Clínica dental Javier Arroyo

Pablo Muñoz Payá Arquitectos
El proyecto de la Clínica Dental Javier Arroyo se basa en una reforma integral de un local comercial existente en el centro urbano de San Juan de Alicante (Alicante, España). El programa se compone de sala de espera, gabinetes dentales y otros servicios médicos, despachos y espacios auxiliares vinculados a los gabinetes.
623

Fue un reto poder encajar todas las necesidades del programa en un local con unas proporciones tan alargadas, tratando además de que el largo recorrido hasta las zonas posteriores de la clínica no resultase un pasillo angosto y monótono. En una primera zona se encuentra la sala de espera que se ha planteado como un lugar acogedor y cómodo. Para lograrlo, se ha dispuesto madera, cálida, en el pavimento, vegetación colgada y un gran ventanal que permite una conexión visual con el exterior. Desde el acceso aparece como punto de referencia la recepción desde la que se controla el funcionamiento de la clínica. El local se organiza en una banda a la derecha del pasillo intercalando espacios públicos y privados, para ello se ha ido alternando cada gabinete dental con un espacio auxiliar utilizado únicamente por el personal médico. Toda esta sucesión de espacios están además conectados entre sí a través de un sistema de puertas correderas para una circulación secundaria de uso exclusivo del personal. El programa de la clínica requiere desde un principio de la inclusión de tres gabinetes dentales, cada uno destinado a una especialidad odontológica determinada. Siendo las piezas principales de la clínica dental, se decide destacar este hecho en la imagen corporativa de la misma. Se diseña un logo basado en tres puntos de colores, y estos tres colores se plasman posteriormente en el local mediante la utilización de los mismos en el pavimento de los tres gabinetes principales, utilizando resinas epoxi protegidas con ceras de sacrificio. Así, además, los gabinetes se diferencian claramente por sus colores, sin necesidad de señalética extra. El proyecto se plantea desde el inicio con la intención de minimizar la sensación de “pasillo” de la futura clínica por su alargada planta. Para ello se han utilizado tres recursos que tratan de acortar visualmente su longitud: 1/ utilización de vidrio en los paramentos que vuelcan al pasillo con la intención de conseguir la máxima transparencia posible y ampliando la sensación visual del espacio; 2/ disposición del pavimento de colores de los gabinetes extendiéndolo hasta el pasillo de manera transversal; 3/ instalación de bandas transversales de iluminación lineal LED que cortan el pasillo “en rebanadas”. La extensión virtual que aporta el vidrio, junto a los elementos que van cortando el pasillo transversalmente, hacen que la experiencia de recorrer un pasillo tan largo se acorte visualmente, y el ancho aparente del pasillo se extienda. La utilización de vidrio en uno de los paramentos del pasillo tiene la doble utilidad de proveer la máxima amplitud visual en los gabinetes dentales y en el despacho principal. La división lateral de estas salas se realiza, además, con un tabique hasta una altura de 2,10 m rematado con vidrio hasta el falso techo para aportar una amplitud extra, consiguiendo que la superficie aparente de estas salas se amplíe notablemente.

Información de la obra

Comentarios

Cargando comentarios…