario de Bruselas

Más detenidos, menos consumo de energía y agua

El pueblo prisión de Haren es sostenible en muchos sentidos: desde su diseño y construcción hasta cómo se usa y su futuro. Es por ello que el complejo obtuvo el certificado BREEAM Very Good. Se ha aplicado una serie de medidas de ahorro de energía en la prisión: paneles solares, techos de sedum, 37 000 m² de vegetación, un sistema de bomba de calor geotérmica y generación de energía con una planta de cogeneración (que utiliza el calor residual para calentar algunos de los agua). Una característica destacable es el aprovechamiento integral del agua. La prisión consume un 77 por ciento menos de agua corriente que el promedio debido a una combinación de un sistema de aguas grises y el reciclaje de agua.

Incluso durante la construcción, el diseño fue capaz de adaptarse a los cambios funcionales, y su sostenibilidad futura está garantizada en caso de cambios de función a gran escala. Los edificios, ya sea de forma individual o colectiva, se pueden utilizar para diferentes (social) propósitos. Esto se debe al posicionamiento inteligente y la vinculación de los edificios en el sitio y el equilibrio bien considerado entre los elementos estructurales y los interiores flexibles.

Capacitar y apoyar a los supervisores de detención

La aldea penitenciaria de Haren alberga varios tipos de detenidos: hombres, mujeres (algunas con niños), jóvenes, pacientes psiquiátricos y delincuentes graves. Hay espacio para hasta 1.190 reclusos. Viven juntos en pequeñas unidades de un máximo de 35 personas, cada una de las cuales opera de manera relativamente autónoma y forma un solo grupo social. Todo está orientado a un buen funcionamiento del sistema tanto para el personal como para los detenidos. Como resultado, el personal puede ser mucho más que simples guardias que abren y cierran puertas. Entrenan y apoyan a los detenidos en cómo pasan sus días con el trabajo, el deporte, la relajación y el aprendizaje. Jurgen Van Poecke, jefe de infraestructura penitenciaria de Bruselas: “Paradójicamente, la pequeña escala está muy presente en la prisión de Haren. El personal de seguridad desplegado en las unidades residenciales son lo que llamamos supervisores de detención que han recibido capacitación adicional en áreas como el dinamismo de grupo”.

También te puede interesar
Centro de Coordinación de Seguridad y Emergencias de Navarra

El pueblo carcelario de Haren fue diseñado por EGM Architects en colaboración con la oficina belga B2Ai para el consorcio Cafasso NV. El cliente en funciones fue la Autoridad Federal de Edificios de Bélgica. Desde su apertura, el complejo es operado por el Servicio Público Federal.

Leé la nota original en inglés > https://arqa.com/en/architecture/haren-prison-village.html

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas