Nuevo Quilmes Plaza

Martin Forcinito Arquitectos
En un lote aislado, próximo a un sector con viviendas de baja densidad, se plantea la consolidación de un gran espacio urbano. La propuesta toma una postura sustentable, respetando las especies arbóreas existentes, incorporándolas al paisaje y haciéndolas protagonistas. El planteo morfológico se compone de volúmenes que continúan la trama urbana de la ciudad, adoptando diversas alturas y resoluciones técnicas y materiales; vinculándose con los programas a los que deben responder con una lectura contemporánea y criteriosa con el sitio.
5210

El proyecto se desarrolla en una pieza urbana aislada, entre el barrio cerrado Nuevo Quilmes y un sector de la ciudad consolidado con viviendas de baja densidad. La presencia de esta barrera urbana, la ausencia de servicios y la falta de proximidad a locales comerciales de mediana envergadura son los motores que motivaron este desarrollo. El mismo, proveerá de un mix de usos inédito en el sector, acompañado también de oficinas y estudios profesionales, generando una sinergia en el sector. De esta forma, este lote que anteriormente generaba una barrera en la ciudad se convertirá en un fuelle social y comercial entre la ciudad y el barrio privado, mediante la consolidación de un gran espacio urbano en desuso.

 

Este proyecto es producto de un concurso privado realizado en el 2015, del que se obtuvo el primer premio. A partir de allí, el estudio Martin Forcinito Arquitectos en conjunto con un equipo multidisciplinar de profesionales desarrolló el proyecto analizando e intentando subsanar y optimizar las características intrínsecas del entorno urbano.

Se brindó especial importancia a la sustentabilidad del terreno conservando e incorporando al proyecto a las añejas especies arbóreas existentes. Estas fueron relevadas en cantidad y calidad. Y previo al inicio de obra, se realizaron trabajos de conservación, cuidado y recuperación de las mismas, por expertos en el área. De igual forma, se respetó la huella histórica de los edificios que allí se habían edificado. De esta forma, el proyecto incrementará la superficie de terreno absorbente y se incorporaran nuevas especies arbóreas nativas.

Se realizó un importante estudio hidráulico, analizando los riegos en hidrología superficial y subterránea para mitigar todo impacto ambiental.

Paralelamente, se realizó un minucioso estudio en viabilidad a fin de optimizar el futuro escenario así como para mejorar la situación vial existente, previa al proyecto.

Con diversos asesores y profesionales, se estudiaron todas las medidas a fin de ejercer la mayor cantidad de prácticas sustentables, tanto para la construcción como para la inminente puesta en marcha del proyecto.

Finalmente, se realizó un estudio de antropología urbana y de mercado, de forma tal de entender las necesidades tanto del sector de ciudad de baja densidad como del barrio Nuevo Quilmes, con la voluntad de convertir al proyecto en un espacio de encuentro social, cultural y comercial que revitalice y haga converger a estas dos piezas urbanas anteriormente desconectadas.

 

De esta forma, el proyecto arquitectónico se implanta de una forma orgánica, rodeando a las especias arbóreas existentes que habitaban el sitio, incorporándolas al paisaje y haciéndolas protagonistas. De esta forma, el gran ombú es envuelto por el paseo comercial, adoptando una postura armónica y dinámica en torno a él. El proyecto se retira de av. Caseros, evitando alterar el perfil urbano consolidado. Y, a la vez, esto permite generar las herramientas viales necesarias para evitar aglomeraciones tanto al acceso del complejo comercial como al barrio Nuevo Quilmes.

La disposición en forma abierta de los volúmenes construidos invita al público a una plaza central arbolada, produciendo un espacio inédito en la zona. Una pérgola de metal, madera y vidrio acompaña la silueta sinuosa del complejo, rodeando los árboles, albergando la circulación perimetral. Este lugar de encuentro para todos los habitantes de este sector de la ciudad, en forma segura y amena produce un espacio de reunión social, de desarrollo comercial y esparcimiento necesario para el progreso urbano del sector. A la vez, este espacio central tendrá como objeto la realización de eventos que fomentarán la actividad cultural del barrio.

 

El centro comercial contará con locales de diferentes dimensiones y formatos, todos ellos comunicados al espacio central, invitando a emprendedores y empresas de todo tipo a participar de él. Poseerá estacionamiento gratuito para 300 vehículos, iluminación y seguridad las 24hs. En ese sentido, el planteo morfológico se compone de volúmenes que continúan la trama urbana de la ciudad, adoptando diversas alturas y resoluciones técnicas y materiales; vinculándose con los programas a los que deben responder con una lectura contemporánea y respetuosa con el sitio. Los volúmenes que contienen las áreas comerciales están resueltos con una estructura mixta de hormigón, paneles conformados de chapa y vidrio, generando un contrapunto tectónico sustentado en su funcionalidad.

Los paneles conformados de chapa se evaluaron y proyectaron en conjunto con diversos asesores y empresas proveedoras, a fin de llegar a la mejor resolución constructiva: disminuyen los tiempos de obra, optimizan los recursos y mejoran las aislaciones necesarias. De esta forma, generan una fachada industrializada pero sutil, moderna y elegante al complejo. Estos paneles, a la vez, se incorporan al proyecto de iluminación exterior, generando una fachada iluminada alternante y dinámica, que entendemos, generará un sitio atípico y reconocible, convirtiéndose en un hito en este sector de la ciudad.

 

La disposición de los volúmenes, genera perspectivas que siempre rematan en fachadas rodeadas de vegetación, evitando la dispersión y consolidando el sector. La escalera mecánica central potencia el uso de la planta alta, invitando a que la plaza central se utilice y valore en dos niveles, incrementando su interés urbano. Se valoró la accesibilidad para todos los habitantes de la ciudad.

Hacia la esquina, en cuña y orientando al paseo, se destaca el edificio de oficinas, resuelto en hormigón armado visto y courtain-wall, consolidando una imagen formal reconocible y superficies de trabajo flexibles y luminosas. Este edificio contará con aproximadamente 5.000m2 de oficinas y estudios profesionales distribuidas en 5 plantas. Se plantearon en diferentes formatos y dimensiones, ajustándose a las necesidades y oportunidades de diferentes públicos. La cuña anteriormente mencionada, se resuelve hacia la esquina con un tabique de hormigón armado que toma la totalidad de la altura del edificio, despegándose en la planta baja, resolviendo morfológicamente la atipicidad del terreno y generando una cara opaca que resguarda las expansiones de las oficinas en esquina. En el lado opuesto, este volumen se vincula con el paseo de baja altura, mediante una operación morfológica que vincula tabiques de hormigón y vidrio, generando una relación armónica entre las oficinas y el sector comercial. El hall de acceso al edificio recompone el carácter orgánico del paseo comercial, materializándose en forma curvilínea mediante paneles metálicos paramétricos.

 

MARTIN FORCINITO ARQUITECTOS

Arquitectos a Cargo: Martin Forcinito / Teodoro Tenenbaum

Equipo de Diseño: arqs. Maria Paz Piperno / Sofia Cacchione / Cecilia Calandrelli / Fernando Brunstein / Malena Villafañe / Mauro Celestino / Gustavo Grassano / Maria Antonio / Marina Soto / Walter Rodriguez Mendez

Información de la obra

  • Estado: En ejecución
  • Autores: MARTIN FORCINITO ARQUITECTOS,Martin Forcinito,Teodoro Tenenbaum
  • Website: www.forcinitoarqs.com

Otras obras del autor

Comentarios

Cargando comentarios…