30.11.2018

“The Crystal” una nueva Kiruna en la frontera ártica de Suecia

Durante la segunda mitad de diciembre, el sol no sale para los 18.000 residentes de la ciudad más al norte de Suecia. Situada a 95 millas al norte del Círculo Polar Ártico, Kiruna está relativamente aislada.

Un pueblo construido sobre hierro

La ciudad vecina más cercana, Gällivare, está a 75 millas de distancia. La oscuridad define los meses de invierno y la nieve cubre el paisaje durante la mitad del año. La ciudad marca la frontera ártica de Suecia, la última concentración de civilización que bordea algunas de las mayores extensiones de áreas vírgenes de Europa. Lo que sostiene a Kiruna en este entorno remoto es el hecho de que la ciudad se encuentra en la cima de la mina de mineral de hierro más grande del planeta.

Cada día, la mina Kiruna produce suficiente mineral de hierro para construir seis Torres Eiffel. La mina proporciona el 90 por ciento del mineral de hierro de Europa, habiendo producido 950 millones de toneladas métricas de mineral desde que comenzaron las operaciones mineras en 1898. Kiruna nació como un pueblo minero, emergiendo a lo largo de las vías de una nueva línea de ferrocarril que conectaba el inmenso depósito de hierro con el puerto noruego de Narvik. La ciudad debe su existencia a la administración y financiamiento de la compañía minera Luossavaara-Kiirunavaara (LKAB), que posee la mina y sigue siendo el mayor empleador de Kiruna. Después de más de un siglo de operaciones constantes, Kiruna continúa extrayendo más de 26 millones de toneladas de mineral cada año. La mina dio a luz a Kiruna. Y ahora, la mina amenaza con borrarla.

En la década de 1960, las operaciones mineras en Kiruna cambiaron de la minería de superficie a la minería en cuevas subterráneas. Hoy en día, los pozos subterráneos de la mina se han hundido 1365 metros debajo de la superficie de la tierra, haciendo un túnel en ángulo hacia abajo para seguir el cuerpo de mineral más profundo. Más de un kilómetro bajo la luz del día, estas operaciones son vitales para la existencia de la ciudad. Pero en la superficie, han empezado a aparecer señales de advertencia: el suelo se está rompiendo, dividiéndose con profundas fisuras. Las operaciones mineras extensas también están causando hundimientos a nivel de la superficie, lo que significa que la tierra sobre los túneles se está debilitando. Para Kiruna, esto podría significar una grave inestabilidad estructural: los estudios de las grietas en expansión muestran que avanzan hacia la ciudad, lo que pone a los edificios del centro de la ciudad en riesgo de sufrir daños o colapsarse.

Una comunidad en movimiento

En respuesta a esta amenaza, la empresa minera LKAB ha propuesto una solución directa: mover la ciudad. Desde 2004, la compañía ha planeado cambiar la ciudad de 18.000 ciudadanos a unos tres kilómetros al este, fuera de la proyectada expansión del hundimiento a nivel del suelo. LKAB anticipa la reubicación de 3.050 casas, además de casi 200.000 metros cuadrados de espacio comercial, oficinas, edificios escolares y cívicos. LKAB ha ofrecido comprar las casas existentes al 125% del precio de mercado o pagar una nueva residencia en la Kiruna reubicada. LKAB, ahora de propiedad estatal, está pagando el costo de esta gran reubicación: si bien la fecha de finalización prevista de 2100 complica las estimaciones finales de los precios, la compañía ya ha asignado unos 12.000 millones de coronas equivalentes a u$s 1.300 millones.

Las dificultades de este esfuerzo son mayores que la logística y las finanzas. Demoler la antigua Kiruna y trasladar a los residentes a una nueva ciudad que desarraiga generaciones del patrimonio local, interrumpiendo los barrios cerrados y borrando las tiendas familiares multigeneracionales. LKAB está preservando y reubicando 21 edificios de la antigua Kiruna, pero el resto de la ciudad se construirá nuevamente. Esta reubicación es un desafío de identidad. ¿Cómo se preservan las comunidades en un nuevo espacio? ¿Dónde está el equilibrio entre una imagen fresca y el patrimonio de la ciudad? Responder a estas preguntas abarca la planificación de la ciudad y las historias personales, explorando la relación entre la arquitectura y la comunidad. Henning Larsen se enorgullece de contribuir a este proceso con el diseño para el nuevo Ayuntamiento de Kiruna, un homenaje arquitectónico al patrimonio de Kiruna y un punto focal público para una nueva comunidad.

Las bases para una nueva Kiruna

El nuevo ayuntamiento de Kiruna es un homenaje a la historia de la ciudad y un marco para las comunidades emergentes. Llamada Kristallen, o “El Cristal”, el edificio se inspira físicamente en la geometría angular de los minerales de hierro. Los distintos volúmenes internos y externos del edificio respaldan las funciones duales del edificio de uso comunitario y cívico. Un núcleo interno de estos volúmenes metálicos angulares crea espacio para funciones comunitarias: salas de exhibición públicas, talleres y espacios sociales comunes aseguran la función vital del edificio como un centro comunitario. Este cristal central permite al ayuntamiento servir a Kiruna más allá de la logística cívica y el gobierno local. Es un espacio para que viejos amigos y vecinos de toda la vida se reúnan dentro del nuevo centro de la ciudad, apoyando un sentido de unidad social durante el período transitorio de la reubicación de Kiruna.

El volumen exterior cubre el cristal metálico interior con un elegante cristal circular y una fachada de piedra natural. Con oficinas de personal para varios departamentos municipales, esta sección alberga la función cívica del ayuntamiento, pero también contribuye al diseño funcional del edificio. El exterior circular obliga al viento a moverse por el edificio, asegurando que las grandes nevadas del invierno no se asienten contra la fachada. La forma circular simboliza la unidad y la solidaridad: ubicado en el corazón de Kiruna, el edificio fomenta la igualdad de acceso para todos los ciudadanos. En la luz solar subártica, el radiante exterior blanco de The Crystal lo convierte en un hito visible para una comunidad resistente.

The Crystal es una continuación del patrimonio arquitectónico de Kiruna. El diseño incluye el campanario original y los materiales de construcción reciclados del ayuntamiento de 1958, programados para su demolición durante el traslado. De esta manera, el nuevo ayuntamiento representa no solo una renovación visual de la ciudad, sino también una continuación física de la historia de Kiruna. El interior del Crystal será un centro de actividad, un foro dinámico y accesible que apoyará la interacción de la política local y el desarrollo comunitario.

Inaugurado el 22 de noviembre de 2018 como el primer hito importante de la Kiruna reubicada, el ayuntamiento establece un atractivo punto de reunión para la ciudad, que se erige como una ilustración arquitectónica perdurable del patrimonio de Kiruna.

Visitá la nota original en inglés > http://arqa.com/en/architecture/kiruna-town-hall-forms-the-new-face-of-a-moving-community.html

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas