Casa en La Lucila

EPIFITA Arquitecura
Construir una vivienda unifamiliar en un lote de 8.66 es una oportunidad cada vez más escasa, por lo que reflexionar sobre el hecho medianero en un tejido de baja densidad ha devenido en un acto casi fundacional. La voluntad de fusión silenciosa con el entorno convive con la búsqueda de la autonomía necesaria para cualificar la experiencia arquitectónica.
270

Construir una vivienda unifamiliar en un lote de 8.66 es una oportunidad cada vez más escasa, por lo que reflexionar sobre el hecho medianero en un tejido de baja densidad ha devenido en un acto casi fundacional. La voluntad de fusión silenciosa con el entorno convive con la búsqueda de la autonomía necesaria para cualificar la experiencia arquitectónica.

El espacio de la vivienda es definido por el equilibrio de su estructura. Sobre cuatro puntos de un basamento de hormigón se posa un prisma de perfiles metálicos retirado de las medianeras, permitiendo que el aire lo abrace y la luz ingrese por todas las caras de la planta baja. Así, la pesada rigidez exterior se reconfigura en levedad interior.

El planteo simétrico biaxial resulta en una síntesis de precisos elementos que definen las soluciones espaciales, constructivas y programáticas. Se modula y sistematiza al extremo la propuesta a la vez que se introducen alteraciones para señalar, mediante el equipamiento fijo, las situaciones del hábitat.

La cotidianeidad se percibe como una alternancia de aperturas, tamices y ocultamientos que dinamizan los sentidos en medio de texturas neutras de leve calidez. El énfasis en calibrar la justa proporción lumínica, la introducción de dosis apropiadas de corrientes de aire y la cuidada aislación térmica de las envolventes contribuyen al confort ambiental mientras la incipiente vegetación revelará articulaciones, sombras y claridades propicias para la vida suburbana.

Información de la obra

Comentarios

Cargando comentarios…