1.11.2018

El hospital del futuro será más pequeño y con menos camas, por Knauf

Los expertos en infraestructura hospitalaria coinciden en tres puntos principales al hablar de los centros de salud del futuro: deben ser más sostenibles, tanto en su impacto sobre el medio ambiente como en lo financiero, con un alto grado de adaptabilidad a las nuevas tecnologías y con un mayor énfasis hacia el cuidado ambulatorio.

Durante el Octavo Congreso de Infraestructura Hospitalaria, celebrado en Chile durante la primera semana de septiembre, especialistas de América Latina en temas como arquitectura, diseño y salud coincidieron en que debido a la rapidez con la que evoluciona la medicina, las instalaciones hospitalarias deben dar cabida a avances en los tratamientos y el cuidado de la salud, que muchas veces se traducen en menos hospitalizaciones.

Esto ha dado pie a que el foco se dirija hacia centros de cirugía ambulatorios, salas de emergencia independientes y centros de monitoreo remotos de pacientes que se recuperan en sus propias casas, en lugar de la construcción de grandes hospitales.

“Los hospitales no van a desaparecer pronto ni deberían”, dijo hace poco al diario estadounidense The Wall Street Journal Jennifer Wiler, directora ejecutiva del Care Innovation Center en UCHealth, un sistema de atención médica con sede en Colorado, y vicepresidenta de medicina de emergencia en la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado. “Pero el modelo tradicional de hospital como centro de atención con una sola instalación que brinda todas las facetas del tratamiento está cambiando”.

Los arquitectos de Alvarado Font Sartorio, un estudio de Argentina especializado en el sector de salud, están de acuerdo. “El cambio más poderoso, ahora en marcha, es el pasaje hacia lo ambulatorio. Antes, casi todas las cirugías requerían internación, ahora las intervenciones son mínimamente invasivas y permiten que el paciente se pueda retirar a las pocas horas”, le dijeron a la revista de arquitectura ARQ, del grupo Clarín. Liliana Font, una de las socias principales de la firma, agregó que “mientras que la internación tiende a reducirse, los sectores de diagnóstico crecen”.

Buena parte de este cambio se está dando gracias a las tecnologías digitales y móviles. Regiones emergentes como América Latina tienen incluso más probabilidades de usar la llamada salud móvil que los países desarrollados debido a que la atención y las instalaciones hospitalarias son más escasas, según un sondeo de Future Health Index, una plataforma de investigación enfocada en el sector de salud.

“En muchos casos, la tecnología móvil es la única herramienta asequible para llegar a las personas”, escribió en el informe de la encuesta Simon Spurr, experto en financiación de salud.

Estos avances también están planteando grandes dilemas para los ejecutivos de la salud con un centro hospitalario envejecido que tienen que decidir si adaptar la estructura o construir algo nuevo. “La construcción (nueva) puede ofrecer una mayor flexibilidad para integrar todos los elementos digitales. Volver a adaptar una instalación obsoleta podría plantear desafíos debido a las limitadas opciones de espacio y flujo, y dificultará la adopción completa del concepto de hospital del futuro”, según un reporte de 2017 de la consultora Deloitte sobre el hospital del futuro y cómo las tecnologías digitales cambiarán globalmente la industria de salud hospitalaria.

“Al proyectar un nuevo hospital, se debe tener una visión de futuro dado que la construcción no es tan rápida como se quisiera y la medicina evoluciona muy rápidamente: el edificio debe permitir estos avances”, dijo en una entrevista al portal del Octavo Congreso de Infraestructura Hospitalaria Albert de Pineda, arquitecto y fundador de Pinearq, un estudio de arquitectura enfocado en infraestructura hospitalaria.

Desafortunadamente, no todos los ejecutivos del sector de salud tienen la opción de construir algo nuevo, por lo que deberían considerar priorizar los elementos de adaptación en las instalaciones existentes.

De hecho, se están dando muchos casos en que viejos hospitales son convertidos en centros de atención especializados. Un ejemplo es el antiguo Hospital Roosevelt, en el noroeste de Manhattan, que ha sido rebautizado como Mount Sinai West y ahora se especializa en ortopedia, neurocirugía y casos complejos de otorrinolaringología.

