31.1.2014

Supernova, centro de conferencias y eventos, en Jaarbeurs Utrecht, Países Bajos

Supernova es el nuevo concepto del centro de conferencias y eventos Jaarbeurs Utrecht, el mayor complejo de los Países Bajos.

El área de 3500 m2 incluye un hall de entrada y cuatro salas de reuniones: una para 454 personas, dos con capacidad para 80 personas cada una, y otra para 460 personas que se puede dividir en dos salas más pequeñas. El área será también la conexión entre otros edificios: el centro de conferencias existente Mediaplaza y un futuro cine.

Supernova convierta a la actividad de los congresos en una aventura cósmica, dándole una nueva dimensión a los seminarios y eventos al crear una atmósfera casi extraterrestre. Con esta concepción versátil, Jaarbeurs Utrecht y Liong Lie arquitectos han creado un cruce donde el conocimiento es la clave de la conexión. Supernova es un punto de encuentro en Holanda, donde el conocimiento se comparte y se multiplica.

Cuatro salas de congresos, con un llamativo y único diseño, abre el camino a las nuevas ideas y al descubrimiento de nuevos mundos. Los visitantes podrán literalmente entrar en una nueva dimensión. Serán recibidos en la TransitZone, un lugar con una atmósfera moderna donde los visitantes comienzan su viaje. Las salas de reuniones están diseñadas en forma de cápsulas espaciales. Cada una de las cápsulas da la sensación de estar entrando a un mundo diferente. Por lo tanto, cada cápsula fue diseñada como un objeto diferente en cuanto a su forma y a su materialidad. Lo que las une es que todas sugieren acción, tensión y fluidez. El diseño de las salas es sofisticado y los pasillos son flexibles en cuanto al uso y a su disposición. Además, todos los salones están equipados con modernos equipo de alta tecnología. La combinación adecuada de todos estos elementos permite a los visitantes absorber otros puntos de vista, reunirse con otras personas y centrarse en el futuro.

En el exterior la fachada de placas blancas representa el efecto limpio y austero que se encuentra en los espacios de ciencia ficción. La alta fachada de 4 metros fue diseñada como un plano continuo. Las tiras de luz detrás de los paneles aumentan ese efecto y se extienden por toda la fachada. En el interior, se instalaron luces verticales diseñadas a medida. Para el techo se utilizaron paneles iluminados transparentes con una impresión del universo, en combinación con una franja que se refleja en la parte superior de la pared para lograr un efecto de infinito. El resto de las paredes y el piso están unidos con tiras continuas de luz, organizadas en una cuadrícula. Los paneles perforados negros en la pared permiten el flujo de aire. El resto de la pared y el piso están acabados con una alfombra de color negro. Al igual que en los cines, la experiencia de los espacios se logra no sólo por las formas, los materiales y los colores; también la acústica, los efectos de luz y los reflejos son parte de la experiencia.

Tanto las salas Quest como Expedition son cápsulas espaciales reales. El lugar está diseñado como una sala de máquinas. El exterior está revestido con chapas de acero inoxidable y por dentro son un mundo de color plateado metalizado y caucho negro. El acabado del piso es de caucho negro, como el que se encuentra en las fábricas. Las paredes están revestidas con láminas de aluminio. Un amplio abanico de color plateado de 3 metros que puede girar en el techo fue instalado para mejorar el efecto de estar en una sala de máquinas. Las salas tienen una capacidad para 100 personas y permiten diferentes posiciones.

El techo de Progress -una sala con capacidad para más de 470 personas- se ve casi como una nave espacial. El exterior está diseñado como un cuadro negro, revestido con tiras de fibra de carbono y tiras de luz led verde. Los movimientos de los diferentes patrones de luz sugieren una posición diferente de la cápsula. Por dentro, las paredes están revestidas con tela gris y paneles de aluminio perforado gris para permitir el flujo de aire. El techo está diseñado como un OVNI visto desde abajo, revestido con paneles de color plata.

La TransitZone ofrece una cálida bienvenida a otra dimensión, como la sala de espera de partidas de un aeropuerto. Desde allí se puede entrar a las diferentes salas. La TransitZone está diseñada como un cuarto oscuro aislado del mundo exterior, donde la oscuridad se utiliza para olvidar de donde vinimos y desde allí comenzar el viaje. El caucho negro se utiliza para el suelo. Un muro de cortinas negras se utiliza para las paredes. En el techo, todas las instalaciones -conductos, ventiladores y aspersores- están visibles y se pintaron de negro. Los anillos luminosos circulares de 4,5 metros diseñados a medida introducen una escala diferente. El bar está diseñado con tableros aglomerados negros. Los orificios circulares revelan la segunda capa de color iluminadas. Los elementos de seguridad fueron diseñados a medida por el diseñador Edward van Vliet.

También te puede interesar
Interiorismo de las áreas de entrada de la Filarmónica Checa y la sala Dvořák en Praga

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas