28.8.2019

Airo – Distinguida BIA-AR 2018

Este ejercicio tuvo por objetivo reconocer y ejercitar los mecanismos de la composición múltiple, es decir, aborda la composición simultánea del conjunto y de las células que lo conforman.

Ícono

El tema elegido es un conjunto de viviendas colectivas en el marco del plan de reordenamiento urbano que la Secretaría de Planeamiento de la Municipalidad de Rosario dispuso para el área del barrio Pichincha.

Con la finalidad de “hacer ciudad”, la principal premisa fue establecer los modos de intervenir la manzana estableciendo las transiciones entre el espacio público de la calle y el espacio privado del conjunto.

A la permanente interpretación entre la definición del conjunto y la célula, se suma la necesidad de redefinir la vivienda, como estructura espacial abierta y flexible.

La propuesta permite reflexionar así, sobre distintas formas de habitar y sus correlatos espaciales.

Contexto

Pichincha es un barrio de la ciudad de Rosario (provincia de Santa Fe, Argentina). A fines del siglo XIX y hasta mediados del siglo XX era principalmente un barrio prostibulario; sin embargo, desde los años ’90 es considerado un barrio de culto.

En este barrio, que conserva una gran parte de la estructura edilicia de la época, actualmente funciona un centro cultural, se encuentran varios bares y restaurantes de alto nivel, y es también un lugar de reunión de artesanos y anticuarios. Estos cambios transformaron al antiguo barrio, que ahora se perfila como un centro de cultura para la ciudad de Rosario.

En este barrio se conservan la mayor cantidad de «casas chorizo» de la ciudad, esta forma de organización de la vivienda del siglo XIX, consiste en el desarrollo de la vivienda a lo largo de un patio principal. De aquí surge la idea de darles a todas las viviendas de nuestro conjunto una patio-terraza, que cumpla un papel protagónico en la organización de cada vivienda y del complejo. Buscamos lograr la mayor densidad edilicia posible sin perder la calidad espacial de cada unidad.

Materia

La elección del ladrillo como materia es debido a la posibilidad que nos da para poder crear distintos grados de permeabilidad visual a través de diferentes trabas. En el lugar que se ubican los patios-balcones las enredaderas puedan crecer manteniendo un alto grado de privacidad.

A su vez tenia una relación directa con la materialidad de las instalaciones del ferrocarril y portuarias de la zona, por lo que sería un material naturalizado al entorno de la ciudad.

Sistema

Cuando comenzó el ejercicio partimos con la premisa de lograr que todas las viviendas tengan un patio. En la forma final de este complejo de viviendas se puede observar como esta premisa se mantuvo, utilizando las normativas edilicias de la ciudad a favor de nuestro proyecto.

Alcanzando los limites de las alturas permitidos, decreciendo en altura hacia el centro de manzana. La dimensión requerida de los patios para que locales de primera clase puedan ventilar hacia ellos y el FOS y FOT también cumple con creces los niveles promedio del barrio.

Los ingresos a las viviendas en la mayoría de las tipologías se realizan a través de los patios con el objetivo de suavizar la barrera entre el espacio.

Vínculos

La idea en cuanto a las tipologías de las viviendas fue responder a las distintas demandas de los diferentes grupos familiares, con la intención de que puedan convivir entre ellos y al mismo tiempo generar circulación de personas dentro del complejo en todas las franjas horarias, de esta manera dar sensación de seguridad a las personas que recorran los espacios públicos del proyecto.

A las viviendas de planta baja se les otorga un taller o local comercial, tratando de continuar con la impronta cultural y comercial de la zona y también con la finalidad de promover aún más la circulación peatonal por el interior del cojunto, integrando la ciudad dentro de complejo y viceversa.

Investigación

Como futura generación de arquitectos creemos que desde nuestra formación debemos comenzar a tomar conciencia, y nuestros proyectos dar respuestas, a las necesidades de nuestro planeta.

Las ciudades compactas son el futuro, si todas las ciudades pudiesen alcanzar la densidad que nosotros planteamos en nuestro proyecto sin perder de vista la habitabilidad de los espacios, reduciríamos considerablemente el consumo de energía, de transportes y de agua. Disminuyendo significativamente nuestro impacto ambiental sobre los recursos naturales.

Todas las medidas que favorezcan la ciudad compacta deben ir acompañadas de actuaciones que hagan más confortable el vivir en ella, como dotarla de un excelente transporte público y de una adecuada proporción de espacios verdes. En cualquier caso, los beneficios ambientales de la ciudad compacta son tan notables que no pueden ignorarse.

Podés encontrar este proyecto en el Catálogo de la BIA-AR 2018. Obtenelo acá > http://biaar.com/catalogos/

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas