6.7.2017

Nabuco

El proyecto está situado en Uruguay, Punta Piedras, sobre la Ruta 10, en un lote frente al mar en pendiente. La casa se concibe como una gran cubierta suspendida sobre un macizo de hormigón que se integra en la pendiente natural del terreno.

Contexto
Como resultado de enmarcar las mejores vistas del paisaje y considerando la ubicación de las casas vecinas, la casa se alinea hacia el frente, controlando los laterales, priorizando la relación con la playa, el mar y las orientaciones.

Materia
Se utiliza el hormigón armado de tablas a la vista para resolver la estructura y envolvente de la casa aprovechando las posibilidades del mismo y la resistencia a los agentes externos, como la sal marina.

En el bloque inferior se busca la sensación de una caja maciza de hormigón, mientras que en la planta alta se logra una cubierta con la máxima delgadez que el material permite, que flota generando una planta totalmente vidriada. La cubierta, levemente inclinada hacia el fondo del lote, descarga sus aguas hacia el bosque, generando una espesa y sonora cortina de agua de lluvia. La misma es recolectada en tanques acumuladores para su posterior utilización en el sistema de riego en épocas secas, dada la irregularidad de las lluvias de la zona.

Los materiales seleccionados para el interior buscan en todo momento generar distintas sensaciones. La madera de los pisos se proyectan al exterior y refuerza la continuidad de los espacios al aire libre; los tabiques divisorios livianos en madera otorgan mayor flexibilidad y adaptabilidad al proyecto; las mesadas de los baños de mármol se tras iluminan con el ingreso de luz natural debido a la ubicación de las aberturas por debajo de las mismas; el tratamiento del hormigón a la vista en el interior y en el exterior resalta aún más el vínculo con el entorno, incluso en la pileta, donde el fondo pareciera ser de arena, creando un efecto de mar contenido entre tabiques de hormigón, y uniendo visualmente el agua con el mar gracias al borde infinito.

Sistema
La casa se desarrolla en tres niveles organizados en dos grandes áreas, los dos primeros pisos sólidos y menos permeables contienen los ambientes íntimos y servicios de la vivienda, y el segundo piso transparente y totalmente abierto aloja la extensa vida social de los residentes. El ingreso a la vivienda es a través de un camino de pedregullo natural, en medio de la vegetación y por debajo de un gran alero en doble altura donde se protegen los vehículos, y que a su vez contiene la pileta y terraza del piso superior.

La escalera en triple altura como columna vertebral, articula y concentra las circulaciones, relacionando todos los espacios y niveles. En paralelo, una escalera exterior conecta la planta baja con la terraza posterior del último piso, vinculando los espacios exteriores sin necesidad de pasar por el interior de la vivienda.

En el nivel inferior, semienterrado, se encuentra un gran ambiente único flexible destinado a diversos usos (estudio, huéspedes, alquiler temporario) con posibilidad de subdividirse y con ingreso independiente; además se ubican, lavadero, dependencias de servicio, depósitos y sala de máquinas con un segundo ingreso independiente.

En el primer nivel están los ambientes más íntimos, tres dormitorios y tres baños, pensados de manera que sus divisorios puedan modificarse para adaptarse a la cantidad de ocupantes, con ingreso independiente también desde la escalera exterior.

Vínculos
El último piso toma la máxima altura posible por reglamentación y se proyecta como un único gran espacio, totalmente abierto y continuo, con una isla de servicios donde se encuentra la cocina, despensa, sanitario y parrillero.

Este espacio se expande a través de dos grandes terrazas, una en relación directa con la arboleda que ocupa el fondo del lote y contiene el quincho y la parrilla, y otra que avanza hacia la playa donde se encuentra el solárium y la pileta con borde infinito. De esta manera, el área social de la casa queda en continua relación con el exterior, con vistas abiertas sobre el mar y un adecuado recogimiento respecto de la calle y la circulación vehicular.

Investigación
La delgada cubierta inclinada de hormigón, de compleja resolución estructural, refuerza la continuidad entre el interior y exterior desdibujando los límites del espacio cerrado, y potenciando las imponentes vistas abriéndose en altura hacia el mar.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas