7.2.2019

Arvo Pärt Center, la dicotomía que une música y arquitectura – Obra seleccionada para MIES de la UE 2019

El tiempo se considera el principio que estructura la composición musical de la misma manera que la arquitectura se define como el arte de crear un espacio.

Esta dicotomía que une música y arquitectura es el origen de nuestro proyecto, que busca un equilibrio entre la intimidad de las composiciones de los artistas estonios y la belleza del paisaje.

Ubicada en medio de un denso bosque con pinos de gran altura, la propuesta surge de un patrón de patios poligonales cuyas variaciones en tamaño y posición generan diferentes secuencias espaciales. Estas variaciones del tema pentagonal se despliegan en un espacio interior no jerárquico, rodeado por una piel continua que forma un diálogo con la topografía suave y el ritmo vertical de los árboles. El edificio no tiene un principio ni un final, no tiene una fachada principal o secundaria: se percibe en continuidad, admitiendo múltiples rutas. Además, dos elementos arquitectónicos inusuales se insertan en el edificio. Asumen una extrañeza que vincula profundamente el proyecto con la personalidad de Arvo Pärt.: una capilla mínima, concebida como una abstracción de un pequeño templo ortodoxo, y una torre helicoidal metálica delgada y ligera que se eleva sobre los pinos.

Concepto y contexto están relacionados. Nuestra propia interpretación del trabajo de Arvo Pärt nos llevó a encontrar conexiones inesperadas que, como en una improvisación musical, descubrieron interferencias ocultas: fragmentos de textos paralelos, pentagramas, secciones de terreno, geometrías comunes, ritmos intercambiables, sugerencias que se convierten en una metáfora de las conexiones profundas. Que enlace de sonido, tiempo y lugar.

Puede ser posible resumir que la estrategia utilizada para abordar el proyecto del Arvo Pärt Center combinó un conocimiento técnico profundo con la capacidad de reconocer nuestras propias emociones y las de los demás.

La estructura mixta (hormigón y acero) junto con la fachada de vidrio cumplen con el requisito de lograr un rendimiento funcional, estructural y energético.

La relación entre el interior y el exterior se filtra mediante una serie de finas columnas circulares de metal, que evocan los ritmos de algunas composiciones de Arvo Pärt, también de los árboles circundantes. La densidad en la disposición de las columnas de metal, así como los grados de transparencia u opacidad de la piel exterior (una combinación entre el vidrio y la madera de abedul siberiano). Una gran plataforma de techo de zinc se pliega sobre la superficie del terreno envolviendo y protegiendo los espacios interiores.

Además, el material que prevalece en los espacios interiores es la madera de roble. Fue utilizado con diferentes dimensiones y diseños en las paredes, pisos, muebles empotrados y diseño de interiores.

Y la capilla de hormigón, que se encuentra en uno de los patios, está anclada en el terreno, mientras que la torre de metal se eleva hacia el cielo (para permitir desde las vistas superiores hacia el Mar Báltico), una oposición que nos lleva a dos impulsos iniciales. inherente a la acción de construir: la voluntad de fusionarse íntimamente con el terreno opuesto a la aspiración de alcanzar una ingravidez imposible.

Visitá la nota original en inglés > https://arqa.com/en/architecture/arvo-part-centre.html

Conocé todas la obras seleccionadas acá > https://arqa.com/actualidad/noticias/el-jurado-presenta-las-40-obras-que-competiran-por-el-premio-mies-de-la-ue-2019.html

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas