3.11.2003

2G N° 27

Mansilla + Tuñón

Formato 30 x 23 cm
144 pp páginas ilustradas en color
Texto: english/español
Publicación trimestral
ISBN: 84·252·1934·5
PVP: 25

IVA incluido

Conocidos hasta hace poco por sus equipamientos públicos como por ejemplo el Museo Provincial de Zamora, el Museo de Bellas Artes de Castellón o el Auditorio de León, Mansilla + Tuñón han desarrollado en estos últimos años diversos proyectos en los que la escala urbana y los problemas del habitar en la ciudad contemporánea, han ido tomando cada vez más importancia.

En este número de 2G presentamos la obra (casi) completa de estos arquitectos madrileños, agrupada entorno a los conceptos fundamentales que guían sus proyectos como son : memoria y ciudad, sistema y restricciones, igualdad y diversidad, sistemas expresivos y, por último, huella y paisaje. Estos conceptos no son estancos, sino que están presentes en todos y cada uno de sus proyectos en forma de referencias cruzadas, y nos permiten una disección del modo de pensar y de incidir en la realidad que los arquitectos manifiestan. De igual modo, los artículos que acompañan la presentación de sus obras desmenuzan de forma caleidoscópica el modo de proceder que la obra ilustra.

Contenidos:

Introducciones
Mansilla + Tuñón: una declaración de intenciones. Rafael Moneo
Razón y forma. David Cohn

Memoria y ciudad
Museo Provincial, Zamora
Auditorio Municipal, León
Museo de las Colecciones Reales, Madrid

Sistema y restricciones
Luis Diaz-Mauriño. Una aproximación a Mansilla + Tuñón. El método de Monte Carlo
Piscina cubierta, San Fernando de Henares, Madrid
Ampliación del Museo Reina Sofia, Madrid
Centro documental de la Comunidad de Madrid, Madrid

Igualdad y diversidad
Carles Muro. Arquitectura anagramática
Museo de Bellas Artes, Castellón
Viviendas, Sarrigurren, Navarra
Centro cívico, Sabadell, Barcelona

Sistemas expresivos
Luis Rojo de Castro. Monumentos y anti-monumentos
Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León, León
Biblioteca Municipal, Jerez de la Frontera, Cádiz
Museo de Cantabria, Santander

Huella y paisaje
Amanda Schachter. Del hito a la marca en el paisaje: una respuesta a la largesse urbana
Edificio polivalente, Teruel
Complejo deportivo para el Grand Slam, Madrid
Parque de las Ciencias, Granada
Ciudadela cultural, Logroño

Biografía
nexus
Pistas de Circo. Kette Glas
Conversaciones de viaje. Mansilla + Tuñón

Mansilla + Tuñón: una declaración de intenciones
La obra que en esta monografía se publica contempla lo que ha sido la actividad como arquitectos de Luis M. Mansilla y Emilio Tuñón, desde que hace diez años establecieron su estudio profesional en Madrid. Sin ánimo de entrar en el comentario crítico de la misma, me interesa, sin embargo, hacer constar que la obra construida hasta la fecha puede ser considerada como una declaración de intenciones de lo que será su trabajo futuro. Desvelar tales intenciones es el propósito que da sentido a un escrito como éste. Diez fructíferos años de trabajo profesional han permitido a Mansilla + Tuñón construir obras tan destacadas como los museos de Castellón y Zamora o el auditorio de León y ofrecernos proyectos tan atractivos como el museo de Santander y el de las Colecciones Reales, obras y proyectos que nos permiten entender su trabajo como una continua reflexión acerca de las cuestiones que, como arquitectos, les preocupan. Con el riesgo que siempre comporta toda reducción, intentaré en estas líneas explicar, mediante diez breves apuntes que me sugieren sus obras, cuáles son, a mi entender, las líneas maestras del ambicioso programa arquitectónico establecido por Mansilla + Tuñón con las obras construidas hasta ahora.

1. La arquitectura como invención de un sistema constructivo.
Casi todos los proyectos de Mansilla + Tuñón entienden la obra de arquitectura como expresión plástica de un sistema constructivo. El edificio surge como resultado de un proceso constructivo que, por lo general, hace de la geometría su soporte. Así lo vemos en las «ventanas apiladas» de León, en las «pilastras superpuestas» de las Colecciones Reales, en los «lucernarios industriales» de Zamora, o en los «tragaluces facetados» de Santander. Lo que se ve, la figura, es el resultado de mostrar el sistema constructivo.

2. La arquitectura como materialidad.
La elección de la materia con que construir las formas que anticipaban las maquetas tridimensionales que ayudaron a definir el sistema a que aludía en el párrafo anterior, es un momento crucial del proyecto. La conciencia de la importancia que tienen los materiales en toda arquitectura siempre está presente en sus obras: a los materiales se confía el carácter de lo construido, convirtiéndose así en componente esencial de sus arquitecturas. De ahí que se pudiera hablar de arquitecturas prendidas fenomenológicamente al material.

3. La arquitectura como otra naturaleza.
La materialización de un sistema formal en arquitectura da lugar a figuras abiertas que no resultan muy lejanas de aquéllas con que nos encontramos en la naturaleza y en las que las leyes de crecimiento no llegan a conocerse, bien que siempre advirtamos el valor que tienen la seriación y la repetición. Como en los cristales que crecen en la concavidad de una roca, los edificios de Mansilla + Tuñón se extienden en el paisaje o se incluyen en las fábricas urbanas, insistiendo una vez más en esta vieja idea que conduce a ver lo construido por los humanos como una segunda naturaleza. La arquitectura de Mansilla + Tuñón explora la seriación y la repetición inventando sistemas formales en los que la agrupación garantiza la apertura.

4. La arquitectura como ensamblaje de elementos primarios.
El enunciado de este apunte hay que entenderlo como un corolario de los anteriores. La construcción de sistemas arquitectónicos implica la presencia de elementos y de ahí que en la arquitectura de Mansilla + Tuñón se nos hagan presentes siempre. La condición iconográfica de su arquitectura parece residir tanto más en ellos que en cualquier otra posible forma sintética y unitaria. El proyecto de Santander, o el proyecto de las Colecciones Reales, muestran claramente cuánto confían Mansilla + Tuñón en el valor de los elementos primarios: la definición de los mismos es fundamental en la mayor parte de sus obras; deben tener valor iconográfico, pero también responder a las normas de la buena construcción.

5. La arquitectura como geografía.
La arquitectura, obligatoriamente, se inscribe en un lugar consolidándolo o transformándolo, en una palabra, dotándole de una vida. A pesar de que tantos pensadores hablan hoy del no lugar, la arquitectura de Mansilla + Tuñón viene a probar que el lugar no puede olvidarse, que la aparente generalidad de lo construido entra siempre en fricción con lo que había. Cabría decir que aquel momento inicial en el que se imagina, o si se quiere, se inventa el sistema es ya una respuesta al lugar. Así, en Santander, así en Zamora, así en las Colecciones Reales.

6. La arquitectura como ámbito indiferente al uso.
La arquitectura de Mansilla + Tuñón no parece estar interesada en identificarse de un modo exclusivo con la función. Las arquitecturas están disponibles. Alguien diría que tal actitud coincide con aquélla que insiste en decirnos que los edificios son contenedores capaces de absorber cualquier uso. Puede que Mansilla + Tuñón suscribiesen tal afirmación. Habría en ello cierta voluntad de distanciarse de lo específico, algo que, sin duda, garantiza la indiferencia. Pero puede que también fuera, simplemente, el resultado de haber comprobado en algunos de sus trabajos que así es. Naturalmente estoy pensando en proyectos como la remodelación de la fábrica de cerveza El çguila en Madrid: en ella, Mansilla + Tuñón han dado muestras tanto de su intuición como arquitectos como del valor que tiene pensar en la arquitectura entendiendo que no debe vérsela como una realidad limitada estrictamente por el concepto de función.

7. La arquitectura como experiencia del espacio.
Que la arquitectura proporciona a la sociedad los espacios en los que vivir es algo que todos entendemos y damos por descontado. Pero no lo es tanto, sobre todo en estos últimos años, entender la experiencia del espacio como la sustancia de la arquitectura. Mansilla + Tuñón se mantienen fieles a este presupuesto que con tanto ahínco reclamaron algunos arquitectos el siglo pasado, y no dudaría en incluirlo en esta serie de principios que, a mi modo de ver, definen lo que es su programa arquitectónico. Bastaría pensar en el interior del museo de Zamora. O en Léon, o en Santander. Mansilla + Tuñón piensan su arquitectura desde el espacio y aún me atrevería a decir más, cuentan con el impacto sensorial que el espacio va a tener sobre los usuarios. Así se explica la monumentalidad de algunos de los espacios intersticiales que aparecen en sus obras, en Zamora, por ejemplo, o el valor que tiene el despliegue dilatado e infinito de los mismos, como ocurre en Castellón.

8. La arquitectura como dueña y señora de las luces y las sombras.
La arquitectura de Mansilla + Tuñón se deja ver: las sombras la dibujan. Pero también es, en muchas ocasiones, filtro que matiza la luz, y de ahí la importancia que en su arquitectura tienen los elementos que la captan. Con frecuencia, la arquitectura de Mansilla + Tuñón se define desde la cubierta y ello no sólo porque responda a programas museísticos, sino por la conciencia de que una obra de arquitectura es un mundo en sí misma que espera con ansias la llegada de la luz. La condición corpórea y táctil de su arquitectura Ñalgo que en cierto modo sería complementario al punto en que hablábamos de la importancia que los materiales tienen en la obra de Mansilla + Tuñón explica la atención que prestan a quien es responsable de que así ocurra: la luz. Pero más que el jeu savant lecorbusieriano, el papel de la luz en esta arquitectura tiene algo de soplo del espíritu que infunde vida y da sentido a lo que, de otro modo, sería, en verdad, inanimado.

9. La arquitectura como máquina bien pensada.
Mostrar su lógica, hacernos sentir que todo es en ella inevitable, ha sido la pretensión de mucha arquitectura a lo largo de la historia. Por citar tan sólo una, pensemos por un momento en la arquitectura gótica. Todo está en su sitio. La construcción se exhibe en su desnudez y se nos presenta con implacable lógica. No podría ser de otro modo. Este deseo de hacer una arquitectura inteligible, inmediata, me parece que está muy presente en la arquitectura de Mansilla + Tuñón, algo que, mutatis mutandis, le haría estar próxima a todas aquellas arquitecturas que, en el pasado, se protegieron con la construcción para hacer olvidar cuánto tuvieron, en un principio, de invenciones formales.

10. La arquitectura como respuesta a un arcano social.
Hay en la arquitectura de Mansilla + Tuñón, o por lo menos a mí me lo parece, una cierta voluntad de arcaísmo, de recuperación de situaciones originarias que, sin duda, estuvieron presentes en las obras de aquellos que por primera vez se enfrentaron a la construcción. Hay, a mi entender, un cierto deseo de ofrecer a la sociedad una arquitectura rotunda en la que tal vez cupiese advertir una cierta nostalgia de lo sacro. De ahí su seriedad. Su consistencia. Que, por otra parte, debiera también hacerles pensar en la, tal vez necesaria, otra cara de la moneda.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas