6.5.2014

Euravenir Tower, en Lille, Francia

El basamento del proyecto proporciona a los habitantes y trabajadores del edificio de oficinas un espacio público que funciona a escala humana y fomenta la interacción social.

En 1990, en su prólogo titulado «Quantum Leap» para la presentación del proyecto de Euralille, Rem Koolhaas escribió: «En nuestro mundo contemporáneo, los programas se vuelven abstractos en el sentido de que ya no están ligados a un lugar o a una ciudad específica. Flotan y gravitan de manera oportunista en torno a esos lugares que les proporciona la mayoría de las conexiones». Y luego decía: “Todos estos hechos describen una nueva condición que es a la vez local y global, tan importante para un japones como para el habitante de Lille.»

Al explicar el proyecto de Lille -Europe, este texto nos permite comprender que la intervención no solo se relaciona con la construcción europea, sino también, y más importante aún, con la idea de la inserción de estos lugares en una red de territorios conectados. OMA ha integrado plenamente la idea de que la escala de un barrio construido en torno a una estación de tren se podría aumentar y amplificar hasta el punto de relajar totalmente su conexión formal con la ciudad vieja. Veintiséis años después, este proyecto de planificación urbana ha cambiado totalmente la cara de Lille.

El proyecto para la Torre Euravenir ocupa la última parcela libre de la fase 1 de la zona de Euralille, que comenzó en 1998 con el proyecto de OMA construido en asociación con François Delhays. ¿Es posible reafirmar una ciudad a través de un proyecto arquitectónico? Esta audaz pregunta fue el punto de partida para el diseño del proyecto. La posición estratégica de la parcela, ubicada en la intersección de diferentes ejes, empujó nuestra investigación hacia una solución sofisticada que actúa como un centro, como una puntada que reúne los elementos que gravitan alrededor de él. Nos esforzamos por lograr una arquitectura «multiforme» cuya geometría podría proporcionar una respuesta específica a los diversos desafíos vinculados a la escala, la geografía y al programa del proyecto.

Al ampliar y cruzar los ejes dentro de la parcela, la extrusión inicial fue tallada para obtener una especie de pequeña torre. Al completar la avenida Le Corbusier, este elemento vertical en la esquina de la Plaza Valladolid se convierte en un hito de la ciudad para los conductores que vienen desde la carretera de circunvalación.

Esta arquitectura ha creado un nuevo espacio urbano que combina lo privado y lo público, lo vertical con lo horizontal. El basamento del proyecto proporciona a los habitantes y trabajadores del edificio de oficinas un espacio público que funciona a escala humana y fomenta la interacción social. Debido a la prohibición de construir hasta el borde de la parcela, una especie de pórtico proporciona una sensación de porosidad, así como una protección contra las inclemencias del tiempo. Se trata de un espacio animado al aire libre donde las personas que viven y trabajan en el edificio pueden mezclarse con los transeúntes y con los clientes de la tienda.

Este proyecto de oficinas tiene un programa muy flexible. Cada nivel está organizado en torno a un núcleo central que contiene todos los espacios de servicio y circulaciones verticales. Las áreas de oficinas fueron concebidas para permitir un diseño flexible y racional y fomentar la división de los espacios de la planta en dos superficies equivalentes.

Por otra parte, el facetado geométrico de la torre libera las vistas y a la vez se abre al fondo arbolado del cementerio del norte. Con el fin de completar este proceso de interrelación, las fachadas fueron diseñadas para convertirse en una serie de ventanas que proporcionan una vista panorámica de 360 ​​grados a la ciudad y a sus espacios verdes.

La materialidad de las fachadas: rejas y cobre
La envolvente del edificio fue diseñada como una manera de reinventar visualmente la ciudad. Las fachadas se caracterizan por diferentes diseños en respuesta a su orientación, su uso y sus requerimientos térmicos. De esta manera, las áreas que son predominantemente de vidrio, algunas partes de las cuales tienen una doble piel, se yuxtaponen con las diferentes formas de revestimiento de cobre más o menos poroso.

También te puede interesar
Oficinas para la corporación de comercio electrónico vip.com

El diseño de las fachadas y los espacios de la construcción se rigen por un patrón reticular director de 1,35 metros de altura, que se extiende alrededor de la parte superior del edificio y se caracteriza por un componente de metal en forma de U al que se adjuntan los diversos elementos que componen la envolvente. Este motivo vertical está interrumpido por tres bandas diferentes que enfatizan la composición horizontal del edificio y forman una especie de corona. Un motivo secundario que se forma por las bandas corta las fachadas.

El cobre se utiliza como una especie de revestimiento fijo a lo largo de los tramos opacos o semi-acristalados de la fachada. También está presente en los paneles perforados que ayudan a regular con precisión la cantidad de luz que penetra en el edificio, dependiendo de la orientación.

Visitá el texto original en inglés >

 

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas