23.2.2015

Concurso Monumento a la Bandera Bonaerense, 1er. Premio

Este concurso le dará a la Ciudad de Capitán Sarmiento la oportunidad de generar un elemento de carácter urbano, un ícono para la ciudad, revalorizando la plaza San Carlos, acceso principal desde la Ciudad de Carmen de Areco. De esta manera el acceso sudoeste de la Ciudad quedará enmarcado por un Monumento de valor regional.

El Monumento a la Bandera Bonarense se desarrolla enfatizando el eje de la Av. San Martín, arteria de conexión entre dicho acceso y el centro de la Ciudad, a partir de una pieza multiprogramática, ubicada en el lugar que hoy ocupa dicha avenida, conectando ambas plazas. La escala de la plaza unificada es acorde a las dimensiones y a la importancia que tiene el proyecto para ser considerado como hito, anexándose a modo de barra longitudinal el edificio contenedor del programa del concurso.

Esta pieza urbana es clave y corazón del proyecto, se convierte en un centro activo de atracción, intercambios y encuentros, incorporando actividades y usos de carácter socio-cultural, como por ejemplo: exposiciones, salas de taller, cine, juegos, otorgándole al espacio urbano una dinámica nueva. La pieza se resuelve con un solado de hormigón tramado, sobre el cual la vegetación avanza con un ritmo ordenado, dando lugar a la ubicación de bancos y árboles dispersos, conservando el 95% de las especies existentes. La iluminación se encarga de marcar sobre esta pieza, la geometría preexistente de la Av. San Martín, la que hoy se proyecta como un atrio urbano para el Monumento.

Sobre el atrio se destaca como una “escultura”, un elemento predominante que contiene las Banderas a las cuales se les rinde homenaje: la Bandera Argentina y la Bandera de la Provincia de Buenos Aires. Esta Pieza se encuentra íntimamente vinculada con el acceso al edificio y en estrecha relación visual con las salas principales: salón de exposiciones y auditorio.

La circulación vehicular de la Av. San Martín se resuelve con un desvío hacia las calles que circundan la plaza, minimizando el impacto vehicular del sector, colocando dársenas para estacionamiento del público en general y contenedor de los contingentes para que no afecten a la fluidez vehicular habitual de las calles del sector. El edificio se concibe como parte de la pieza, se encuentra implantado lateralmente al playón público de actividades exteriores, priorizando la orientación norte, la que favorecerá energéticamente al funcionamiento del edificio, y maximizando la relación exterior-interior entre las funciones principales del mismo: auditorio y salón de exposiciones y el nuevo espacio público.

En la morfología del mismo se destaca su plano inclinado, que acrecienta la relación edificio-pieza, generando una apertura en doble altura, hacia donde se abre el acceso principal del edificio, un espacio semicubierto de categoría. El plano inclinado se adapta a las distintas funciones requeridas en el programa, la planta se compone de dos sectores bien definidos: un espacio en doble altura, amplio, flexible, donde se desarrollan las actividades principales de mayor concentración de personas: exposición y auditorio, y un espacio de menor altura, enmarcado en una caja baja de hormigón, donde se resuelven las oficinas y las actividades de apoyo a las funciones principales.
El edificio responde claramente a las necesidades de usos y circulaciones establecidas en las bases, permitiendo sectorizar al mismo y usar solo el sector de oficinas, cuando las actividades principales no estén en funcionamiento.

Se prioriza la síntesis material como un beneficio constructivo, el uso de técnicas constructivas tradicionales conlleva a que la construcción sea ejecutada por operarios de la ciudad, generando trabajo a los mismos. La envolvente del edificio, como el cerramiento del volumen bajo de servicios, se ejecutan en Hormigón Armado, material duradero y que requiere de poco mantenimiento.  Los elementos ordenadores de las fachadas se resuelven en hierro, y se utiliza el vidrio, predominante en la fachada principal, buscando permeabilidad y relación visual con el exterior.

El alero de la fachada de orientación norte protege de los rayos solares en verano y permite que los mismos entren en invierno generando así una ganancia de energía pasiva. Al sur la fachada es más cerrada, con muros dobles con cámara de aire, favoreciendo el confort interior del edificio y disminuyendo la pérdida de calor por la envolvente. Se colocarán aislaciones térmicas tanto en el techo como en el piso para maximizar el ahorro energético.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas