PABELLÓN DE GIMNASIA EN JARAÍZ DE LA VERA, CÁCERES

LANDÍNEZ+REY | equipo L2G arquitectos [eL2Gaa]
El Proyecto diferencia claramente dos formas de construir volumen, en relación con dos tipos de espacio según su uso, necesidades de altura libre y condiciones de luz natural y luz estructural. Por un lado, la pista deportiva cubierta, de mayor altura y dispuesta según un único volumen generado sobre una superficie de 26x15, y por otro, el resto de los usos, dotados de una dimensión siempre menor.
1363

La disposición del Gimnasio en el solar responde a una doble intención: mantener la mayor superficie posible de patio de juegos, y dar respuesta a una calle proyectada de próxima urbanización situada en la linde este del solar. De esta manera, se genera un nuevo acceso al centro que, de forma natural, conecta el Instituto con el casco urbano.

LA PISTA: Un muro de hormigón perimetral al espacio que contiene la pista cubierta define un zócalo continuo sobre el que se posa un juego de volúmenes trabajados, ligeros, construidos con perfiles nervados de chapa de acero, que se manipulan para generar cuatro lucernarios dispuestos en esvástica, contrapeados de forma secuenciada en el perímetro del volumen de la pista. Estos, como si de un reloj se tratase, bañan de luz de forma consecutiva los paramentos interiores esmaltados en blanco, proporcionando siempre luz reflejada, indirecta, sobre el espacio cubierto de juegos. La desviación del volumen frente la orientación norte facilita la consecutiva iluminación de los frentes interiores durante todas las estaciones del año.

Cuatro silencios iguales entre los lucernarios, dividen nuestros volúmenes de acero desde la cubierta hasta el zócalo de hormigón. En ellos, entre cada uno de los cuatro volúmenes de lucernario, se sitúa un módulo contenedor de control climático que da servicio a la pista. Al exterior se construyen con celosía de perfiles laminados en L en toda su extensión, y al interior, mediante tres lienzos alternando paneles fijos y correderos de chapa de acero que permiten la ventilación natural y la ubicación y orientación de la calefacción por aire caliente proyectado. Cada módulo se constituye como una verdadera interrupción del mecanismo captador y reflector de iluminación. De esta manera, los lucernarios se entienden como volúmenes prismáticos independientes y ligeros dispuestos sobre el pesado zócalo.

LAS PIEZAS: El resto de los usos se agrupan en tres piezas construidas con fábrica de ladrillo azul esmaltado que se manifiestan tanto al exterior como al interior de la pista. Estas, que conforman el cerramiento de cuarta pared de la pista, el de escala menor y vínculo con el exterior, se disponen en el vano practicado en el zócalo de hormigón armado. En los espacios entre piezas se establecen las relaciones con el exterior y entre los distintos usos. Todas las piezas se alojan bajo una cubierta única definida por vigas perimetrales peraltadas de hormigón armado coincidentes en su coronación con el zócalo perimetral de la pista.

La primera pieza corresponde a los vestuarios masculinos, la segunda a los vestuarios femeninos y la tercera agrupa los usos auxiliares.

La cubierta unificadora sobre las piezas se independiza y desvincula de la geometría del volumen de la pista deportiva cubierta, desplazándose hacia el este para favorecer el acceso principal exterior cubierto por su extremo oeste, y ocultar por su extremo este el acceso independiente al cuarto de calderas que se produce en la parte posterior, opuesta a la zona de acceso de los alumnos.

EL LUCERNARIO OESTE: El volumen del lucernario oeste, posado sobre la cubierta dispuesta sobre las piezas menores, constituye el elemento integrador de las dos escalas, y establece las relaciones entre ambas. Mediante la manipulación del mismo se ilumina de forma alternativa o simultánea, según las necesidades, tanto la pista como los vestuarios, así como el acceso principal. Es un lucernario facetado y complejo compuesto por una sucesión de tres piezas de fábrica de ladrillo esmaltado azul hacia la pista que limitan tres horadaciones en la chapa de acero. Al exterior, estas horadaciones se cierran en continuidad con el mismo perfil de fachada dispuesto en este caso con perforaciones. Estos volúmenes delimitan verticalmente los espacios interiores de las piezas de vestuarios y los iluminan, al tiempo que dotan de luz a la pista cuando utilizan el u-glass como cerramiento. Entre estos volúmenes de fábrica, el lucernario se abre en cubierta, de igual manera que en el resto del gimnasio, ahora al este, para bañar de luz el paramento vertical blanco esmaltado que cierra la pista al interior. Mediante dichas manipulaciones este lucernario se singulariza, estableciéndose como vínculo entre los dos elementos: pista y piezas, e iluminando sucesiva o simultáneamente ambos elementos.

 

 

 

Información de la obra

Otras obras del autor

Comentarios

Cargando comentarios…