Con estos cambios de uso en mente, los arquitectos y diseñadores del sector de infraestructura de salud deberían pensar en estructuras más homogéneas, universales y menos específicas, dijo Pineda, de Pinearq. “La futura vida de un edificio está implícita en los principios formales que lo han hecho nacer, así que lo importante es que esos principios sean muy claros y homogéneos”, agregó.

De todas formas, América Latina sigue rezagada en el gasto en salud en comparación con otras regiones del mundo. Según otro informe de Deloitte, el gasto en salud en la región registrará una tasa de crecimiento anual compuesta del 2,4% entre 2015 y 2020, comparado con un 4,2% en Medio Oriente y África y un 4% en Europa Oriental.

El gobierno mexicano busca cerrar la brecha con un plan de inversión del orden de los 59.221 millones de pesos de 2014, unos 4.000 millones de dólares, que contempla 56 proyectos entre 2014 y este año, según la constructora Marhnos. La construcción de hospitales considerados de tercer nivel se disparó el año pasado, aunque queda un largo camino que recorrer. Un desafío es la centralización. Cerca de la mitad, un 44,4%, de los hospitales de alta especialidad en México se concentran en Ciudad de México, el Estado de México y Jalisco, según el portal de salud Saludiario.

Un reciente énfasis en las asociaciones público-privadas (APP) para financiar la construcción de hospitales busca impulsar el gasto. Según comentó Enrique Chaqués, director de la consultora de alianzas hospitalarias Currie & Brown Colombia, al diario mexicano El Economista, México y Chile son los países que lideran la construcción de hospitales bajo el esquema de APP.

“Le seguiría Brasil y Perú, aunque es probable que Colombia desplace a este último por un proyecto que se presentó en Bogotá”, agregó. Chaqués se refiere a la licitación que abrió la alcaldía de Bogotá para la construcción de cinco hospitales bajo el esquema de APP por un valor superior a los 500 millones de dólares.

Tres productos claves de construcción en seco para obras hospitalarias
La asepsia, la higiene, el silencio y la velocidad son virtudes cardinales en todo hospital. La construcción en seco representa, por ello, una opción singular para obras hospitalarias, trátese de proyectos nuevos o de reformas.

Los proyectos de construcción en seco suelen exigir menos tiempo que las obras tradicionales, son más higiénicos al minimizarse con ellos factores contaminantes como el desprendimiento de partículas o polvo, y son considerablemente más silenciosos. Entre la gama de productos de Knauf que son idóneos para las obras de hospitales, se destacan dos, por reunir las cualidades imprescindibles para un ambiente sano: Safeboard y Diamant.

Knauf Safeboard es el primer tabique antirradiación libre de plomo. Esta placa ofrece una protección total contra la radiación en salas de rayos de hospitales, clínicas, y consultorios odontológicos. Es ignífuga, mejora la aislación acústica, y presenta gran resistencia contra golpes y daños superficiales.

Los tabiques Knauf Safeboard son paredes divisorias de estructura metálica conformadas por perfiles de acero galvanizado, revestidos de placas antirradiaciones. Por su ductilidad, se prestan para una construcción rápida, segura e higiénica.

Por su parte, Knauf Diamant es una placa especialmente concebida para espacios de alto tráfico, al ofrecer una alta capacidad de absorción de impactos. Además de ser ignífuga, ofrece aislamiento acústico, gran resistencia mecánica y un mejor comportamiento frente a la humedad. En Latinoamérica, Knauf Argentina fabrica la placa Diamant con los mismos estándares de calidad que la original que se produce en Alemania.

Y las placas de yeso perforadas fonoabsorbentes Knauf Cleaneo Akustik son idóneas para todo tipo de sitios concurridos como hospitales por sus cualidades acústicas. Su acción es doble: las perforaciones de las placas absorben el sonido y reducen la reverberación. Además, actúan como catalizador natural, contribuyendo a eliminar olores y sustancias tóxicas del aire de manera sustentable.

Más información > www.knauf.com.ar

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas