2.4.2002

Declaración G6

Desde la SCA nos llega la declaración que ante la crítica situación del país elaborara el Grupo Seis Instituciones, integrado por las entidades representativas de los profesionales del campo de la construcción, Facultades de Arquitectura e Ingeniería de la UBA, Consejos Profesionales de Arquitectura y de Ingeniería Civil, Centro Argentino de Ingenieros y Sociedad Central de Arquitectos de Buenos Aires.

Declaración conjunta

Ante la grave recesión que padece el país, con inéditos niveles de pobreza a los que desciende gran parte de la población y de desocupación que afecta en particular al sector de la construcción (de viviendas y otras obras de arquitectura e infraestructura), que abarca a obreros, técnicos y profesionales de la arquitectura y la ingeniería, expresan:

– Su voluntad de contribuir positivamente en la búsqueda de soluciones para el sector, con el espíritu solidario que ha sido expresado por la mesa del Diálogo Nacional.
– Que la crisis exige, por un lado, medidas urgentes que ayuden a paliar la aludida desocupación, pero recuperando para el sector una visión de mediano y largo plazo, planificando con rigor y proponiendo modelos de gestión acordados con los distintos sectores de la sociedad garantizando políticas de Estado estables en el tiempo, más allá de las diferentes administraciones.
– Que en la situación actual del país no puede pensarse en aportes crecientes del Estado, pero deben preservarse los que están vigentes, ya que de ellos depende la subsistencia de numerosas empresas Pyme del interior y de la Capital. Esas empresas son generadoras de empleo y las operatorias en las que intervienen contribuyen a reducir el déficit habitacional de sectores medios y bajos.
– Que esta situación induce a extremar la creatividad de las propuestas y a profundizar el análisis de sistemas financieros, tecnológicos y de promoción del ahorro popular que permitan recuperar una creciente actividad de la industria de la construcción.

Para avanzar en la dirección indicada, las instituciones enumeran una serie de medidas concretas e iniciativas cuya aplicación posibilitará la reactivación del sector, recuperando los puestos de trabajo productivo, tanto en la construcción propiamente dicha como en la fabricación de insumos.

Se recomienda:
1. Aplicar el FONAVI para atender a la demanda (beneficiarios). Se beneficia así a los segmentos más necesitados de la población, que requieren distintos grados de apoyo, lo que se logra con créditos a tasas y plazos diferenciales y subsidios explícitos a la demanda.

2. Evitar que el progresivo deterioro del fondo específico FONAVI, generado por la posibilidad de disponer de ellos para fines diferentes de los previstos por la ley, se vea agravado por la disminución actual de su recaudación por la baja en el consumo de las naftas, lo que implicará una mayor reducción en el número de unidades de vivienda a edificar y, como consecuencia, un aumento de la desocupación.

3. Fortalecer las operatorias de cofinanciación y, en especial, el programa FONAVI-Banco Nación, dando prioridad al mismo en la disposición de los recursos crediticios de dicho Banco y de la banca privada.

4. Flexibilizar la utilización de los recursos depositados en el sector bancario, liberándolos de la reprogramación vigente, para que permanezcan disponibles en cuentas a la vista, para aquellos que los destinen a la construcción.

5. Eliminar la restricción, que afecta a las personas jurídicas, para los recursos que reciban en pago por la venta de unidades de vivienda. Este sector, poseedor de la mayoría del stock disponible, debería acceder a esos recursos en cuentas a la vista, tal como se ha dispuesto para personas físicas, alentando y facilitando su reinversión en futuras obras. Es sin duda el sector que podrá incidir efectivamente en la reactivación del mercado inmobiliario.

6. Es muy grande la proporción del parque habitacional con cualidades recuperables. Hay que impulsar tareas de refacción y ampliación de unidades existentes. Apoyar la asistencia técnica y organizativa a los sectores de muy bajos recursos a través de mecanismos como clínicas profesionales de asesoramiento, sistemas de ayuda mutua y autoconstrucción, con el aporte de microcréditos y operaciones cooperativas.

7. Continuar las gestiones ya avanzadas ante el Banco Interamericano de Desarrollo para implementar un programa con subsidio explícito a la demanda. Esta operatoria fue exitosa en Chile, Méjico, Costa Rica y Colombia, entre otros países americanos.

8. Promover el uso para fines habitacionales o anexos de tierras fiscales disponibles en todo el país; y reconvertir y potenciar activos públicos -hoy ociosos- para su utilización en la industria de la construcción. Para ello será preciso agilizar al máximo todos los procesos en curso de transferencia de terrenos a municipios, demorados en su gestión ante el ONABE.

9. Analizar iniciativas dirigidas a aumentar la actividad del sector, presentadas por entidades privadas, cámaras, asociaciones, entidades financieras, organizaciones no gubernamentales, etcétera, que fueron propuestas al Estado Nacional.

10. Para el estudio que se propone, así como para examinar exhaustivamente las medidas propuestas, las instituciones ofrecen integrar grupos de trabajo conjuntamente con los organismos oficiales, con el objeto de colaborar en el restablecimiento de la confianza pública y profundizar la viabilidad de las gestiones.

Por último, sugieren que la Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Nación conserve su unidad operativa, evitando su fragmentación en distintos Ministerios, porque tal decisión dificultará la formulación de políticas habitacionales coherentes y articuladas.

En igual sentido, es necesario que quienes estén a cargo de las Secretarías, Subsecretarías y Direcciones técnicas sean profesionales de capacidad y aquilatado conocimiento en los temas a su cargo, permitiendo desarrollar con eficiencia y eficacia todo el potencial humano y recursos de cada área, aspecto fundamental para revertir rápidamente la crisis vigente. Este aporte de la visión técnica en las decisiones de gobierno es fundamental, ante la hoy casi exclusiva concepción económica y política de las decisiones.

Las entidades firmantes son altamente representativas de las respectivas profesiones y durante mas de cien años han sostenido con seriedad y solvencia la preocupación genuina de los profesionales que agrupan.

Ing. Roberto Echarte – Presidente CAI

Arq. María Teresa Egozcue – Presidente CPAU

Ing. Pablo Chelmicki – Presidente CPIC

Arq. Berardo Dujovne – Decano FADU-UBA

Arq. Carlos Lebrero – Presidente SCA

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas