5.2.2018

Museo de fotografía de Fortaleza

El desafío de diseñar un nuevo espacio para una de las mayores colecciones de fotografía en Brasil, hasta entonces alejado del conocimiento público, fue aceptado con gran sentido de responsabilidad para mostrar este registro histórico. 

La colección de arte consta de más de 2.000 piezas que incluyen nombres históricos como Steve McCurry, Henri Cartier-Bresson y Marcel Gautherot, que comparten el espacio con otros artistas destacados en la producción contemporánea, entre ellos André Liohn, Claudia Andujar, Rosangela Rennó y otros. El programa debía ocupar un edificio existente con una superficie de aproximadamente 2.000 m2, ubicado en el barrio de Varjota, en la ciudad capital de Fortaleza, estado de Ceará, Brasil. Con una vida social muy activa, el vecindario es considerado un polo gastronómico y un importante punto de encuentro para una parte del público de la ciudad.

Como la antigua sede de una escuela de inglés, el Instituto Brasil – Estados Unidos (IBEU), el edificio tenía una estructura con varios tramos, techos bajos, aberturas de tamaño inadecuado, accesibilidad deficiente y una fachada inexpresiva que tenía poca interacción con la calle. Ya en la primera etapa de la modernización, el edificio se redujo a su marco estructural y paredes externas. El edificio tiene un total de cinco pisos. En el acceso principal, una escalera generosa marca el eje de entrada del Museo. Asociado a esto, existe una rampa para personas con discapacidad, tratada de manera escultórica en la composición de la fachada y resaltada por un espacio vacío que funciona como una pequeña plaza, que contiene un árbol típico de la región semiárida del noreste que trae un elemento regional a la volumetría sobria del edificio. La planta baja comprende el lobby, un área híbrida con una cafetería, biblioteca, tienda, baños y el área de exposición temporal. La exposición permanente ocupa el primer y segundo piso, con plantas idénticas, espacios sobrios en las áreas de exposición, pero con un agradable jardín vertical en el área de la pasarela, que representa una transición, casi como un descanso visual, entre fragmentos de los espectáculos. En el tercer piso, se accede a una terraza parcialmente cubierta con vistas a la ciudad, y a una sala polivalente para eventos, talleres y conferencias. Todos los ambientes administrativos y de soporte se han colocado en el sótano, incluida una reserva técnica para la colección.

Se tomaron algunas medidas para que hubiera un control de la luz natural en el edificio, importante para la conservación de las obras y la calidad del espacio del museo. La mayoría de las aberturas del edificio antiguo estaban selladas, pero se mantuvo un atrio central y se construyeron pasarelas que añadieron interacción visual y permitieron un circuito en los pavimentos una vez confinados y lineales. El techo de yeso se eliminó por completo para lograr una mayor altura, y se combinó una red desordenada de vigas existentes con bandejas de cables aparentes que se adaptan a todo tipo de instalaciones: iluminación, control de clima y conductos eléctricos encajan en este espacio.

La transformación de la fachada fue una de las alteraciones más dramáticas del proyecto. El edificio existente ya contemplaba un bloque en voladizo que representa los niveles superiores, a pesar de que la composición lo mostraba mal. Más allá de eso, algunas barreras visuales impidieron la visualización completa del edificio desde las aceras. El concepto era valorar este volumen en voladizo como elemento principal de la fachada, con una fachada ventilada de estructura metálica y láminas de material compuesto de aluminio perforado (ACM) como recubrimiento, que además de proteger del intenso calor del sol en las tardes de Fortaleza, se configura a través una variación en el tamaño de la perforación, una dinámica para este volumen puro, creando una especie de mosaico. Como piedra de toque se agregaron ambas carpas, una más pequeña sombreando el acceso principal, haciendo posible usar un acristalamiento en la fachada que contrarresta la opacidad de los otros materiales, y una más grande, en forma de “L”, logrando una proporción ideal en la composición.

La intención principal del proyecto era crear una arquitectura contemporánea que transmitiera, a través de su volumetría, atemporalidad y sobriedad de formas y materiales. Esto sin olvidar, por supuesto, la notable identidad proporcionada por la fachada, fácilmente asimilable por cualquier persona que la haya visto.

Visitá el texto original en inglés > http://bit.ly/2sctUsl

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas