6.11.2020

7000 Robles para Kassel, la presencia del mundo vegetal y animal en los tejidos urbanos

La nueva infraestructura, pensada y diseñada por Jean Nouvel y Eric Maria como parte de una red de estaciones que redefinen las accesibilidades de la región de Ginebra, se relaciona con nuestra intervención, en una conexión de compañerismo.

Los 7000 robles de Joseph Beuys para la Documenta de Kassel de 1982 supusieron un giro en el mundo del arte. Con un gesto conceptual bastante simple, el artista logró utilizar el poder del discurso y la acción del arte para activar una preocupación ambiental que ha crecido desde entonces. Esto sucedió en la década de 1980, la misma década que vio una aceleración muy sustancial de la violencia hacia todos los seres vivos de la tierra. Desde entonces, hemos estado tratando de desarrollar nuestra conciencia para contrarrestar este movimiento, con un éxito relativamente pobre.

Uno de los aspectos más interesantes de su gesto artístico es que constituyó un contrato real con la ciudad de Kassel. Fue a través del compromiso de una relación contractual que la pieza adquirió toda su fuerza. Su subtítulo también era importante: forestación de la ciudad en lugar de administración de la ciudad. Las discusiones, polémicas y dificultades para encontrar los fondos para este enorme proyecto tuvieron como consecuencia que se tratara exactamente como un momento o un punto de una agenda política. Este es probablemente el argumento más poderoso de la propuesta. Desde su posición y postura de artista, Beuys anticipó lo que se convertiría en una cuestión política y cívica: la presencia del mundo vegetal y animal (distintos de los seres vivos humanos) en los tejidos urbanos como una necesidad vital y respiratoria.

Hay otra perspectiva sobre esto: la coexistencia. Dependemos de otros seres vivos para transformar el aire atmosférico en oxígeno respirable. También podemos pensar en estas hermosas máquinas orgánicas transformadoras como compañeras, criaturas que viven con nosotros.

También te puede interesar
Passerelle Angers, el puente como camino y lugar

La presencia discreta, a veces majestuosa y dinámica de las plantas es parte de nuestras vidas y nuestras vidas son simétricamente parte de las suyas. El botánico francés Francis Halle ha hablado extensamente sobre la discreción de los árboles, cómo su presencia bastante importante no implica ningún tipo de arrogancia sobre otros seres más pequeños y menos poderosos. Los árboles son compañeros pacíficos.

Las ciudades se renuevan, evolucionan a través del dinamismo y la mutación urbana; crecen como una naturaleza más compleja que una simplemente hecha de materiales inertes y fluidos mecánicos. Todo es parte de un conjunto entrelazado de «cosas» y seres que interactúan y hacen del tejido urbano un tejido tenso, contrastado y emocionante donde la mayoría de nosotros disfrutamos de estar en una unión compuesta.

El proyecto de la estación CEVA en Ginebra se extiende o se instala dentro de esta idea de relaciones multifacéticas. La nueva infraestructura, pensada y diseñada por Jean Nouvel y Eric Maria como parte de una red de estaciones que redefinen las accesibilidades de la región de Ginebra, se relaciona con nuestra intervención, en una conexión de compañerismo. Los trenes pasan, en el subterráneo, y la gente sube y baja, atravesando las capas verticales del suelo infraestructural, para descubrir una condición de crecimiento, compuesta por 138 robles y cientos de otros compañeros plantados.

La simple idea de “solo” plantar árboles, acompaña las llegadas y salidas de la nueva línea regional de trenes. Los flujos desde el subsuelo se transforman, adaptan su ritmo en recorridos serpenteantes más lentos, proponiendo una especie de experiencia “flaneur”, bajo y con los árboles y su intensa plantación. Estos microsistemas están alojados en islas dedicadas, no necesariamente accesibles para los humanos. Tienen suficiente espacio en otro lugar. Pueden sentarse, disfrutar de sus pausas y charlas en las fronteras de estas islas y en mobiliario urbano dedicado. Con tiempo, paciencia y experiencia, el lugar se convertirá en un ecosistema específico y hermoso, donde personas, árboles, microbios, insectos, otras plantas coexistirán pacíficamente. Algunos de nosotros todavía tendremos prisa y cavaremos por las escaleras mecánicas para tomar el próximo tren, otros respiraremos lentamente observando desde arriba las luces rojas de las líneas del tren durante décadas, creciendo, discutiendo y mirando el mundo con resiliencia.

También te puede interesar
Barrio ferroviario, un oasis verde sin automóviles

Leé la nota original en inglés > https://arqa.com/en/architecture/7000-oaks.html

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas