12.12.2013

Centro Cultural Castelo Branco, en Portugal

La plaza es una superficie, una topografía trazada en relación con el movimiento del agua y construida con el trabajo de los pedreiros siguiendo unos patterns abstractos pero no caprichosos. Sobre esta superficie, flota un objeto. En su base el agua, aquí helada se transforma en pista de patinaje.


Entrevista para Diario de Noticias de Portugal

– ¿Cuál es la fuente de inspiración de este Centro Cultural?
El proyecto apareció en continuidad con nuestra remodelación del Largo da Devesa, un gran espacio público. Por tanto, pretende completarlo, continuarlo. También está atento a sus vecinos, el antiguo teatro y los antiguos cuarteles. Estos fueron sus estímulos iniciales. Queríamos hacer flotar el edificio para que la plaza pasara debajo de él y también hacer un edificio unitario, continuo, es decir, dónde cubiertas, suelos y fachadas fueran equivalentes.

¿Y las mayores dificultades?
Las mayores dificultades son algunas cuestiones técnicas, la estructura por ejemplo, resolubles y en el fondo atractivas para el verdadero constructor; y sobretodo el paso del tiempo, la larga distancia entre la idea y la obra. Aunque, en este caso, mantengo intacta la fe en la idea y hemos luchado para que aparezca nueva e virginal.

Ya que este espacio está destinado a la Cultura / Arte, ¿cómo es la relación entre Arte y Arquitectura?
Sin pretender la Arquitectura dominar la obra de arte, éste es un espacio fuerte, singular; que es siempre el mejor entorno para gozar de la creación artística.

¿Cómo has superado un clima tan cálido y seco como el de Castelo Branco?
El clima es extremo, sí. Me hace mucha ilusión la pista de hielo que el edificio tiene en su base, relación lúdica con el clima y con la plaza. El edificio es compacto y muy aislado, una burbuja de actividad protegida, aunque relacionada con su exterior.

La relación entre el Centro Cultural y la Plaza
Este proyecto se presentó como un reto para resolver la gran complejidad del espacio público y los diversos problemas de tráfico y urbanos del centro histórico de la Castelo Branco. Con el Centro Cultural, además, se quería convertir el casco antiguo en centro neurálgico cultural de la ciudad.

También te puede interesar
“Square! Positively Shrinking” | Pabellón de Estonia en la 17th Biennale di Venezia

Así, la plaza, realizada en una primera fase (2007), se moldea sobre el terreno para salvar los problemas topográficos iniciales y da acogida a distintos edificios diseñados en consonancia con la misma. Ubicada a la falda del Monte del Castillo, utiliza la topografía en la configuración de franjas transversales, hasta limitar en el espacio central del proyecto una plaza cuyas suaves pendientes permitan la aparición casi natural de un estanque de agua en el centro de la plaza, justo delante del Centro Cultural.

El Centro Cultural, construido en una segunda fase pero planteado desde el inicio, flota suspendido por dos pies sobre la plaza, como un puente volado, liberando así en la base una pista de patinaje sobre hielo cubierta, que confiere continuidad al gran espacio público, a la plaza, al parque contiguo. Es un complemento más de la plaza y enlaza con la tradición portuguesa del patinaje y el clima continental y frío.

Con una fachada de madera, la opuesta de hormigón armado y recubierto de zinc en la parte suspendida, es una burbuja de actividad, una cubierta y un suelo que flota sobre el terreno relacionando la secuencia urbana, la plaza y el parque.

Visita guiada
Bajando a través de una de las rampas generadas por los pliegues del pavimento de la plaza Largo da Devesa, encontramos la entrada principal al Centro Cultural de Castelo Branco. Avanzamos hacia ella obnubilados por la gran fachada de lamas de madera, abatibles en una de sus partes para regular la entrada de luz, que nos mirar desde arriba, suspendidas en el aire.

También te puede interesar
Centro de Arte Cívico Zhuhai Jinwan

Casi sin darnos cuenta, en este descenso, llegamos a la recepción, ubicada bajo el nivel del suelo y antesala de una gran sala de exposiciones. En esta planta, además, se aloja la zona administrativa. Continuando con los juegos del suelo, un progresivo desnivel nos lleva hasta el parking, de uso público, que se expande tanto bajo el edificio como bajo la plaza.

En el interior de la obra la planta baja es sólo un espacio de transición que nos conecta con las plantas más elevadas del mismo. Sin embargo, en el exterior, esta planta es la muestra evidente de la conexión entre plaza y centro cultural, acogiendo una pista de hielo que recorre la extensión del edificio de extremo a extremo y que interactúa directamente con su entorno convirtiéndose en un foco de actividad. Es un espacio exterior que genera movimiento, color, luz en la noche, música.

Distintos lucernarios aprovechan esta apertura al nivel del suelo para dotar de luz la planta subterránea, creando así un ambiente luminoso y cálido al mismo tiempo. Volvemos al interior desde otra entrada ubicada en la planta baja, bajo la fachada de madera. En los niveles más altos nos encontramos con el auditorio y una sala de exposiciones que, gracias a su mimetización con la estructura del edifico, se disponen en una doble altura.

En un extremo la sala de exposiciones, que ocupa las plantas primera y segunda con una rampa que cambia de nivel acompañando a la estructura del edificio. De esta forma, el visitante tiene una visión global más amplia, de conjunto, del espacio. Al otro lado el auditorio, que también se amolda de una forma natural a la curvatura del edificio para la disposición de las butacas. Todo en negro, contrastando con los tonos más claros del escenario, para centrar la atención en el mismo.

También te puede interesar
Centro de exposiciones de planificación de Shijiazhuang CBD

Además de estos espacios, en la primera planta también se ubican los camerinos que dan acceso al escenario. Mientras que en la segunda, enfrentada al escenario, se encuentra la sala de control del auditorio y un bar conectado con la entrada principal del mismo para el esparcimiento de los visitantes. También existe un espacio polivalente en esta planta, cerrado entre la sala de exposiciones y el auditorio. Desde la parte superior, gozamos de unas inmejorables vistas Castelo Branco, incluido el castillo que da nombre a la ciudad. Por último la cubierta, que esconde toda la maquinaria y se abre sobre la sala de exposiciones en un gran lucernario para aportar luz a la misma.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas