6.3.2002

Arquitectura: identidad y verdad

Desde Salta, la arquitecta Rosario Sola comparte con nosotros sus interesantes reflexiones acerca de la arquitectura en el Norte argentino.

Arquitectura: identidad y verdad
Por la arquitecta Rosario Sola

lo verdadero y lo falso
La fachada del Banco Macro frente a la plaza Principal de la ciudad de Salta presenta hoy un telón con una imagen de cómo quedará próximamente cuando sea sometida a una operación de maquillaje profundo para dejar de ser una obra contemporánea y convertirse en una parodia agigantada de la arquitectura virreinal limeña. Es loable la iniciativa de las autoridades del Banco de ocuparse del valor patrimonial de la arquitectura en el sitio en el que se inserta su acción, pero han tomado el camino equivocado. Podríamos decir que proveer a la sociedad de edificios falsamente antiguos y demoler los verdaderos parecieran tendencias simétricas, fundadas quizás de modo no consciente, en la idea de falsificar el pasado con el objeto de consolidar un prestigio social imaginario. Casi diría que este hecho sólo puede suceder en Salta y que es muy difícil comprenderlo fuera de contexto. Cabe recordar que en la década del 30 el arquitecto Angel Guido dictó una norma que dejaría una profunda secuela en la memoria colectiva de la sociedad salteña por la cual los edificios nuevos a construirse debían hacerse en ?estilo colonial?. No se nos escapa , que entre las obras ?neocoloniales? que surgieron de esta norma las hay de gran calidad como el hoy Hotel Salta de SEPRA o la Galería Continental del cordobés Jaime Roca o la arquitectura del aparejador canario Lecuona del Prats con su obra culminante el hoy ?Club 20 de febrero? . Pero quienes insisten en considerar los edificios de este constructor como la esencia de la salteñidad desconocen que por tratarse justamente de arquitectura que se obtenía de tratados de construcción este ?neohispano? supuestamente salteño no lo es. Se inspira en realidad en la arquitectura vernácula española por lo cual tiene si algunos lazos lingüísticos con Salta, pero es idéntica a la que otros constructores con los mismos tratados y los mismos catálogos de gran calidad efectuaron en Mar del Plata, Necochea; Bariloche, Neuquén, Mendoza y otras ciudades argentinas. Lamentablemente muchos de estos edificios reemplazaron verdaderas joyas de la arquitectura del siglo XVIII únicas e irrecuperables. Largo sería el debate acerca de la influencia positiva y negativa del plan de Angel Guido pero se podría mencionar como su aspecto más oscuro, el que al promover lo falso dio vía libre a la destrucción de lo verdadero. Salta fue como una dama algo inculta que cambiara sus sencillas joyas de oro y plata por una rebuscada, falsa y brillante bijouterie. Hoy la gente reconoce fácilmente el valor de las joyas, pero lamentablemente no siempre advierte el valor de la arquitectura. No es a los arquitectos particulares que hacen lo que sus clientes les demandan a quienes hay que culpar por esta distorsión .El verdadero responsable es el Estado en todas sus escalas que es quien promueve o no la identidad cultural de su pueblo. El problema es cultural y se agrava cuando desde funciones de Gobierno se distorsiona el pasado. ¿Puede un maestro pararse frente a un aula y decir que Sarmiento era alto ,rubio y de ojos azules?No. El estado, responsable de la educación pública no puede mentir a la población. Sin embargo desde el Municipio de la Ciudad de Salta, desconociendo las recomendaciones de UNESCO-ICOMOS al respecto, se ha promovido con insistente frecuencia las falsificaciones. Es paradigmático el caso de las farolas de hierro fundido, técnica que por supuesto no es hispana y que no existió en tiempos coloniales. Uno tras otros los funcionarios destacan como un aporte a la cultura local la ejecución de ?farolas coloniales? . Las verdaderas farolas de la colonia eran sencillísimas, como sencilla era la mano de obra de la región . No poseían escudos de nobleza y eran forjadas a mano en el yunque por el mismo herrero que herraba los caballos. Colgaban de las paredes, una o dos por cuadra y su luz era débil. Cuando tenían pie era un postede madera. Por otra parte las farolas inglesas y francesas, estas si de hierro fundido, tenían importante altura como puede advertirse en los paseos de París ya que en la medida en que la iluminación era más intensa fueron alejando hacia arriba el punto de emisión de luz con el objeto de proteger la pupila de los espectadores. Hasta el más modesto balneario del país posee ya estas rebuscadas farolas y en síntesis este modo barato de falsificar la historia en vez de distinguirnos nos iguala.

Perdiendo identidad
Incluso los organismos provinciales que tienen como objeto preservar el patrimonio, si bien se oponen claramente a la imitación de estilos, fomentan una idea distorsionada de lo auténtico al valorizar las corrientes historicistas (que hacen imitaciones de estilos de otras épocas y lugares como el neofrancés por ejemplo) por sobre la arquitectura criolla. Hace pocos meses el DEPAUS, que posee funcionarios con más de 25 años de gestión ininterrumpida sorprendió a la población con un insólito listado de 20 edificios a declarar de Interés Provincial en la Ciudad de Salta ( El Tribuno, domingo 2 de setiembre de 2001) . Para asombro de los lectores los edificios más antiguos y los más característicos de la ciudad, descontando claro los que ya son monumentos nacionales o provinciales, no están incluidos. Salvo una media docena de edificios que ya deberían estar protegidos el resto se trata de edificios historicistas en general del siglo XX. ¿Como determinar cuales son los edificios más valiosos de la ciudad? En cualquier curso o bibliografía referido a Patrimonio se suelen dar pautas que universalmente se usan para priorizar la valoración. Por ejemplo, consulto mis apuntes del curso que dicta en Buenos Aires el Centro Internacional para la Conservación del Patrimonio,(CICOP)con aval de UNESCO: ?….luego de un relevamiento e inventario se comenzará por preservar los edificios más antiguos (antigüedad), los más vulnerables (vulnerabilidad), los que sean únicos (singularidad), los que representen mayor identidad del sitio o posean mayor relación con su historia (identidad e historia).? … Pero no parecen ser estos criterios los aplicados en la ciudad de Salta. ¿Alguien me puede explicar porqué figuran como prioritarios a preservar edificios como el de Rentas (mal catalogado como neoclásico) o el banco Nación, o la actual Banca Nacionale del Laboro? Todos son del siglo XX , todos están en buen estado y todos repetidos hasta el cansancio en cientos de ciudades argentinas, es decir que no tienen identidad regional, no son únicos, no son los más antiguos y no son los más vulnerables. En cambio no figura en el listado la maravillosa casa museo de Pajarito Velarde, única en el país y en el mundo , o la esquina de Caseros y Santa Fe frente al convento de San Bernardo, o la casita colonial de Alvarado y Lerma o la casa de tres patios de la Alvarado antes de llegar a Buenos Aires, o el extraordinario Mercado Artesanal de Salta que empezó a construirse en el XVIII, o la Casona del Molino en dónde está la peña y ni la bella Casa criolla de fachada Neogótica de la familia de los Güemes en la Caseros o la Escuela de Música y su café contiguo, magnífico conjunto colonial nunca valorado y mal intervenido pero aún intacto, o la casa que se encuentra tras la recova del Farito, la más antigua de la plaza 9 de julio después del Cabildo. ¿Y quien nos explica el que ni siquiera figure como edificio a preservar la Casa de Moldes…? Todas estas obras de adobe y piedra, son únicas y todas más antiguas que el listado a preservar. . ¿Qué piensa entonces un particular que tiene una casa de adobe, con patios de piedra, con zaguán del barrio Sur de la ciudad de Salta? Piensa que el Banco Nación o el Palacio Usandivaras es la arquitectura importante a preservar y que su casa no tiene valor alguno. Y la reviste o la demuele.No sabe su valor porque el estado tiene esa función educativa y no la cumple. Tampoco es más valioso el edificio neofrancés de la UNSA que la no mencionada casa de los talleres Jaime Dávalos o la casa en dónde vivió el Cuchi Leguizamón o la también ignorada vivienda de Manuel Castilla. La arquitecta Graciela Viñuales en el libro ?La Ciudad de Salta y su Región?, Academia Nacional de Bellas Artes, colección Estudios de Arte Argentino, 1983, afirma sin dudar que el patrimonio de arquitectura doméstica vernácula conforma el verdadero valor de la arquitectura salteña y por supuesto todos los arquitectos importantes del país así lo piensan y también los turistas y operadores de turismo extranjero que fotografían hasta el cansancio la modesta casita de la Alvarado y Lerma, por ejemplo, y no el Banco Nación o el edificio de Rentas porque al recorrer el mundo se aprecia fácilmente que es lo auténtico, único e irrepetible de un sitio.
el interior abandonado
Este abandono de lo más genuino a favor de lo más ostentoso también se traduce en el derrumbe de los pueblos históricos del interior de la provincia duramente castigados en estas dos últimas décadas habiendo desaparecido por demolición todo el valor arquitectónico del pueblo histórico de Iruya, cuyo costoso relevamiento fotográfico fue llevado pomposamente a Canarias en los encuentros del Quinto Centenario (1992 )y que despertara admiración internacional por su belleza. Ni Nación ni Provincia pudieron sin embargo redactar una ordenanza de media carilla que detuviera la demolición. En estos años fue borrada también la entrada de tapias de Payogasta, acceso al Valle Calchaquí y en un tiempo considerado el conjunto arquitectónico más valioso de la Argentina y que hoy es una ruina y un muestrario de edificios nuevos inapropiados, corriendo serio riesgo la calle antigua de Cachi y la Calle antigua de San Carlos. No sólo no hay normas de protección ni siquiera hay una instrucción general que rija la obra pública la cual con frecuencia deteriora más gravemente los entornos históricos que los particulares.

La ausencia municipal
Debemos sumar a las desgracias que degradan nuestra herencia que mientras claramente en la Carta de Amsterdam que elabora Europa en 1975 para encarar conjuntamente el tema patrimonial se define que este tema es prioritariamente de competencia comunal ,nuestros municipios, ya sea por falta de recursos o por falta de oferta intelectual del medio ni siquiera intentan hacerse cargo del tema ,siendo ya incomprensible que la Ciudad de Salta, un municipio de cerca de medio millón de habitantes con más de cuatrocientos arquitectos matriculados, carezca de un organismo que vele por la preservación del patrimonio arquitectónico y recurra para determinar la aprobación de planos de un centro histórico de trescientas manzanas a una comisión ad-honorem como en la Edad Media.

La nación
En cuanto al Estado Nacional, bajo cuyo cuidado está el Cabildo, los Conventos e importantes iglesias del interior, podemos decir que es en general en todo el Norte quien con más solvencia cumple sus compromisos, sin embargo, habiendo cinco Pueblos Históricos bajo protección nacional en Salta no ha intentado ni siquiera afrontar los desafíos de los mismos y el grave estado de la Casa de Güemes y de la casa de Leguizamón son aún sus mayores asignaturas pendientes en Salta .

La universidad
Es también una carencia el sorprendente desconocimiento de estos temas de la mayoría de los egresados de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Católica de Salta, única en la provincia, quienes aducen que el tema patrimonio se dicta como materia optativa. Esto muestra una fisura grave en la formación teórica del alumnado ya que los conceptos respecto a la intervención apropiada en monumentos históricos se encuentran fundidos en las bases de la arquitectura contemporánea, cuyo cuerpo teórico justamente arranca con los trabajos sobre el racionalismo gótico en los estudios de restauración que efectuara en Francia Eugéne Violet Le Duc alrededor de 1870.

El valor de la arquitectura contemporánea
Salvo una pequeña fisura en los ochenta, durante los años duros de Reagan y Tatcher, es unánime en el hombre moderno occidental la valoración de la conservación de la arquitectura del pasado, (en ningún período de la historia se ha preservado tal magnitud de edificios de todos los tiempos como en el siglo XX y el que empieza), pero siempre junto a la existencia de una arquitectura que exprese al hombre del presente. La enorme libertad creativa que otorgan los nuevos materiales y los conocimientos científicos que acumula la humanidad son nuestros logros. Ya se ha aprendido que, en un contexto histórico, un nuevo edificio deberá armonizar cuidadosamente con el entorno mediante el color, la escala ,las texturas o las proporciones, es justo y razonable que convivan los edificios del presente con las expresiones del pasado. Son los materiales del lugar los que más fácilmente tienden ese puente.

Otra opinión
Recientemente visitaron Salta los arquitectos Hampton y Rivoira autores del proyecto de la Banquina de Puerto Madero y reiteradamente premiados tanto en temas referentes al patrimonio como en proyectos de arquitectura bancaria. En esa oportunidad el arq, Emilio Rivoira declaró al diario «El Tribuno (domingo 21 de octubre) que «imitar la arquitectura vieja es malo, porque las relaciones culturales, de contexto y funcionales ya son otras; sí, expresó, se pueden seguir las lecciones de la tradición de la arquitectura pero no imitar las formas del pasado». Y ejemplificó esto con la tradición de tener un muy buen patio colonial: hoy en día no hace falta que sea con molduras y arcos pero sí hace falta que tenga las dimensiones, las proporciones, la parra y la misma actitud acogedora.. ? y agregó ?… que «para el caso de Salta la identidad es una cosa que también está en los materiales del lugar no sólo en la historia y la tradición o la prosapia de la arquitectura».

El edificio actual del banco macro
A comienzos de los setenta, el Gobierno de la Provincia de Salta encomendó al estudio Yarke – Sorín un edificio para albergar entonces la sede del Banco Provincial de Salta en un predio contiguo a la Catedral de Salta y frente a la plaza principal de la ciudad . No existía entonces ninguna norma regulatoria del conjunto arquitectónico que rodea esta plaza pero la proximidad del nuevo banco con la Catedral Basílica disparó la polémica. El arquitecto asesor se concentró entonces en acordar con los proyectistas criterios que acercaran el edificio a construir al entorno en forma armoniosa. El resultado fue un edificio de 19 m de altura en el frente y que no supera ni en el bloque de servicios la altura de las torres y la cúpula de la iglesia. Se une por la medianera Oeste a la masa construida de la manzana bajando la altura y prolongando la recova existente. Otro acierto de este edificio es que en su lado Este, contiguo a la catedral, el edificio deja un pasaje peatonal con arquerías que respeta la permeabilidad que ya tenía la manzana y materializa una fachada lateral de baja escala que acompaña en la altura al medio-patio claustral lateral de la iglesia. El edificio de Sorín y Yarke es muy ambicioso en su espacialidad interior y en su despliegue estructural suspendiendo, como en el Banco de Londres de Clorindo Testa y como en obras de Niemeyer en Brasilia, los entrepisos colgados de una estructura madre, en este caso dos vigas Vierendeel. Posee de acuerdo a la retórica setentista dobles y triples alturas libres de columnas lo cual, en una zona de alto riesgo sísmico, como Salta fue y es una audacia.El tesoro de hormigón visto está expuesto a las grandes fachadas de vidrios blindados bajo la alta recova. Pero esta expresividad contemporánea no oculta la intención de los proyectistas de consensuar con las expectativas de la comunidad de tener un edificio de ?estilo colonial? .Revocan el hormigón de la importante estructura eludiendo el verde cemento tan fuera de contexto en una ciudad de arquitectura muraria. Un hormigón visto pintado de blanco o arena hubiera sido una solución más limpia pero era poco común en los años 70.El otro rasgo de acercamiento formal al medio es el de los balcones extrovertidos por sobre la estructura de sostén y las bóvedas catalanas, usuales también en el repertorio contemporáneo pero que intentan tender un puente con la memoria colectiva del entorno. Pero son los balcones, los que quizás por una poco afortunada elección del material de revestimiento, un aluminio anodizado de matices sepia, generaron cierto rechazo. Indiscutibles son sin embargo la elección de la arenisca cuarcítica amarilla para los solados exteriores, material usado en todos los períodos históricos para aceras, cordones cuneta y basamentos en Salta y la prolongación armónica de la recova existente que hacen de este edificio un correcto ejemplo de respeto del entorno, lo cual en su momento fue destacado por publicaciones nacionales.

Poner en valor
Lo expresado en estas notas, con matices claro, es la opinión unánime en cuanto a teoría de la arquitectura de todas los centros académicos del mundo. Hacer un edificio actual con códigos del pasado es discutible pero disfrazar un edificio espacialmente contemporáneo con una vestimenta de trescientos años atrás definitivamente no es una buena idea. Para ajustar este enfoque consultamos al arq. Emilio Rivoira, esta vez acerca de las necesidades específicas de refacción del banco en cuestión y nos dijo: ?…Cuando hablamos de contexto hablamos fundamentalmente de la conformación y de la sana continuidad espacial del sitio y de su esencia. Vuélvase a leer aquello de Aldo Rossi sobre el ?genius locchi ? o «genio» del lugar. El actual edificio, que ya lleva un montón de años presente en su entorno y que resolvió bastante amablemente su escala pública, proporciones y contacto con sus vecinos, se ha ganado un espacio en la esencia de este lugar. En síntesis, podría ser apropiado que el edificio original se aggiorne .Aunque cueste creerlo un edificio de mas o menos veinticinco años ya es lo suficientemente viejito como para ser puesto en valor. Habrá que hacer algún cambio en algún material de fachada , limpieza del hormigón y de revestimientos, revisar carpinterías, mejorar sensiblemente la iluminación , aportar algún nuevo solado interior y nuevo mobiliario urbano. O sea ganarle al tiempo mejorando un edificio que es digno, …no mentirse volviendo para atrás en adornos. Salta merece mucho mas. ?

Conclusiones
En años recientes en el Centro Histórico de Lima, en acuerdo con la Alcaldía; bancos y empresas con inserción en el medio, compraron bienes de valor patrimonial con el objeto de reciclarlos para usos contemporáneos. Tanto oficinas, como fundaciones o extensiones culturales o de relaciones públicas de las mencionadas empresas fueron albergadas en edificios del siglo XVII o XVIII. Fue un éxito. Esto ha empezado a ser usual en Latinoamérica en dónde los fondos estatales y municipales difícilmente estén disponibles para estos fines y es ya común en Europa en donde la masa de edificios recuperados supera lo que cualquier estado podría manejar. Una refacción puede ser en parte costosa pero no hay que olvidar que existen muchos metros cuadrados cubiertos disponibles a bajo costo. Paradójicamente Salta ha sido pionera en este compromiso con la arquitectura del pasado. Un magnífico ejemplo fue dado por una empresa del medio en la década del sesenta al comprar y preservar la casa y los bienes de Pajarito Velarde, una de las esquinas más genuinas de la ciudad, verdadera memoria cultural de Salta y generosa y modestamente desde entonces expuesta al público. De este modo las empresas devuelven a la comunidad un bien cultural que les pertenece por herencia. Ese es el camino correcto que deberían tomar los funcionarios del Banco Macro. En cuanto a los organismos del estado urge salir del amateurismo, regirse por normas internacionales y formar e incluir a toda una generación de jóvenes arquitectos si queremos que la palabra identidad no se transforme en disfraz.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas