PH el salvador

Hitzig Militello arquitectos
1704

Desde el inicio del proyecto se entendieron las cualidades intrínsecas que conlleva este trozo mínimo del tejido urbano. Hablamos de un espacio rectangular cuyas medidas no superan 7,50m x 12,00m ubicado prácticamente en el corazón de la manzana. Se trata de una unidad funcional de la tipología de viviendas en hilera de la ciudad de Buenos Aires. A comienzos del siglo pasado era habitual la construcción de pequeñas viviendas con las características conceptuales de la casa chorizo multiplicadas en la profundidad de un lote urbano. El proyecto surgió entonces como un desafío ante la demanda del cliente cuyas necesidades programáticas superaban ampliamente las posibilidades que la naturaleza del terreno ofrecía. Entendiendo por otro lado que las limitantes debían responder a la responsabilidad de reformar una espacio cuya huella anterior claramente estaba limitada por el código que rige en la ciudad de buenos aires.

 

El proyecto tuvo que responder a las siguientes demandas por parte del cliente:

 

“La casa deberá ser muy luminosa “

“Una gran piscina extendida en la cubierta“

“Criterios de protección al medio ambiente“

“La casa deberá respetar criterios estéticos referentes a la antigua casa PH”

“Poco mantenimiento, debido a su función de espacio hotelero”

 

Limitados por cuatro medianeras hacia cada uno de los lados de nuestro “área de operación”, y condicionados por la poca superficie en planta, la premisa de generar un patio interior se torna en el alma mater del proyecto, espacio a raíz del cual se organiza la vivienda, ordenando los demás espacios de manera vertical ascendente en busca de aire, luz, y visuales privadas, rematando con una piscina sostenida en la cubierta.

La decisión en elección y uso de materiales responde a la misma búsqueda de volcar cada espacio hacia el patio interior de manera completa y honesta, generando una piel interior acristalada y una piel exterior sólida, dando como resultado, sea tanto por su materialidad como por su espacialidad y proporciones la idea de un pabellón habitable, más que una vivienda tradicional.

Llevada al extremo la intención proyectual de generar una piel etérea hacia el patio-corazón  de la vivienda, las búsquedas estructurales, de tectonicidad y constructivas nos llevaron a la idea de “hacer desaparecer” la estructura y de este modo lograr la tensión determinada por cierta ingravidez basada en la idea de “una pileta flotante” sobre los espacios habitables. Es así como fue decisiva la utilización de una estructura mixta, con columnas de hierro que continúan la línea constructiva de sus carpinterías, que claramente se oponen a la volumetría de hormigón armado de marcada presencia visual.

 

En busca de pensar constructivamente en una arquitectura de materiales nobles, el uso del hormigón armado, el hierro y los paños acristalados, se ven complementado por la decisión de utilizar, como único material para la tabiquería, el ladrillo refractario a la vista logrando así  las condiciones estéticas y aislantes deseadas. A su vez se reutilizaron elementos de la vivienda existente que remiten al espíritu original de la propiedad y su tipología, que combinados a la propuesta contemporánea de diseño, dan valor agregado al proyecto.

En el cuidado de los vínculos entre elementos radica un aspecto también interesante en esta casa. Desde el muro de ladrillo refractario en el sutil contacto  sobre el muro existente, en consonancia este con la columna de hormigón que da soporte a la piscina; la sutileza de la herrería de sus columnas en relación a los cristales; hasta las puertas sin marco que ofrecen una verticalidad a ciertos ambientes, todo hace a un conjunto de simple factura pero de delicado análisis en su composición.

En el proyecto  siempre prevaleció la búsqueda constante de luz natural, cuya materialización cristalina sirvió para estructurar la idea de ingravidez que el volumen de hormigón le otorgó al espacio. Este elemento termina por coser el proyecto que claramente busca siempre una dinámica en corte antepuesta a la estática simetría estructurada en planta.

 

La circulación de la vivienda está íntimamente relacionada al patio y sus visuales, recorriéndolo en forma vertical y espiralada desde la PB,  pasando por 1P y finalmente hacia la cubierta. Tanto desde la circulación como desde cada ambiente de la casa se puede visualizar dicho patio de cierta esencia vernácula.

Las visuales hacia el pasillo se encuentran tamizadas por un “colchón vegetal” provisto por maceteros, gracias a los cuales proporcionan un nivel más de  profundidad en dirección al muro medianero de gran escala.

La lucarna le otorga la única luz controlada al conjunto, bañando así el muro de ladrillo que enmarca la circulación de los dos niveles.

 

El programa aparece invertido a lo que tradicionalmente se entiende como espacio público y privado, como consecuencia de entender las cualidades del espacio para habitar diurno y otro nocturno, generando una disposición que va de lo privado en planta baja, a lo público en planta alta, en busca de altura, luz y visuales.

La planta baja contiene dos habitaciones en suite prácticamente simétricas y un hall de acceso cuya funcionalidad además permite ser un office / expansión hacia al patio, siendo este el espacio resultado de un intersticio funcional entre ambas suites.

La planta alta, cuyo programa es ciertamente público, busca la luz y las visuales del cielo desde su estar y cocina /comedor, ambos conectados a través de un puente. El recorrido concluye una vez atravesado la circulación exterior que comunica a la primera terraza en desnivel respecto a la segunda.

 

Es una casa que ofrece cierta complejidad en corte, no así en planta, la cual mantiene una linealidad programática ordenada y simétrica. En planta los espacios circulatorios se replican en ambos niveles, debajo del volumen de la piscina. El resto de las dos alas en ambos niveles son de proporciones prácticamente iguales.

En corte se verifican la diversidad de alturas proponiendo una dinámica de recorrido continuo y escalonado. La limitante de la dimensión del patio fue el motivo por el cual los niveles de las terrazas difieren. El desarrollo de la escalera hacia la terraza debía responder a proporciones y dimensiones coherentes, esto permitió indirectamente una dinámica de alturas en ambos ambientes y a la vez diferenciar los usos en ambas terrazas. Se intencionó con notoriedad una diferenciación en los solados, donde se verifica la diversidad de actividades en relación al usos de las terrazas, uno más en relación a actividades de vinculo con el interior de la casa y otra como solárium en contacto directo con la piscina.

 

Se diseñaron, además, el equipamiento de la casa entendiendo que debía solo cumplir con una necesidad mínimas ante la respuesta a la demanda hotelera existente hoy en Buenos Aires. Camas móviles que permiten diversas disposiciones, pocos muebles de líneas y de simples.

Todos los muebles fueron realizados con madera paraíso.

Para resolver los criterios de casa sustentable, considerando que la pérdida térmica de los cristales es una realidad demanda por la necesidad de luz, se resolvió utilizar DVH en prácticamente todos los paños móviles. El acondicionamientos fue realizado con equipos multisplit de VRV (volumen de refrigeración variable) lo que permite el control del consumo eléctrico. Los sistemas de doble descarga del inodoro para el ahorro en el consumo de agua.

Todas sus instalaciones son eléctricas, dejando el gas solo para el uso de la climatización de la piscina.

Técnicamente la piscina se resolvió con un sistema llamado “Liner” cuyas condiciones debían evitar en el máximo de sus posibilidades la filtración de agua, considerando que debajo de esta se encuentran el comedor y living de la casa.

La piscina debía también responder a criterios de mínimo mantenimiento, para ello se utilizo sistemas de limpieza automatizada importada de Europa.

 

La pregunta recurrente de un profesional ante la intervención de una obra existente es, generalmente, como lograr ese vínculo entre lo pasado y lo presente. Aquí nos hemos encontrado con esta disyuntiva, la cual debía claramente tener en cuenta un tejido colectivo, tratándose de viviendas en hilera, y una huella muy fuerte de la casa PH existente. Entendiendo el tejido de una casa en hilera como una sucesión de espacios caóticos, por la complejidad que hoy radica en ellos, solo nos hemos limitado a mantener la línea del muro existente de altura delimitada por una moldura como único factor vinculante con el conjunto. Se decidió mantener lo disposición original de la casa respectando la pisada original y casi con las mismas proporciones que la actual intervención.

Elementos como las puertas de acceso a las habitaciones, el solado de ladrillo, fueron detalles de reminiscencia de la casa anterior.

Todos estos elementos vinculados a la utilización del hierro, cristal y hormigón en su forma más pura, sumado a la intervención mínima de sus muros han establecido un equilibrio que hemos buscado en el conjunto.

 

Información de la obra

Otras obras del autor Ver más

Comentarios

Cargando comentarios…