LIBRARYNTH – Biblioteca del futuro – Finalista concurso BAY BOOK HOUSE San Francisco

Juan Verdaguer Aguerrebehere
La bahía de San Francisco presenta una relación con todos los puntos de su perímetro a través de la forma de comunicación que fue más relevante e identitaria en la ciudad: las vías náuticas. El proyecto se vincula con el elemento natural más importante en la bahía: el agua.
912

LIBRARYNTH
“Perdidos en el conocimiento”

 

Implantación

Por su condición geográfica, San Francisco presenta en su bahía una aptitud característica que hace posible la relación de la ciudad con todos los puntos de su perímetro a través de la forma de comunicación que fue más relevante e identitaria de la ciudad: las vías náuticas.

Las distintas operaciones que se sucedieron durante la historia y la concreción del Puente de la Bahía dieron por resultado una disminución en el uso de los muelles y, por consecuencia, en el uso de las rutas, conduciendo a los mismos a un letargo de horizontes poco saludables. Por esto, la propuesta busca una reivindicación de la comunicación náutica, a través de un dispositivo inserto en el agua, que potencie la utilización de los muelles en toda extensión y reactive las zonas que se encuentran en desuso.

 

Proyecto

El proyecto aborda un edificio en constante diálogo con el elemento natural más importante en la bahía: el agua. Se propone un nuevo arquetipo de la cultura intelectual de cómo habitar el conocimiento, desde la constante innovación tecnológica, para dar una respuesta contemporánea al modo de abordar el aprendizaje desde la arquitectura.

La forma simple y continua del laberinto permite percibir la densidad y cantidad de conocimiento, para provocar en el usuario no sólo la experiencia sino también la sensación de perderse en él. El mismo funciona como un nodo, epicentro de la transmisión del conocimiento que se abre al medio natural para integrarse al paisaje de la bahía.

La forma circular remite al infinito, una metáfora acerca del conocimiento de todas las cosas, abriéndose en el perímetro gracias al laberinto haciendo más accesible el conocimiento a la comunidad.

Este edificio combina el paisaje del agua y el urbano mediante la mutación del mismo, que se da por los diferentes niveles de agua a través del transcurso del año, trasladándolo al sentido programático y de flujos, activando y desactivando áreas, recorridos e ingresos. En simultáneo, se mantiene siempre un área de ingreso a través de las playas, las cuales pasan a ser un registro de los movimientos de subida y bajada del agua, posicionando al usuario del laberinto como principal espectador.

El laberinto está en constante interacción con el medio ambiente a través de los cambios de tonos y los reflejos del agua, o los niveles de luz y sombra.
La orientación de las playas del edificio arroja encuadres específicos del entorno, ubicando el distrito financiero, la bahía y la ciudad al sur. Las diferentes escalas del trayecto en el laberinto permiten diversas zonas para la búsqueda de conocimiento individual, puntos intermedios para intercambio cultural, grandes espacios para la transmisión de conocimiento, y también espacios abiertos vinculados con el entorno. Todos estos elementos se revelan a través de la experiencia que plantea el edificio.

Una experiencia que, a su vez, son múltiples experiencias generadas con el propósito de sumergirnos en el conocimiento hasta “perdernos”. Es atrapar el conocimiento a partir de una experiencia sensorial, dinámica y abierta que lo posibilite. Mejor dicho, es permitir que el conocimiento nos atrape y nos sumerja en él.

Información de la obra

Comentarios

Cargando comentarios…