30.6.2023

Omarama

Transformar un ático desnudo en el centro de Innsbruck en un hogar preparado para acoger las múltiples historias de un viajero: este era el objetivo del último proyecto emprendido por NOA.

Después de veinte años de vivir, viajar y aventurarse en Asia y Oceanía, la persona que regresa de un viaje no es la misma que la que se fue.

En su último trabajo, NOA retoma la fascinante historia de la clienta y, con motivo de su regreso a Innsbruck, crea un interiorismo exclusivo que recuerda a atmósferas lejanas.

Transformar un ático desnudo en el centro de Innsbruck en un hogar preparado para acoger las múltiples historias de un viajero: este era el objetivo del último proyecto emprendido por NOA. El estudio de arquitectura e interiorismo ya había demostrado en proyectos anteriores su habilidad para combinar atmósferas alpinas con mundos lejanos. Una afortunada combinación de la apasionante historia del cliente de veinte años en Inglaterra, Singapur, Nueva Zelanda y muchos otros países, y un último piso bañado de luz, con la imponente silueta de los Alpes como telón de fondo, sentó las bases para el proyecto.

“Cada uno de nuestros diseños cuenta una historia. En este trabajo se puso en juego un aspecto personal adicional, a saber, los recuerdos de una vida que la clienta llevaba consigo. Pinturas, estatuas y objetos hechos a mano que necesitaban ser exhibidos en un entorno de realce”, explica Lukas Rungger, fundador de NOA.

Para definir el concepto, los interioristas partieron de la planta de la vivienda, un espacio cuadrangular de 135 m2 con un bloque central para la zona de servicio y la escalera de acceso a la azotea. Dada la orientación de tres lados de los grandes ventanales y la posibilidad de que varias funciones se sucedieran en un espacio contiguo en forma de U, NOA dispuso las diferentes estaciones de vida de acuerdo con la trayectoria del sol. Al este, la luz de la mañana ilumina la entrada donde también hay una pequeña área de oficina con escritorio y biblioteca, al sureste, un cómodo sofá de esquina es el punto focal de la sala de estar, al sur, dos bloques de cocina independientes llenan el espacio. espacio, mientras que la cálida luz del atardecer se extiende sobre la mesa de comedor para ocho, situada al suroeste. Dos dormitorios en el lado oeste completan el diseño. La luz se convierte así en un elemento central del diseño, prueba de ello es la elección unánime del nombre del piso, Omarama, que significa ‘espacio de luz’ en lengua de los maoríes, población indígena de Nueva Zelanda con
con quien el cliente entró en contacto cercano.

También te puede interesar
Casa de luz y sombra

La paleta cromática del interior se reduce a lo esencial: blanco y negro, con el amarillo azafrán como único punto de color. Del mismo modo, el mobiliario sigue una geometría purista: el resultado es un ambiente sobrio y elegante que recuerda a los ambientes asiáticos, especialmente en las lámparas y los revestimientos de madera de roble.

«Hemos querido emplear tonos oscuros, utilizando cuarcita negra, roble pintado y metal. Mediante el uso de listones de madera, hemos oscurecido las paredes, transformando la habitación en un telón de fondo con una atmósfera difusa donde solo se ven los Alpes y algunos objetos seleccionados. en el centro de atención», continúa el diseñador de interiores Niccolò Panzani.

Los muebles incluyen el sofá Tufty-Time de B&B Italia, las sillas de cuero negro de la colección Era Chair de Living Divani, las sillas de cuero nubuck azafrán de la colección Gemma de Baxter, las lámparas de papel de arroz Paper Pendant de vipp y las lámparas Hat de Aromas del Campo. Las superficies contrastan: para la encimera de la cocina, el mueble bar y la
mesa de centro, mientras que para la mesa de comedor, los diseñadores eligieron cuarcita blanca ‘Montblanc’ de Favorita. El blanco también vuelve en las superficies de los baños, donde los azulejos de la colección Flora de Botteganove reproducen grandes hojas de palmeras polinesias como en una macro fotografía.

Los tres nón lá, los sombreros de paja cónicos, el gran cuadro indio del comedor y la estatua de Myanmar del guerrero con paraguas son los broches de oro de un piso que se asoma más allá de las montañas de Innsbruck.

También te puede interesar
Espacio B

Leé la nota original en inglés > https://arqa.com/en/architecture/omarama.html

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas