14.10.2011

Concurso «Espacio para la memoria», Mención

Toda sociedad tiene en su seno ideas comunes que le sirven para interpretar el mundo, un conjunto de conceptos que le son propios, y sustentan sus elecciones sobre temas centrales: su sistema de gobierno, su orientación cultural, sus objetivos de crecimiento y evolución. En nuestro país, ideas como DEMOCRACIA, IGUALDAD, JUSTICIA, INSTITUCIONALIDAD, LIBERTAD, etc. forman parte de ese sustrato desde su mismo nacimiento.

Matriz de Sentido
La importancia de estos conceptos trasciende a las vidas individuales y se transforman en parte de su acervo cultural y se han hecho carne en generaciones de luchadores sociales, políticos e intelectuales en la Argentina. Su comprensión nos transforma en ciudadanos y nos educa en lo que han sido nuestras aspiraciones como Nación. Esa es la Matriz de Sentido de nuestra sociedad, nuestro norte. En ella están las aspiraciones y los objetivos que como nación nos proponemos, y también los caminos que estamos dispuestos a recorrer para lograrlo. Allí está todo lo que somos, pero también los límites que no podemos cruzar. Es a la vez camino y frontera, espacio libre y contenedor, centro y borde de una Nación.

Ruptura
La principal consecuencia que tiene la violencia política es que trastoca esa Matriz de Sentido: desdibuja los límites de lo que está y no está bien, de lo que puede o no formar parte de nuestro ideario social. La violencia institucional, sobre todo, rompe con lo que esperamos del Estado: JUSTICIA, VERDAD, IGUALDAD, BIENESTAR COMÚN son ideas que caen víctima de un Golpe de Estado antes aún que la primera gota de sangre sea derramada. Y tras la caída, otras ideas son impuestas por el poder de turno: Orden, Seguridad, Vigilancia, Miedo, Represión, Guerra Interna, Impunidad, etc. La Agenda de Todos es reemplazada por la de Algunos, el norte de la Nación se pierde en la mezquindad de sus captores. La Memoria es la gran víctima de este proceso, permanentemente desdibujada, rota, mentida, deformada por quien ejerce el poder para cegar a las multitudes, para lograr que un argentino diga ALGO HABRÁN HECHO, y de verdad lo crea al decirlo. La ruptura no solo nos quita las ideas que nos hacen una sociedad de bien y una Nación de derechos, sino que también nos vuelve una versión más oscura de nosotros mismos, con más MIEDO, más ODIO, y más confundida por la MENTIRA.

Memoria
La MEMORIA es el proceso de asociar hechos con ideas y significados que nos son propios. Los hechos aislados se unen en el observador y son interpretados a través de sus ideales. La memoria enseña y aprende de estos hechos, pero los trasciende al darles sentido y unirlos en el pensamiento. La memoria es un proceso de construcción individual y colectiva. No se transmite, se adquiere mediante el esfuerzo y la reflexión frente a los hechos. Es un proceso arduo, un camino en pendiente que debe ser recorrido por cada uno de forma individual para que sea verdadero, cierto y vivo en nuestro interior. La memoria da soporte a la Matriz de Sentido, conformando la red de relaciones que unifica los HECHOS y las IDEAS, una serie de hilos que mantienen unido al tejido social, y le dan sustento a nuestras experiencias conjuntas como Nación. Cuando la matriz se rompe, la memoria se pierde. Y cuando se reconstruye la Memoria, se cierra la Ruptura y renace la Matriz de Sentido. De este modo, rever aquellos hechos que marcaron el momento de la ruptura, también nos permite reconstruir el ideario que nos ocultaron o que perdimos en el proceso. Recorrer el camino de la memoria nos lleva a entender el pasado, pero también a replantearnos el futuro.

Recuperación del Ideario Social
El VACÍO y la AUSENCIA que nos deja la Ruptura deben ser llenados con ideas superadoras, con más democracia y participación, con más compromiso. El proceso militar nos dejó las desapariciones, y nosotros lo trasformamos en respeto por los derechos humanos. La dictadura nos dejó miles de hijos sin padres y sin raíces, y nosotros declamamos en su lugar el derecho a la identidad. La política económica de la Junta nos dejó sin independencia económica, y nosotros la convertimos en un Proyecto Nacional. Esa es la virtud de la Memoria: nos permite cambiar el futuro. Somos Nosotros quienes llenaremos de nuevos Sentidos la MATRIZ que intentaron romper, porque ella es más fuerte que la violencia, más fuerte que la mentira, en ese espacio donde la MEMORIA reside.

Edificio – Matriz de Soporte
La idea parte de la construcción de un plano simbólico de conceptos, una matriz espacial de sentido. El plano atraviesa el edificio, como un puente entre la sociedad y el recinto de la Memoria. En esta matriz ortogonal se desarrolla una sucesión de nodos activos, en un orden aparentemente aleatorio, donde están representados hitos significativos del ideario nacional. Los nodos organizan una red de relaciones en el plano simbólico que asocian ideas, sirviendo como un paseo de autoaprendizaje del ejercicio de la memoria y el pensamiento crítico. En el origen de la trama, los nodos iniciales representan la fundación de la Nación: libertad, igualdad y fraternidad. Mas adelante, como punto de referencia se encuentra el nodo dedicado a la constitución nacional: un elemento organizador del espacio que representa a la organización de la nación como tal. Este nodo se eleva como un monolito reconocible a escala urbana, presidiendo una plaza destinada a que la democracia se exprese y se haga dueña de un lugar antes reservado a unos pocos. El edificio aparece como un quiebre de ese plano simbólico, a través de la oposición Fuera/Dentro, Abierto/Cerrado, Plano/Espacial, presagiando lo que sucederá en su interior: la Ruptura y la Reconstrucción. El punto de quiebre se da al atravesar el Hall de las cuatro columnas, e ingresar en un vacío que forma la vinculación espacial y funcional de las plantas de edificio. Los nodos en el interior se mueven en planta y corte, varían su medida y sobre todo se marcan por la ausencia y el reemplazo: allí donde deberían existir conceptos de justicia y equidad, aparecen símbolos de la represión. Finalmente, tras la finalización de la Ruptura, cuando el edificio se encuentra con el patio, la Matriz recupera su presencia planar y homogénea, representando el regreso al estado de derecho. Pero es un regreso donde todo es distinto a como fue: nuevos conceptos se suman como consecuencia de lo vivido: DEMOCRACIA, JUSTICIA, DERECHOS HUMANOS. También es un lugar donde la matriz se muestra inconclusa: hay más nodos por llenar, a medida que nuevos conceptos vengan a reforzar el Ideario Nacional. La construcción de la Matriz no termina en el momento actual, se proyecta al futuro.

Recorrido y Exposición
El recorrido expositivo simboliza a la memoria en si misma, esforzándose por reconstruir las relaciones entre los hechos y los conceptos en un punto de Ruptura. Es la memoria colectiva tratando de reconstruir los hechos que distorsionaron nuestra realidad en lo político, lo económico y lo social. Allí el recorrido por las causas de la violencia política en argentina se conforma como una parte ineludible, central, en un sistema de salas destinado a recuperar la MEMORIA. El espacio es franco, integrado, con sucesiones espaciales que se miran entre ellas. La recuperación del subsuelo y el nivel de techos nos permite mirar allí donde antes estaba prohibido hacerlo: lo oculto, lo subterráneo, el lugar de la desaparición. La continuidad espacial del edificio nos permite desdibujar el límite entre lo permitido y lo reprimido por el poder imperante en la Ruptura. La sala destinada a las Exposiciones Itinerantes se ubica en ese nivel recuperado, vinculada espacialmente por el Hall tras las cuatro columnas, y contenida bajo la sala principal. El espacio se organiza linealmente, mirando a través del VACÍO central y la nueva fachada. Se trata de un lugar diáfano, iluminado lateralmente y fuertemente vinculado con la exposición superior y con el Patio mediante una rampa que le permite fluir en continuidad con el recorrido.

La Sala de Exposición Permanente se organiza de modo paralelo al VACÍO central, observando y vinculándose con el PATIO DE LA MEMORIA posterior. Se trata de una sala de leve pendiente, que permite un recorrido lineal organizado por la descripción de los procesos de violencia política en argentina, y que lleva al siguiente nivel, caracterizado por los CENTROS DE DETENCIÓN CLANDESTINA. La presencia permanente de las ocho cajas que contienen simbólicamente los centros de detención organiza un recorrido donde es ineludible la imagen de la represión, superada por la espiral ascendente. Esta espiral rememora la RONDA de las Madres de Plaza de Mayo, ejemplo de la lucha por la Memoria; y a la vez recuerda al ADN y la identidad personal como componente fundamental de una Memoria completa. Finalmente, una vez recorrido ascenso donde se expone el proceso de violencia política argentina, se desprende lateralmente una galería en el límite del edificio, que recorre toda su fachada mirando hacia el Patio de la Memoria. Desde allí se pueden observar los nodos del Patio. Desde esa galería se accede a las Cajas destinadas a la exposición de los Centros de Detención Clandestina. El contraste entre la perspectiva acotada y opresiva de las cajas y el exterior abierto y en construcción colectiva, nos permite vislumbrar la resolución del conflicto que la Ruptura significa en la Identidad Nacional: la reconstrucción del Sentido como norte de nuestra sociedad. El recorrido finaliza volviendo al Hall, en el sector de información y publicaciones, para permitir que el ejercicio de la Memoria se extienda más allá del recorrido físico por el Museo.

Cajas de Reflexión
En el centro de la exposición, colgando sobre un vacío central, se ubican ocho Cajas, destinadas a los Centros de Detención Clandestina. Las Cajas, metálicas, oscuras, ciegas se vuelven por posición y materialidad objetos con mucho peso simbólico, organizando el recorrido a su alrededor y mostrando la alteración de la matriz por parte de la Ruptura. Las Cajas reemplazan a los nodos naturales de la trama y son, en su hipérbole material y espacial, imagen de la opresión omnipresente de la Violencia Estatal. Asimismo, son elementos que surgen por sobre la cubierta del edificio y muestran la presencia de la Matriz al exterior. Se trata de lograr una operación fuerte y a la vez respetuosa que muestre la presencia de lo nuevo en relación con lo viejo, lo oculto y oscuro que se descubre tras la fachada ordenada. Al interior de las cajas se le dio un contenido de espacio de reflexión, una pausa en el recorrido que permite vivenciar el espacio de la desaparición: la sala/celda donde no hay exteriores, y solo la luz es compañía para el detenido. El corte fuertemente vertical permite lograr una iluminación cenital rasante a las paredes. La limitada superficie restringe el movimiento y dirige la vista al profundo cielorraso, elevando la vista al cielo.

Tecnología – Nodos de Información
Los conceptos que conforman la Matriz están materializados en la Plaza de la Democracia y en el Patio de la Memoria por medio de baldosones de color negro. Su superficie está marcada con una serie de palabras clave y descripciones de hechos significativos en la construcción del Ideario Nacional. La iluminación mediante leds embutidos en el piso permite que sean destacados en la vista crepuscular y nocturna. En el interior, los nodos se encuentran materializados por diversos elementos de información, como los paneles de exposición, las Cajas de Reflexión y la iluminación de la sala colgada del techo. Se propone incorporar a estos nodos el concepto de realidad aumentada: la posibilidad de descargar información mediante dispositivos electrónicos, interactividad con la exposición y georeferenciación para vincular el espacio real con la dimensión virtual informática. Esta nueva forma de recorrer un espacio permite que el usuario se comprometa con el proceso de aprendizaje y ejercicio de la Memoria de modo activo, decidiendo que información necesita para ampliar su búsqueda. En ese sentido, los paneles de exposición se plantean como pantallas de cristal táctiles, que permitan la actualización contante de la información expuesta y su interactividad con el visitante. Como la historia de la represión está en constante redescubrimiento y sujeta a investigación, la información cambiante fácilmente se puede cargar a la dimensión virtual y actualizar la exposición sin necesidad de cambios físicos.

Plataforma de Exposición
Para producir el recorrido expositivo se recurre al reemplazo del solado del patio cubierto, recuperando el nivel inferior actualmente sin uso y superponiendo planos expositivos vinculados entre ellos. La estructura del plano de soporte de la Sala Permanente se plantea en Hormigón Armado, independiente del edificio existente.

Estructura Independiente Metálica
Para sostener la Pasarela elevada y las Cajas de Reflexión se plantea un sistema de pórticos de Acero Estructural revestido, independientes del edificio. La pasarela lateral, construida por fuera del perímetro del patio cubierto, se maneja mediante losetas de hormigón premoldeado apoyadas en marcos metálicos, que se cuelgan mediante tensores de una nueva estructura. Las Cajas de Reflexión son de estructura liviana de acero rolado, revestidas con chapas metálicas, y cuelgan mediante tensores interiores de los pórticos. El Revestimiento se realiza con planchas de acero artificialmente envejecido, resistente a la oxidación posterior, fijadas a la estructura metálica de soporte. La planta baja del edificio antiguo se refuerza con apeos en estructura metálica para liberar la planta y dar lugar a funciones de la escala que el edificio requiere. El refuerzo estructural utiliza la cimentación existente mediante una viga metálica de transición.

Muro Cortina y Pantalla de Protección Solar
Detrás de la fachada original del patio, recuperada como elemento interior significativo en la propuesta, se coloca un cerramiento liviano de vidrio sobre caño estructural. Para realizar un filtrado de la luz solar hacia en interior de la sala, se coloca una pantalla de control lumínico, constituida por planchas de metal perforado sostenida por estructura metálica y que apoya en los perfiles de soporte de la carpintería. Sobre esta pantalla se marcan en relieve palabras y frases significativas al tema del edificio, apreciables desde el Patio de la Memoria como u telón de fondo para las actividades que allí se realicen. Desde dentro, el relieve de los textos conforma una trama difusa que filtra la visión al exterior.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas