Casa Galatea

Estudio Galera
Galatea es una casa de vacaciones construida en el barrio Constancia, en un apéndice formado por cuatro manzanas en Cariló, localidad balnearia de la costa bonaerense argentina a 400 km de Bs As. La ¨casa en la costa¨ suele ser una vivienda despojada, con la rusticidad propia de la vida en vacaciones. Esta casa, además, se construye para ser alquilada durante gran parte del año, por lo tanto no hay especificidad en el programa de necesidades salvo algunas condiciones de accesibilidad y circulación.
118

Con un planteo en ¨L¨ apenas levantada del nivel de calle sobre un lote casi plano en esquina, la casa se abre hacia el oeste liberando el centro del terreno y posicionando los prismas que contienen las funciones como bordes permeables hacia la ciudad.

 

La vivienda plantea una relación ambigua con el exterior. La continuidad visual interior solo se interrumpe de modo aleatorio por los parasoles pivotantes reforzando un carácter lúdico y sumamente personal, ya que los circunstanciales ocupantes modifican temporariamente la fachada según su gusto o necesidad.

Los parasoles  sobre la calle más larga se proyectan como un sistema de ¨escamas¨ pre-fabricadas de hormigón que permiten la entrada del sol y  cierran las vistas desde la calle.  En el frente hacia la reserva de pinos, se encuentran los ambientes sociales que al estar elevados sobre el nivel del terreno dominan el entorno, un sistema de parasoles pivotantes resuelven los diferentes grados de apertura.-

 

Los elementos sobre las fachadas se diseñaron especialmente para esta obra. Las piezas de hormigón de 70 cm. x 40 cm. se proyectaron teniendo en cuenta las dimensiones y peso ideales para el traslado y el montaje en obra, ya que fueron construidas de modo individual en taller. La estructura portante se compone de una viga inferior que se apoya en unas pocas columnas y una viga superior que se transforma en el apoyo en altura. Las piezas se ¨pegan¨ entre sí con concreto y se vinculan por dos barras de hierro que las ¨cosen¨ a las vigas. Es así que la fachada se reduce a una única pieza prefabricada, racionalizando al máximo el proceso constructivo y facilitando el montaje y la logística.

 

Ambos sistemas de parasoles se diseñaron respetando un patrón reconocible, aun cuando la materialización y tecnologías son diferentes. Los materiales con los que se fabrican sendos sistemas fueron seleccionados por su nulo mantenimiento y para reflejar el paso del tiempo de la obra en el paisaje. El envejecimiento natural de los materiales expuestos al clima costero integrará de un modo natural la obra al entorno.

Hormigón armado visto, acero corten, aluminio y vidrio conforman el escaso catalogo de materiales con los que se construye la casa. Elementos que despegados del suelo garantizan un mantenimiento casi nulo y que, por su baja complejidad, aseguran una optimización del recurso humano al momento de construir.

 

Los encofrados con tablas nuevas de pino imprimen en el hormigón la beta de la madera, produciendo una imagen natural distorsionada. El hormigón armado visto por definición es contradictorio ya que las armaduras quedan en el interior y lo que vemos son apenas 2 o 3 mm de la delgada piel de cemento. No percibimos las fuerzas pero sabemos que el material compuesto está resistiendo a la compresión y a la tracción con las barras de hierro protegidas por el hormigón.

 

La incidencia de la luz según la ubicación del sol se contempla para el diseño de los diferentes dispositivos. Las luces, sombras y el modo en que se manifiestan sobre las diferentes superficies, enriquecen la experiencia del habitar en la casa.

Información de la obra

Otras obras del autor Ver más

Comentarios

Cargando comentarios…