14.3.2017

Paisaje ondulante Chemin des Carrières

El proyecto es una invitación a viajar con la ambición de la reconquista del tren de Rosheim-St Nabor en Alsacia, Francia.

Siniestros, a veces ocultos, los vestigios del ferrocarril siguen marcando la lectura del sitio. El deseo de crear una ruta para servir a las canteras tuvo que adaptarse a los paisajes ondulantes. La forma misma del trazado cuenta la historia del lugar y de los hombres. El viaje para descubrir los paisajes olvidados o para tener una visión diferente sobre los paisajes cotidianos se dirige tanto a los usuarios locales como a los turistas. Al igual que la antigua vía que ofrecía una doble función (industrial y de transporte de pasajeros), la ruta tiene una doble vocación donde la función tiene que codearse con el imaginario de quienes lo transitan.

A lo largo de la ruta de 11 kilómetros circula una historia, las paradas se dividen en cuatro capítulos de diferentes secuencias de paisajes que ofrecen variados universos y destacan los sitios notables. Elementos inusuales marcan el camino, con el objetivo de despertar los sentidos del visitante, donde el agua se encuentra en varias ocasiones.

Boersch cuenta la historia de agua. El río, que permitió históricamente la conexión con el mundo. Es un elemento dinámico en el paisaje, que corre hacia el océano. Dos estructuras de madera crean dos puertas que marcan la entrada de la ciudad y ofrecen refugios para los viajeros. Se amplía el cauce del río y se construye un gran anfiteatro como espacio abierto para tener acceso al agua.

Leonardsau cuenta la historia de la Tierra. Después de un largo túnel verde, dos grandes hojas de acero corten amplifican el efecto de abertura en el extremo del corredor del bosque al paisaje abierto, que incorpora una puerta y la perspectiva hacia el Mont Saint-Odile, que desarrolla la idea del descubrimiento.

Ottrott cuenta la historia de los viajes. En la antigua estación de tren, la parada materializa la historia del ferrocarril y resalta la presencia del Patrimonio.

Saint-Nabor cuenta la historia de la suerte. Cerrado durante años y en este proceso de “renaturalización”, las canteras simbolizan la reconquista de la vegetación en el antiguo emplazamiento industrial.

Visitá el texto original en inglés > http://bit.ly/2nAfA5O

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Abrir la barra de herramientas