16.1.2007

Casa Poli

Pezo von Ellrichshausen Arquitectos

La obra está ubicada en la Península de Coliumo, a 550 km al sur de Santiago de Chile, un sector rural apenas poblado por campesinos, pescadores artesanales y un tímido turismo estival. Esta situación apartada condicionó la operación de dos maneras. Por un lado, se debía trabajar con una tecnología arcaica y una mano de obra local carente de especialización. Por otro lado, había que intervenir un paisaje idílico, cuya abrumadora perfección tarde o temprano sería perturbada.

Siempre es difícil resistir la tentación de alcanzar el borde, de sentir la caída, estando frente a un acantilado. Hay una sensación de vértigo un poco morbosa. Pero, en este caso, la resistencia del suelo obligó a confinar la operación en una pequeña pieza retirada del borde: una figura compacta que se dejó sin escala ni referencias que suavizaran su dureza.

Una vez establecida la posición del volumen, fue necesario elevar el suelo hasta recuperar al menos dos cosas: la sensación de un podio natural rodeado de nada y esa lectura morbosa y en primer plano del pie del acantilado, donde revienta el mar contra las rocas.

A su vez, se dividió el suelo interior en tres plataformas que se adaptan a la topografía natural. La triple altura de la plataforma más baja, orientada al noroeste, pretende contener la dimensión aérea del lugar; con toda su impresión de desprendimiento y gravedad.

Se sumaron estas primeras operaciones a una organización programática que debía alternar una casa de vacaciones con un centro cultural; con actividades de reunión, trabajo y galería de arte. Esto establecía una vocación contradictoria: el interior debía mediar entre una dimensión muy pública y otra más íntima e informal. Es decir, debía ser medio monumental y medio doméstico, sin que una calidad le pesara a la otra.

Por lo tanto, se decidió no nombrar los recintos por sus funciones y más bien dejarlos sin nombre y sin función, como meras salas más o menos interconectadas, para luego llevar todo el programa de servicio hacia el perímetro, hacia un muro exageradamente grueso (un espesor habitable) que actuaría como fuelle. Dentro de esta masa vaciada quedan la cocina, las circulaciones verticales, los baños, armarios y una serie de balcones interiores (que protegen las ventanas del sol y de la lluvia, hacia el norte y el oeste). Eventualmente, todos los muebles y objetos domésticos podrían guardarse dentro de este perímetro, liberando el espacio para múltiples actividades.

Además de esta organización programática, debió considerarse la necesidad de muros de soporte para montar exposiciones. Esto evitó la obviedad de hacer una gran vista al mar y, en cambio, dio la medida para conciliar una serie de diferentes cuadros de paisaje con una cantidad variable de situaciones interiores.

Toda la obra se hizo con concreto artesanal -una masa que se arruinará naturalmente- con moldajes de madera sin tratar. Su construcción se realizó -con una pequeña betonera y cuatro carretillas- en estratos horizontales que hacían coincidir los niveles de vaciado de la mezcla con la medida de un panel de media tabla. Una vez terminada la obra gruesa, se reutilizó toda la madera maltratada de los moldajes para revestir los muros interiores y para hacer unos paneles correderos que, alternativamente, servirían tanto para cubrir el programa perimetral de servicio como para proteger las ventanas cada vez que la casa se abandone.

Proyecto ganador del premio a la Mejor obra de arquitectura joven de la V Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas