20.7.2021

Groenlandia

Por más adecuado que pueda ser un proyecto arquitectónico, el programa que debe suministrar una construcción varía en el tiempo, exigiendo, no pocas, alteraciones funcionales y constructivas. Da la casualidad de que con estas elegantes líneas, la residencia de 740 m2, construida alrededor del año de 1950, en uno de los barrios más nobles de São Paulo, recientemente fue sometida a un proceso de remodelación, dirigido por la arquitecta Fernanda Marques.

“Se pensó en este proyecto para atender a una pareja y sus tres hijos en una fase de crecimiento. Todos, invariablemente, interesados en recibir invitados. Muchos invitados». Bromea Fernanda, que, desde el principio se dio cuenta de la necesidad de optimizar los espacios habitables de la casa. Incluso si, para eso, requeriría alteraciones de orden estructural.

Reaccionaron bien a la idea de trasladar el área de la alberca a uno de los lados de la casa, con el propósito de crear una nueva área gourmet. Hoy, uno de los espacios más accesibles de la casa”, dice el arquitecto que no midió esfuerzos en el empeño. “De hecho, fue la fase más desafiante y larga de todo el proyecto, pero valió la pena”.

No es que los otros cambios no se revelaran también como inevitables. En toda la planta baja se ampliaron las aberturas con el fin de crear vanos más grandes y proporcionar una mejor integración entre las áreas internas y externas. Con el objetivo de crear un diseño más flexible, se modificaron todos los acabados y divisores internos.

Hoy la planta baja alberga, en forma exclusiva, el área social de la casa. En el primer piso tenemos las suites y el cine en casa, mientras que en el piso superior tenemos un área dedicada al bienestar como fitness, spa y un sauna húmedo completamente acristalado. Todo muy práctico y basado en el único fin de optimizar las condiciones de circulación e iluminación interior. «Todo lo que querían era vivir de manera elegante y práctica», resume el arquitecto.

Dicho esto, se prestó gran atención al capítulo de iluminación. “En el exterior opté por dejar que el paisaje hablara por sí mismo. Mientras que en los interiores usamos una fórmula diferente”. Explica, que en todos los espacios el proyecto exploró un potencial máximo de todos los elementos de iluminación, como los colgantes, las pantallas y las lámparas. Sin olvidar, por supuesto, el uso de una paleta suave en los acabados y el uso de materiales naturales, dos de las principales señas de identidad de Fernanda. “Además de neutrales, son las más duraderas”, concluye.

También te puede interesar
Workhome – Playhome

Leé la nota original en inglés > https://arqa.com/en/architecture/groenla%cc%82ndia.html

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas