29.9.2017

Nueva gran terminal en el aeropuerto Schiphol

El Salón de salidas y llegadas que recibe a 14 millones de viajeros al año estará listo en 2023.

KL AIR, con el apoyo de DGMR, Arnout Meijer Studio y Planeground, diseñará la nueva gran terminal en el aeropuerto Schiphol de Amsterdam. El Salón de salidas y llegadas que recibe a 14 millones de viajeros al año estará listo en 2023. La propuesta de diseño presentada al concurso internacional obtuvo la puntuación más alta en todos los criterios.

La inspiración detrás del diseño es Schiphol en sí mismo y el ethos que ha dado forma al aeropuerto durante los últimos 50 años: funcionalidad, descripción del usuario y atención al detalle, todo integrado en una atmósfera de calma, distinción y sentido práctico. En lo que podría decirse que define la esencia del ADN de Schiphol, el espacio, la luz y las vistas abiertas han tenido prioridad sobre la forma arquitectónica. La propuesta de diseño se remite a la sobriedad del aeropuerto y al concepto de “una terminal”, incluyendo los traslados gratuitos de check-out y check-in y las transferencias automáticas del equipaje de los pasajeros.

El sobrio glamour modernista de la terminal de 1967 disparó la imaginación, en particular en el trabajo interior del diseñador holandés Kho Liang Ie (1927-1975). Con este brillante ejemplo en mente, la propuesta de diseño de KL AIR establece un nuevo estándar, apropiado para diferentes tiempos y condiciones. La estructura del edificio se verá mínimamente y aparecerá más como la lógica de los huesos. Ni una sola columna bloqueará el espacio. Las columnas de la fachada y de ciertas áreas funcionales del edificio soportarán la carga del techo. Su apertura facilitará cualquier cambio futuro, lo que habla de su sostenibilidad arquitectónica.

La calidad arquitectónica de la nueva terminal se encuentra en sus capas de opuestos: es un lugar prácticamente organizado y fácil de usar, pero también ofrece un gran espacio con una atmósfera llena de luz para brindar una experiencia agradable. Lo cotidiano y lo extraordinario se funden para crear un espacio excepcionalmente acogedor.

La experiencia del viajero es fundamental para el diseño. Visión general, facilidad de movimiento, luz natural y una generosa sensación de espacio no solo para los pasajeros que salen sino también para los que llegan, con vistas, comodidad y una espacialidad agradable. En lugar de salir a una calle bajo un paso elevado, los pasajeros que llegan pasarán después de las aduanas a través de un amplio hall de recogida de equipaje con luz natural y vistas de la sala de salidas hasta ser bienvenido al aire libre en el Jan Dellaertplein frente a la plaza Schiphol y a la estación del metro.

Situados en el centro de la sala, los pasajeros que salen subirán al nivel de una meseta mientras que los que los saludan permanecen abajo. Desde la plataforma elevada, los viajeros se sorprenderán por la amplitud de la terminal y las vistas que ofrecen las grandes fachadas de cristal. Después del procesamiento automático del equipaje y de los mostradores de facturación, los controles de seguridad se ubicarán en un área de madera cálida con grandes pozos de luz llenos de exuberante vegetación que crearán un ambiente más relajado.

Aparte de crear una división natural de los usuarios, lo que ayuda a evitar el hacinamiento innecesario, el piso levantado de las salidas también conlleva otra ventaja. La meseta hace posible una intersección de doble nivel, de manera que tanto los pasajeros que salen como los que llegan puedan disfrutar de una ruta panorámica a través de la terminal. La meseta, además, da lugar a la manipulación del equipaje por debajo de ella, lo que le da un aspecto importante a Schiphol como un gran aeropuerto.

El ambiente de la terminal, algo que tiene un efecto positivo en la experiencia de las personas del lugar, está en gran medida determinado por la luz. El techo de la sección central es una verdadera corona de luz que abarca 180 x 150 m y proporciona a los viajeros acceso a la luz de día y de noche. Se trata de un enrejado de cuadrados coronado por paneles de vidrio y soportado por vigas que gradualmente cambian de forma en la transición de pared a techo, creando aberturas que parecen igualmente cuadradas.

Los viajeros pueden mirar hacia el cielo como si estuvieran mirando a través de una membrana ultrafina. Las probadas instalaciones técnicas dentro de las cubiertas del techo proporcionan oportunidades para variar el color, el matiz y los efectos ópticos de la luz. La fachada acristalada y el techo iluminado infunden el típico carácter holandés de la terminal y enmarcan los horizontes bajos y los grandes cielos llenos de nubes de aquellas pinturas holandesas de la Edad de Oro.

Visitá el texto original en inglés > http://bit.ly/2ydde6a

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas