6.4.2023

Mausoleo

El mausoleo y memorial para el presidente Patricio Aylwin se emplaza en el casco histórico del Cementerio General de Santiago en el área más antigua del cementerio protegida como Monumento nacional por su alto valor histórico y patrimonial.

Fundado en 1821 por Bernardo O’Higgins, el Cementerio General en su casco histórico alberga un gran patrimonio arquitectónico y escultórico.

El presidente Aylwin fue el primer presidente democráticamente electo luego de la dictadura militar, gobernando entre 1990 y 1994, y dando inicio al período conocido como transición a la democracia. Durante su gobierno, entre otros importantes logros, se creó la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, la Corporación de Reparación y Reconciliación, y la Oficina Nacional de Retorno. Aylwin es recordado transversalmente como un referente de reconciliación que tendió puentes entre civiles y militares, permitiendo que Chile retornara pacíficamente a la democracia.

El proyecto para el mausoleo del presidente Aylwin se inserta en el área histórica con una propuesta contemporánea y muy respetuosa de su contexto, realizando un proyecto soterrado (lo que denominamos la sexta fachada) entre los jardines. Se optó por intervenir el lugar con un proyecto que se aleja de toda manifestación historicista, respondiendo así a la condición de hombre de su tiempo del presidente Aylwin. El proyecto, realizado con la aprobación del Consejo de Monumentos Nacionales, se plantea como un lugar soterrado, lleno de luz natural, pensado para el estar en armonía y tranquilidad para la familia y amigos que visitan los restos del presidente, el mausoleo “desaparece” entre los jardines y el descender a esta otorga la privacidad e introspección necesaria para el visitante. El proyecto intenta reconocer lo propio del presidente Aylwin: su austeridad, sus convicciones, su fe y su lealtad; en planta el proyecto se conforma en la superposición de un círculo que simboliza lo divino; un cuadrado significado de la creación humana ya que el ángulo recto es lo único que no está en la naturaleza y un triángulo que simboliza la santísima trinidad. el pequeño edificio se construye soterrándose y abriéndose a la luz natural que se cuela. La luz que permite gravitar las formas del hormigón armado, mediante el rasgo de la Cruz y de las cinco lucarnas, que representan simbólicamente a los cinco hijos del matrimonio Aylwin Oyarzun. La luz ingresa al interior de forma controlada y tenue, transformándose en el elemento protagonista del lugar. La materialidad es hormigón armado a la vista, un material sobrio, desnudo, sin ningún tipo de revestimientos.  El volumen socavado quiere representar el bien de todos, el bien común de manera que el lugar sigue siendo una plaza, condición que marcó la vida del presidente Aylwin: la búsqueda del bien público.

También te puede interesar
Espacio Conmemorativo y Monumento al 100º Aniversario del Grito de Alcorta | Ganador BIA-AR 2018

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas