18.11.2002

Nueva Terminal Aeropuerto Madrid-Barajas

El proyecto para la Nueva Area Terminal del Aeropuerto de Madrid-Barajas fue adjudicado por concurso público internacional, en 1997, a la UTE formada por los arquitectos Richard Rogers Partnership y Estudio Lamela, y las Ingenierías Initec y TPS.

La NAT es un conjunto arquitectónico en el que intervienen:
– un edificio Terminal con salas de embarque, facturación y recogida de equipajes.
– un edificio Satélite con salas de embarque
– un estacionamiento de automóviles
además de un intercambiador de transporte público ?tren y metro- y un transportador de pasajeros interno, entre edificio Terminal y Satélite.

La superficie total del edificio Terminal es aproximadamente 470.000 m2. La del edificio de Estacionamiento, conformado por seis módulos, es de aproximadamente 309.000 m2, con capacidad para 9.000 vehículos. Diferenciado en zonas para coches particulares y de alquiler, cuenta también con espacios amplios para autobuses y taxis.

Entre las características del diseño destacan la flexibilidad, que permite la fácil adaptación del edificio a posibles cambios futuros, y la repetición de módulos, cada uno con su propia infraestructura de instalaciones, lo cual permite una construcción modular y racional que, con el uso de materiales óptimos en su relación calidad/precio, contribuirán a reducir considerablemente gastos de explotación, conservación y mantenimiento.

La Terminal está caracterizada por tres módulos lineales estandarizados que definen las áreas funcionales del edificio: facturación, procesamiento de pasajeros con el área comercial principal y el dique de embarque.

Dichos módulos están separados entre sí por largos espacios abiertos rectangulares, que permiten la entrada de luz natural y la incorporación de vegetación en el mismo corazón de la terminal. Son grandes atrios por los que el edificio ?respira?, formando parte de una estrategia medioambiental global -iluminación natural, calidad del aire, entorno natural, materiales- que permite contemplar la utilización de energías alternativas, la reducción de consumos energéticos y, consecuentemente, la de gastos de mantenimiento y conservación.

El proyecto contempla la mayoría de las posiciones de aeronaves para vuelos europeos y nacionales en el edificio Terminal, y para vuelos internacionales ?principalmente- en el Satélite. También las zonas comerciales han sido desarrolladas al máximo, sin comprometer los flujos de pasajeros, y dentro de un justo equilibrio entre la oferta comercial y una buena percepción y orientaciones, dentro del espacio interior del edificio.

Con imagen de aeropuerto del siglo XXI, la Nueva Terminal de Barajas ?T4- será operativa, sencilla, económica y funcional, capaz de absorber el aumento que está experimentando el tráfico de pasajeros, que podrá ser del orden de 35 millones en el 2010 y de 50 millones en el 2020.

Todo el diseño pretende ofrecer, a pesar de la magnitud del conjunto, un espacio urbanístico y arquitectónico con escala humana, tanto externa como interna, y en máxima armonía con su entorno, reduciendo al mínimo posible el impacto medioambiental.

Los cuatro principios básicos de diseño que caracterizan el proyecto son:

Flexibilidad
El diseño refleja una configuración flexible de los edificios, manteniendo una fuerte identidad arquitectónica.

Claridad
El procesamiento de los pasajeros representa una secuencia de actividades desde el momento mismo en que el pasajero accede a la dársena, factura su equipaje, realiza el control de seguridad y finalmente embarca. El edificio articula el carácter secuencial de este proceso al separar entre sí los distintos volúmenes funcionales o módulos.

Luz natural
Cada módulo se separa del siguiente mediante un espacio libre que denominamos cañón. Supone la interfaz entre las diferentes fases del procesamiento del pasajero, facilitando su orientación, que queda subrayada por la introducción de luz natural en el interior del edificio y reduce significativamente la dependencia de la iluminación artificial, mejorando notablemente la calidad y la percepción del espacio.

Concepto del paisaje
Habitualmente los edificios terminales de los grandes aeropuertos se encuentran rodeados de elementos secundarios, tales como estacionamientos de vehículos, central eléctrica, hoteles, etc. que en absoluto contribuyen a la comprensión clara del mismo.

La NAT de Barajas integra dichas estructuras previas de modo tal que no perturben en ningún momento la percepción y lectura del conjunto, y a su vez integre el paisaje, consiguiendo así una imagen distinta que expresa su carácter local y homogéneo. Por otro lado la secuencia que los cañones establecen incorpora linealmente el paisaje al espacio interior. Este concepto se va extendiendo consecuentemente a través del entorno.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas