23.8.2022

Academia Infrabel Bruselas

El mayor desafío técnico es que no se puede evitar construir directamente encima de la línea de metro que corre bajo tierra. Esto tiene varias consecuencias drásticas.

Una nueva cara para los ferrocarriles belgas

Infrabel es la empresa que gestiona la infraestructura de la red ferroviaria belga. Se ocupa de todas las vías, dispositivos de señalización, catenarias, etc. La formación del personal debe organizarse de forma centralizada y necesita urgentemente una nueva identidad. Los ferrocarriles belgas querían seguir los experimentos iniciados en otros países, como los Países Bajos y Gran Bretaña. Han logrado crear centros de formación atractivos donde se implementan métodos de enseñanza vívidos y estimulantes. El nuevo edificio también pretende contrarrestar la crisis de los oficios especializados aumentando sustancialmente su atractivo para las generaciones más jóvenes. La arquitectura juega un papel clave en esto. Siendo los criterios decisivos una organización tipológica flexible y adaptable, espacios atractivos que creen una identidad propia y estimulen los contactos así como mucha transparencia y relaciones visuales tanto en el interior como en el exterior. Además, el edificio permite el intercambio de ideas con otros centros de formación, acogiendo congresos y conferencias. Partes del centro también pueden ser alquiladas por terceros para realizar sus propios eventos.

Una metrópolis relajada

La ciudad de Bruselas es una de las de Europa donde todavía se encuentran grandes áreas de páramo industrial a lo largo de las vías del tren. Se puede realizar en el centro de la ciudad un desarrollo urbano a gran escala, que tendría viviendas asequibles como base para las próximas dos décadas. La planificación urbana, en gran parte estimulada por el equipo de Kristiaan Borret, el actual maestro arquitecto de la ciudad, está tratando de aprovechar esta situación de manera proactiva para convertir a Bruselas en un modelo de una mezcla contemporánea de ciudad residencial y productiva. El hecho de que Bruselas todavía tenga producción industrial en el centro de la ciudad es un terreno positivo, que debe mantenerse y desarrollarse tanto como sea posible. Esta función se combina con áreas mixtas de vivienda y espacios públicos.

La estación de tren de Bruselas Oeste en Molenbeek-St. Juan es uno de ellos. Un lugar donde se proyecta un importante desarrollo de una zona de programación mixta a lo largo de la vía férrea. Esto comienza con la nueva Infrabel Academy, diseñada en paralelo a las vías del tren de la estación de Bruselas Oeste, al igual que las otras naves industriales que han sobrevivido en las inmediaciones. El lugar, rodeado de viviendas sociales con carácter que datan de la década de 1960, encaja muy bien con la construcción de un centro de formación, que incluye amplias instalaciones al aire libre, catenarias, tramos de vía y sistemas de señalización. La conexión directa con la estación de tren también es una ventaja significativa. Todos los empleados pueden venir en tren, haciendo innecesario el espacio para estacionamientos. Al mismo tiempo, se creará un parque público directamente frente al nuevo edificio y un puente peatonal conectará las áreas de ambos lados de las vías.

También te puede interesar
Drift, un puente peatonal en Fort Worth

Una ubicación técnicamente compleja

El mayor desafío técnico es que no se puede evitar construir directamente encima de la línea de metro que corre bajo tierra. Esto tiene varias consecuencias drásticas. La estrategia más óptima es colocar el nuevo edificio directamente en línea con las paredes exteriores del túnel subterráneo, que luego sirven como estructuras de soporte exteriores. También sirven como una estructura externa portante. Se agregaron dos filas paralelas de columnas entre las vías del propio túnel. Estos tuvieron que ser levantados por la noche cuando el metro no estaba funcionando. La viga de la estructura de transición de hormigón requerida tiene una altura de aproximadamente 1,3 m. Esto significa un esfuerzo considerablemente mayor en los cimientos, pero también un ajuste necesario del nivel del suelo. Hacia la plataforma, el problema de la altura se equilibra positivamente, permitiendo una conexión directa a nivel del suelo con las entradas al nuevo edificio. La situación es diferente a lo largo de Dubois Thorn Street. Allí el suelo se eleva alrededor de 1,5 m, lo que requiere la adaptación de varios edificios vecinos existentes a la nueva situación.

El nuevo edificio también tiene que ser relativamente ligero para minimizar el dimensionamiento de la estructura. Está optimizado en todas las facetas y el 90% está diseñado como elementos prefabricados para poder terminar la construcción rápidamente. Debido a la proximidad del metro y el ferrocarril, los requisitos de protección contra vibraciones y ruidos en el sitio también son muy altos.

Dos entradas, tres atrios

La formación impartida en la nueva Infrabel Academy se divide en una parte teórica y otra práctica. Aunque estas dos funciones tienen entradas separadas, existe el deseo de crear una fuerte identidad común del conjunto. Por esta razón, el diseño se basó en el pasaje del edificio que conecta el lado de la calle Dubois Thorn con la plataforma. Hay dos entradas, una que conduce a la sección de teoría, la otra en el lado opuesto da acceso a la sección de formación práctica.

También te puede interesar
Xie Peihe | Red Box

El área de formación práctica se encuentra en la planta baja, comunicada directamente con las instalaciones exteriores. La sección de teoría comienza en el otro lado de la planta baja y ocupa también toda la planta superior. Debido a su longitud, el edificio se estructura con la ayuda de tres atrios, que como espacios colectivos le otorgan identidad y variedad espacial a lo largo de su longitud. Un atrio marca el área de entrada de la sección de teoría, un segundo al área de práctica. Un tercer atrio crea un vínculo visual entre los talleres de formación práctica y las salas de teoría. Los tres atrios reciben luz natural a través de generosos techos de cobertizo.

La distribución de salas técnicas, ascensores y pasacables permite una visión desde el paso hasta los límites exteriores del edificio en ambas partes en sentido longitudinal. También en la dirección transversal, los acristalamientos a gran escala permiten una vista a través de todo el edificio. En el interior, los colores y materiales se caracterizan por la luz y un ambiente agradable. El hormigón a la vista se combina con paredes de bloques de hormigón encalado, techos suspendidos blancos y amplios acristalamientos. Las cortinas acústicas crean privacidad en las aulas.

Una nave industrial con cobertizos

Para el diseño de la fachada, el proyecto se ocupa de los requisitos ambientales de la casa pasiva que se aplican a todos los edificios nuevos, así como de las dimensiones relativamente estrechas de la retícula de la fachada (1,5 m). Para proteger el interior del sol, se aprovechó para trabajar con lamas verticales fijas de aluminio combinadas con mamparas textiles. Esto permite una tensión entre el exterior y el interior, ya que desde la distancia las lamas parecen cerradas y convierten la fachada en una superficie plateada, mientras que desde el interior el edificio da una impresión de transparencia y apertura. El aluminio anodizado natural gris plata hace referencia al carácter industrial de la zona. La fachada permite una gran variación a través de los reflejos y las sombras de las lamas según desde dónde se mire. Esto crea una percepción dinámica que coincide con los trenes que pasan.

También te puede interesar
Puente Bara

La homogeneidad de la fachada de lamas sólo se ve interrumpida por el paso, reforzado a ambos lados por un acristalamiento fijo a modo de vitrina que marca claramente la entrada principal. Las partes cerradas de la fachada están revestidas con chapa ondulada. La lámina está finamente acanalada y, por lo tanto, combina con las lamas de sombreado. Las rejillas de ventilación están sutilmente integradas en la chapa ondulada mediante perforaciones locales. Las letras del edificio «Infrabel Academy» se logran de manera similar y se combinan con retroiluminación, lo que hace que se destaque fuertemente en la oscuridad. El techo, que es fácilmente visible desde los edificios más altos de los alrededores, está diseñado como una quinta fachada. Por ello, se diseñan los espacios técnicos necesarios al mismo tiempo que los cobertizos de los atrios. Esto crea un gran ático, muy variado y rítmico en su volumen. Los cobertizos crean una luz uniforme, casi como un taller, así como una referencia al carácter industrial de la zona y el sitio ferroviario. La parte plana del techo está reverdecida y le da al edificio un aspecto suave y natural.

La Academia Infrabel representa un prototipo compacto que combina el aprendizaje y el trabajo en un entorno urbano denso. El aluminio anodizado, las grandes lamas dispuestas rítmicamente y los techos a dos aguas crean un aspecto industrial y una conexión espiritual con el ferrocarril y la dinámica del movimiento. Todo esto contribuye significativamente a la formación de una identidad de empresa ferroviaria. Los espacios interiores ofrecen una apertura sorprendente y ricas referencias espaciales que estimulan al máximo el intercambio y el encuentro.

Leé la nota original en inglés > https://arqa.com/en/architecture/infrabel-academy-brussels.html

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas