La imagen concebida y percibida de los sectores urbanos

Juan Camilo Oviedo
“Cuando un enunciado no se acomoda a las reglas gramaticales del sistema, se dice que es un enunciado agramatical, que para ser considerado como un enunciado retórico(y no como un error) debe, además, establecer la relación entre un grado percibido(resultado del desvío) y un grado concebido(el elemento que se esperaría si no hubiera desvío)” citado por (Perez, 2013, pág. 95)
960

¿Cómo es posible entender lo que nos transmite la imagen de un objeto, si solo nos dejamos llevar por una primera impresión?, esta pregunta se formula con el fin de poder entender de qué manera se está visualizando los objetos, las cosas y la misma arquitectura. Esa manzana que nos sirve de alimento cada día ya no es tan observada, solo la consumimos para satisfacer unas necesidades. Como se menciona anteriormente así pasa en la arquitectura, esa fachada o esa primera cara de las construcciones donde encontramos la ventana o el acabado ya no es tan observado como un signo vital para el desarrollo de áreas urbanas.

Por ello nace este interés por la imagen urbana a través de Pérez en su artículo llamado Retórica visual: de la teoría de los signos a la teoría de la integración conceptual mediante Group, explica como un enunciado gramático (que si se compara a este discurso seria el paisaje urbano) es posible entenderse a partir de dos aspectos; el primero sobre lo que se denomina como lo que esta concebido, y el segundo es acerca de lo que se percibe. En los ejemplos anteriores sobre la manzana, se concibe como esa primera impresión que tenemos por verla, muestra que es importante caracterizar cada uno de los signos que leemos en la manzana mediante esa mirada ideal. En tanto, la mirada real es la percepción que se tiene sobre la manzana en cuestión de lo que nos comunica, como puede ser su estado vital.

¿Quién puede determinar que la imagen urbana sea concebida o percibida?, lo determina la observación de la persona pero bajo el papel de diseñador y de usuario, cuya mirada no es direccional si no que es periférica, esto quiere decir en efecto que estas dos miradas no se analizan con un edificio sino más bien se analizan con perfiles urbanos, de esta manera el observador enfoca su mirada en ciertos puntos del paisaje urbano para construir esa imagen de un territorio que se genera en su mente, esto es evidenciado cuando se piensa que parís no puede ser parís sin la torre Eiffel, pues el reconocimiento de determinados lugares es lo que permite al observador poder tener un recuerdo y una vivencia del espacio.

Es interesante ver como algo tan simple como la imagen de un sitio o de un lugar puede generar un estímulo y una apreciación del mismo observador, la  Modernidad Liquida menciona como desde esa modernidad nace la imagen “La modernidad nació bajo las estrellas de la aceleración y la conquista de la tierra y esas estrellas forman una constelación que contiene toda la información sobre su carácter, conducta y destino” (Bauman, 2000, pág. 119) en la ciudad de Bogotá/Colombia más específicamente en el sector de chapinero central, se muestran diferentes contrastes de la imagen urbana, las edificaciones sobre la carrera 7, se pueden ver que son una imagen más signica[1] al darle importancia al diseño fachada, estas nuevas edificaciones que se construyen sobre este eje vial se apoderan del espacio ejerciendo grandes volumetrías hacia al cielo, cuyas envolturas están basados en formas simples, como también en materiales innovadores que resaltan totalmente en el paisaje del sector.

Mientras que sobre la carrera 13 por otro lado hay una imagen más icónica[2], ya que la observación está centrada más en los avisos publicitarios de las tiendas, y de los almacenes de comercio que en la mima fachada, por lo tanto, deja de ser signica. Es una realidad en sectores de la ciudad Bogotá, como lo es el barrio Restrepo y también como San Victorino, en la cual se aprecia esas edificaciones que ya tienen cierto tiempo construidos y que es fácilmente ver cómo la gente a través del grafiti y otras manifestaciones culturales se apropian más de estos lugares.

A pesar de que el perfil de la carrera 13 dentro de este sector tenga más una imagen icónica que una imagen signica es posible ver como la fachada aún conserva su vitalidad sin embargo los demás elementos estructurales que permiten el sostenimiento de las edificaciones más conocido como culatas, han sido ignorados siendo así signos olvidados. La carrera 9, presenta una situación similar, aunque esta se deja consumir poco a poco por la imagen signica de la carrera 7 con nuevas construcciones como institutos educativos y oficinas, tendiendo a aumentar cada vez más hacia el occidente del sector.

Se determina por lo tanto como la imagen en chapinero central está partida pues no es posible decir con exactitud cómo es el paisaje urbano en el sector, es posible seccionar el sector en perfiles para identificar como es, sin embargo, cuando se mira la imagen completa del sector es totalmente difusa.

También es posible afirmar que no hay un interés ni un conocimiento previo de lo que significa esa imagen para el usuario, esto se evidencia cuando se encuentran determinadas vías secundarias como la carrera 9 sin ser transcurridas con frecuencia, o como lo es el caso de la calle 60 y la calle 63 que conectan con los hitos más importantes del sector (el parque de los hippies y la plazoleta de Lourdes), estas evidencias dan a entender como en una posible nueva imagen de la contemporaneidad vista en las nuevas construcciones no trasmite ese sentimiento vital.

Tanto las edificaciones en el sector muestran una contradicción en el espacio por un lado una imagen planificada en sus fachadas, que es la concebida y la otra imagen dejada a un lado como es el caso de las culatas, son la percibida. Esta contradicción no es completamente entendida por la sociedad, de esta manera se genera una distorsión en el paisaje actualmente, lo cual valdría la pena preguntarse ¿Esta será una nueva imagen agramatica del mundo contemporáneo?

 

Referencias

BIBLIOGRAPHYMalagón, C. S. (2013). Intertextualidad, imágenes publicitarias e integración conceptual. En A. Brandt, D. Niño, F. Beltrán V, C. A. Perez, I. Rodríguez Romero, J. C. Malagón Santiago, & Á. Corral Cuartas, Ensayos semióticos ii:Semiótica e integración conceptual (págs. 151-187). Bogotá: Fundación Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano.

Bauman, Z. (2000). MODERNIDAD LIQUIDA. Buenos Aires: Polity Press y Blackwell Plubishers Ltd.

Perez, C. A. (2013). Retórica visual: de la teoría de los signos a la teoría de la integración conceptual. En A. Brandt, D. Niño, F. Beltrán V, C. A. Perez, I. Rodríguez Romero, J. C. Malagón Santiago, & Á. Corral Cuartas, Ensayos semióticos ii:Semiótica e integración conceptual (págs. 93-131). Bogotá: Fundación Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano.

 

[1]{C} Signico – “La significación consiste en la interpretación efectiva por parte de un agente actual, y es ésta significación la que puede fallar o tener éxito, al usar, manipular, comprender, etc., distintos ítems de forma adecuada o inadecuada, correcta o incorrecta, y así sucesivamente” (Malagón, 2013, pág. 169)

[2]{C} el icono – “una imagen publicitaria podrá atribuírsele una responsividad legítima posible con la que un agente (idealizado) podría enactuar (significancia); en contraste a la significación que un agente en efecto le atribuye (significación)” (Malagón, 2013, pág. 169)

Información de la obra

  • Estado: En ejecución

Comentarios

Cargando comentarios…