28.1.2019

Centro de atención residencial Kapelleveld – Obra seleccionada para MIES de la UE 2019

Un edificio más alto. Un espacio abierto. Baja en su percepción. Y no es alto en absoluto. Un edificio a partir de sus habitaciones. Habitaciones definidas por sus ventanas. Eso no solo aparece en una pared sino que va por ahí.

Y esa idea remodela las diversas alas de transferencia en una vívida cascada de ventanas y esquinas. Y todo cubierto por un generoso techo de pendiente lenta.

No puede ser más flamenco. Campo flamenco Un pequeño pueblo. Un paisaje bastante extendido bordeado por casas. En el medio una zona abierta.
Vivir hoy es una pregunta sobre generaciones. No solo lo viejo contra lo no. La vivienda de ancianos va acompañada de la vivienda de hoy en día. Vivir apartado pero con servicio.

El hecho de este programa de apartamentos y habitaciones está situado en medio de casas individuales y hace que todo se junte. Cada etapa de la vida está presente.

Sin embargo, diseñar un programa así es, ante todo, una cuestión de funcionalidad y economía. Aunque la expectativa de encontrar un hogar es objetivo final.  No importa la escala: sentirse en casa es la ambición. Desde el principio.

Un plan simple. Una columna vertebral por todas partes. Alas transversales en ambos lados. No podría ser más pragmático.
Tan bueno como un plan simple que quiere ser al mismo tiempo una casa humilde pero acogedora. Muchas casas juntas. Desde habitaciones hasta pisos. Una casa para sentirse como en casa.

Un edificio bajo encuentra su ritmo con la escala de su contexto. Dos pisos de altura. Parcialmente inscrito en el paisaje ligeramente inclinado.

El techo inclinado recuerda a lo que lo rodea. Pero no solo eso. El techo inclinado se extiende sobre las ventanas. El techo sigue. Se da lugar a una especie de intimidad. Describiendo el mismo objetivo: sentirse en casa. No se necesita más.

Encontrar la proporción y la escala está en juego. No solo por su relación hacia su entorno. También como una cuestión de crear un entorno de confianza y paz.

El nuevo edificio en el medio ya no es solo un edificio. Es una complejidad serpenteante a través de un contexto simple inscrito en el universo. Un universo que da la sensación de hogar.

Un edificio sólido. Siempre el fundamento para un futuro duradero. Pero no solo eso. Un edificio que en su materialización refleja la tradición de la construcción, de su contexto y al mismo tiempo lo reescribe de manera ligeramente diferente.

Ladrillo simple acristalado. El marco de aluminio recubierto muy diferente. De la oscuridad al aluminio más ligeramente anodizado. Sombrillas verdes simples se extienden.

Marcos de madera rojos que soportan el techo en voladizo. Acabado con pequeños espejos al final y en el medio.

Como se trata de un edificio de poca altura se ha reducido en el paisaje inclinado y, sin embargo, se ha logrado una compacidad interesante en su plano de meandros.

Este tipo de edificio siempre necesita un buen interior mantenible. El interior demuestra que esto no debe ser opuesto a lograr un ambiente agradable.

Visitá la nota original en inglés > https://arqa.com/en/architecture/residential-care-center-kapelleveld.html

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas