15.10.2015

Fogo Island Natural Park Head Quarters

El proyecto surge desde la necesidad de consolidar la identidad de esta región protegida, proporcionando una base para la conciliación de la población con la nueva administración del parque.

En la isla de Fogo a una altitud de 1.800 metros, en medio del cráter del volcán, se encuentra un pueblo de unos 1.200 habitantes, que viven al margen de la legalidad, ocupando tierras de propiedad estatal, donde las actividades agrícolas se organizan como un medio de subsistencia, en una de las regiones más pobres de Cabo Verde.

El estado del área protegida de interés nacional obligó a favorecer la agricultura, con evidentes limitaciones a la construcción, e introdujo normas contra la ocupación libre de la ciudad, generando conflictos de intereses con frecuentes enfrentamientos.

Espacios para la interacción cultural y recreativa eran considerados una necesidad, tanto para el pueblo de Chã das Caldeiras, como para los visitantes. El paisaje natural, notablemente marcado por el volcán y su cráter, posee una belleza única y extraña, que aspira a convertirse en Patrimonio de la Humanidad. La idea era, por tanto, lograr una solución equilibrada, donde la arquitectura y el paisaje se conviertan en cómplices, complementarios entre sí.

La masa del edificio está constituida por una piel continua, compuesta por bloques de mampostería local de color negro (una mezcla de cemento y cenizas del volcán). Durante el día, las largas paredes de la construcción se funden con la carretera, lo que sugiere la existencia de espacios a través de un juego de sombras. Por la noche, la luz brillante se evita como un medio para proteger a las aves nativas. Para hacer frente a la inexistencia de cualquier infraestructura previa, el edificio fue pensado como una unidad autosuficiente: paneles solares y un sistema de red de agua doble que asegura las necesidades energéticas que los edificios requieren durante todo el año. El edificio se divide en dos zonas principales: una zona cultural, compuesta por un auditorio cubierto, un auditorio al aire libre, biblioteca y terraza-café, y una zona administrativa, que contiene oficinas, áreas técnicas y laboratorios.

Con la Dirección General en pleno funcionamiento, el Parque Natural se valora cada vez más, lo que contribuye a enriquecer a los sectores sociales, culturales y económicas de la isla, a partir de integrar y mejorar de manera armoniosa el espacio circundante.

Visitá el texto original en inglés > http://bit.ly/1G7zKML

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas