Casa Aeberhard – Estudio Persoglia

estudiopersoglia
Créditos Fotografía: Maxi Foletto (foletto.german@hotmail.com)
2185

La propuesta del comitente fue el diseño de una vivienda de uso temporal, con espacios mínimos necesarios para residir los fines de semana y para realizar eventos familiares.

La misma, se localiza en el “Club Náutico Ubajay”, a 20 minutos de la ciudad de Santa Fe; este enclave cerrado se genera como un lugar para el descanso, con una atmosfera opuesta a la vida urbana.

El lote, con dimensiones de 16  por 32 mts tiene características poco habituales; se asemeja a un lote urbano en esquina, cuyos dos de sus lados quedaban expuestos al sector público; aunque en este caso, solo el lado menor se conecta con la calle, mientras que el lado mayor linda a los terrenos pertenecientes al club, donde se localiza el espacio común a todos los consorcistas, generado por el sector administrativo, recreativo y deportivo.

El ingreso al Club Nautico Ubajay también se inicia sobre este espacio central, y su recorrido hacia el ala este se desarrolla a través de una calle curvilínea, situación que expone aún más el recorrido visual sobre el lateral del lote intervenido. A pesar de poseer las características de barrio privado, estas condiciones particulares ponen con mayor enfasis las tensiones entre lo abierto y lo cerrado, amenazando la pérdida de privacidad.

Es la complejidad de este contexto, el generador de pautas que determino una adecuada apropiación sobre el terreno; pero fue el sistema constructivo en conjunto con una idea conceptual propia basada en los “sistemas mecanicos” la que determino la génesis morfológica.

Como resultado, el proyecto se emplaza sobre su lado mayor, siendo su cara más visible, la que aporta imagen y carácter hacia el espacio central del club; pero a su vez genera una barrera entre el espacio público y el privado, brindando mayor privacidad a la vivienda.

En cuanto a la configuración de los espacios, se desarrolla sobre esta forma lineal, el bloque de habitar principal, ubicando los dormitorios al frente y el living-comedor hacia atrás; de manera que el espacio más social quede en el centro del terreno, generando más privacidad y logrando articular los espacios semiabiertos (quincho – galerias) y los abiertos (patios delantero y trasero).

Los bloques de funciones complementarias, como los baños, cocina-lavadero y depósitos; se anexan a los bloques principales, como si fueran elementos de un sistema.

En lo que respecta a su morfología, cada parte, cada bloque, debía manifestar jerarquías y expresar su función; pero sobre el conjunto, esas partes debían expresa correlaciones entre las otras, es decir formar una coherencia  en el todo.

Otro factor determinante, fue el sistema constructivo adoptado. Este sistema constructivo industrializado, basado en la construcción en seco, realizado con módulos de placas de hormigón armado de 60 cm de ancho por 240 cm de alto, que se ensamblan unos a otros, han dejado su marca en las dimensiones y proporciones.

Respecto a la materialidad, también se partió del concepto utilizado; en donde bloques principales con bloques complementarios, generan un todo fragmentado pero armonioso, y los materiales, texturas y colores acompañan y refuerzan esta idea.

En base a esta idea y en su diseño original, se optó por aprovechar la expresión del material en su estado natural de las placas de hormigón visto para el bloque principal, mientras que en los bloques complementarios se les aplico un revestimiento texturado color blanco; y para los elementos generales se utilizó el color negro. Esta elección, combinando el blanco, gris y negro, permite resaltar la unidad arquitectónica en contraste con el entorno natural. Es menester aclarar que al tiempo de finalización de la obra, por iniciativa del comitente, se reemplazó el hormigón visto por un revestimiento texturado de un color similar.

Información de la obra

Comentarios

Cargando comentarios…