27.10.2020

Salón Henry Koerner, residencia para estudiantes

El nuevo edificio Henry Koerner Hall sigue esta lógica de mezcla lenta y se conecta al desarrollo suelto circundante. El edificio dispone a tal efecto de una volumetría gradual para que no se perciba su conjunto en toda su extensión.

                                                                                                          Photographer/copyright:  © ULRICH SCHWARZ, BERLIN

Los bloques urbanos cerrados y densos originalmente previstos no se lograron en toda el área a lo largo del tiempo, pero aún se encuentran en sus bordes. En cambio, el barrio está dominado por un desarrollo informal de villas urbanas, casas adosadas y unifamiliares que podrían describirse como «suburbio urbano». Allí se erigieron embajadas de muchos países durante la era de la RDA, lo que resultó en un delicado equilibrio entre las funciones residenciales y públicas. Las antiguas embajadas, diseñadas en un estilo moderno tardío, se encuentran en espaciosas parcelas de tierra con jardines tipo parque. Los edificios de la embajada en Pankow ya no fueron necesarios después de la reunificación alemana y, como resultado, permanecieron vacíos.

El Bard College Berlin, una universidad germano-estadounidense de humanidades y ciencias sociales originaria de Annandale (estado de Nueva York), tiene desde 2003 su sucursal de Berlín dentro de este contexto de planificación urbana. Después de la reunificación de Alemania, la universidad no estableció un campus separado para este propósito, sino que adquirió varios edificios vacíos de la embajada y asimiló el contexto existente de los edificios residenciales. Debido a los edificios disponibles relativamente pequeños, este enfoque integrador en el área urbana parece a primera vista algo poco práctico. Sin embargo, la situación con pequeñas distancias entre los edificios permite una buena reorganización. Al igual que antes con las embajadas, las actividades de los estudiantes se van incorporando paulatinamente dentro del barrio. El Colegio se integra en la estructura urbana abierta, así como en la población de Berlín Pankow y crea como tal un nuevo modelo de campus.

El nuevo edificio Henry Koerner Hall sigue esta lógica de mezcla lenta y se conecta al desarrollo suelto circundante. El edificio dispone a tal efecto de una volumetría gradual para que no se perciba su conjunto en toda su extensión. Su arquitectura modernista intenta deliberadamente conectarse con la arquitectura de las antiguas embajadas de la RDA. La arquitectura de la vivienda se combina con una fachada a lo largo de la calle que rompe deliberadamente el contexto algo mundano e informal de la zona, además de subrayar el carácter abierto del Colegio.

También te puede interesar
Vysocany Residence

La cantina del Bard College está situada en un antiguo edificio de la embajada, al sur del Hall. Ambos edificios forman un conjunto. Estas dos propiedades están fuertemente conectadas entre sí, creando en medio de ellas un pequeño y atractivo parque, que los residentes pueden usar para picnics, grupos de aprendizaje y cualquier otra actividad al aire libre.

Apartamentos de estudiantes como dúplex

La pregunta siempre es con los pisos: cómo darle a cada apartamento un carácter individual y distintivo. Los dúplex con espacios vacíos altos de dos pisos son extremadamente adecuados para eso, ya que brindan a los residentes la sensación de vivir en una casa unifamiliar. La cuestión de qué tamaño es sensato para una unidad residencial surge siempre con las viviendas para estudiantes. ¿Qué tan grande debe ser el grupo de estudiantes que viven juntos para crear un sentido de comunidad y responsabilidad hacia los espacios compartidos como la cocina y los baños?

Un tema importante en el caso del Henry Koerner Hall es la flexibilidad y la capacidad de transformación del edificio a largo plazo. El Bard College considera importante que los pisos puedan ser utilizados por familias o que, eventualmente, se vendan como tales.

El tamaño de las unidades residenciales del Henry Koerner Hall se ha determinado por el hecho de que están concebidas como dúplex para hasta seis estudiantes cada una. En la larga tira principal, todos los apartamentos tienen un espacioso vacío de dos pisos. Cada dos apartamentos se apilan uno encima del otro. A los inferiores se accede directamente desde el exterior a través de un camino en la parte trasera de la propiedad, mientras que a los superiores se accede por una galería también situada en la parte trasera. Esta combinación crea una variación tipológica: se ingresa a los pisos inferiores directamente desde el exterior entrando en la sala de estar y se llega a los dormitorios en el primer piso a través de escaleras interiores. En los dúplex superiores se accede a la planta superior y se llega al salón de la planta baja a través de la escalera interior.

También te puede interesar
SENS Nicaragua, la nueva obra de ATV Arquitectos que explora y profundiza los modos de habitar contemporáneos y respeta la identidad del barrio

En ambos casos, los espacios vacíos de dos pisos se pueden ver desde la escalera que está conectada visualmente con la sala de estar, creando una fuerte identidad espacial con poderosas líneas de visión. Todos los salones tienen una cocina abierta.

En los volúmenes más pequeños, en la parte trasera, habrá un apartamento en cada piso inferior y un gran dúplex en los dos pisos superiores sin espacio vacío de dos pisos.

Las grandes ventanas amplían los interiores visualmente y les dan un espacio expansivo que se refleja positivamente en las pequeñas habitaciones de estudiantes. Además, los gloriosos árboles que se encuentran en la parte delantera y trasera del edificio, están enmarcados por los grandes ventanales y pasan a formar parte del interior.

Economía de medios

El acceso simple y minimalista a los pisos tiene un efecto crucial en la eficiencia económica: se ingresa a los dúplex inferiores directamente desde el exterior. Una escalera compacta diseñada sin ascensor conduce a los apartamentos superiores, a los que se accede a través de una pequeña galería exterior que enriquece el conjunto.

El tamaño de los apartamentos varía entre unos 80 m2 para los dúplex en tira principal y 60 m2 a 160 m2 para los apartamentos en la sección retranqueada. La dimensión entre ejes es de 6 m y la profundidad del edificio es de 9 m, siguiendo la normativa urbanística.

Las construcciones de viviendas protegidas en Alemania se han vuelto a escala europea desproporcionadamente caras, en parte debido a normas absurdas. Esto plantea la cuestión de cómo se puede concebir una buena arquitectura residencial.

El Henry Koerner Hall es un intento de hacer una contribución constructiva a esta discusión. El proyecto está originalmente racionalizado. Las mismas dimensiones, las luces económicas, los mismos sistemas de ventanas, las escaleras hechas de piezas prefabricadas y otros componentes optimizados y estandarizados garantizan su base económica. Las partes ciegas de la fachada tienen un sistema compuesto de aislamiento térmico exterior, que no solo ahorra costos sino que también asegura una coherencia arquitectónica en todas las fachadas. El diseño interior es mínimo, por ejemplo, solo se cubren con pintura de hormigón y no se utilizaron zócalos.

También te puede interesar
Pilestredet 77/79, un edificio de viviendas que une tradición e innovación

Todas las optimizaciones son parte de una estrategia de costos asimétricos. El objetivo es lograr una calidad excelente e inesperada mediante el uso de «ahorros estratégicos». En el caso del Henry Koerner Hall, esto permitió una tener generosa fachada de vidrio con puertas correderas de aluminio anodizado, así como espacios vacíos de dos pisos. Esta es la columna vertebral espacial de los apartamentos y al mismo tiempo permite tener una fachada de alta calidad en el lado de la calle, que realza el espacio urbano.

El edificio está dentro de esta estrategia realizada según la norma alemana KfW55.

Un nuevo modelo de vida

El Henry Koerner Hall es un ensayo que, con sus dúplex apilados, se basa conscientemente en el concepto de 1922 de las casas unifamiliares apiladas como “Villa inmensa” de Le Corbusier. Sobre esta base, ofrece un nuevo modelo tipológico para las circunstancias actuales que habilita tanto hogares para estudiantes como para familias.

Los grandes ventanales y los poderosos árboles de la zona crean una rica interacción, que tiene un impacto decisivo en el interior de las viviendas.

La arquitectura de los edificios residenciales colectivos no solo debería poder en el siglo XXI perseguir y expandir los conceptos espaciales innovadores cuyo desarrollo comenzó en el modernismo de la década de 1920, sino que también debería permitir que se vuelvan accesibles para todos.

Por estas razones, el Henry Koerner Hall, construido en condiciones económicas extremadamente escasas, no solo propone la vida casi cínica para un «Existenzminium» de hoy. Por el contrario, ofrece cualidades en gran parte hedonistas. Habitar un espacio debería ser, sobre todo, un placer, incluso si las circunstancias y los estándares económicos son agravantes.

Leé la nota original en inglés > https://arqa.com/en/architecture/henry-koerner-hall.html

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas