Estudio Rivera

ggarq
La reforma en esta casa chorizo tiene como objetivo generar un gran espacio para la exhibición de obras de arte de gran formato. Se combinaron las cubiertas de ladrillo existentes con nuevas estructuras metálicas.
104

El proyecto consiste en la refuncionalización y ampliación de una antigua casa chorizo para ser utilizada como taller y exposición de la obra de una artista.

El desafío radica en la transformación de una serie de pequeños recintos con muros portantes, típica condición de la casa chorizo, en un gran espacio único para exhibición de obras de arte. Para ello, se recalzaron las cubiertas de ladrillo originales sobre grandes vigas metálicas, eliminando todos los muros y tabiques de la casa. El patio existente se completó con una nueva cubierta metálica en doble altura. La diferencia de altura resultante permite la incorporación de un claristorio que ilumina de forma cenital el gran salón.

La nueva cubierta en doble altura permite, además, incorporar un nuevo nivel en la parte posterior del edficio. Allí, y con vistas hacia el patio, se ubican el taller en planta baja y el estudio en primer piso. Este último balconea sobre el salón en planta baja y se integra a ese gran espacio.

El proyecto juega con el contraste del blanco y el negro. El color blanco es utilizado en las paredes y para unificar las cubiertas existentes y nuevas. El color negro, para las vigas metálicas (y así enfatizar el esfuerzo estructural de los apeos) y la escalera, que se convierte en un punto focal del salón.

 

Imágenes: Javier Agustín Rojas

Información de la obra

Comentarios

Cargando comentarios…