14.6.2016

Memorial el Litre

La obra se emplaza en los restos de lo que fue el primer puente de entrada, el que dio inicio a esta relación entre puente y río, siendo además el sector en el cual se establecería el principal balneario de los primeros habitantes y visitantes del poblado.

“Memorial el Litre” es una obra que se enmarca en el proceso de titulación de la escuela de Arquitectura de la Universidad de Talca, Chile. Ubicado al norte del Maule, en la localidad pre-cordillerana de Los Queñes, el trabajo se detiene en una de las principales relaciones que cargan de identidad al lugar a lo largo de su historia: el puente como hilo conductor e infraestructura pública que permite el acceso al poblado, y al mismo tiempo el río, como unidad de paisaje que da cabida a distintas actividades, principalmente de balneario.

La obra se emplaza en los restos de lo que fue el primer puente de entrada, el que dio inicio a esta relación entre puente y río, siendo además el sector en el cual se establecería el principal balneario de los primeros habitantes y visitantes del poblado. Es por esto que la intervención se plantea como el rescate de una ruina que, además de evocar el pasado mencionado, permite recomponer la memoria colectiva valorizando la base estructural y sacando a la luz una pieza vial abandonada.

En este ejercicio de recuperación del patrimonio, se proyecta intervenir la ruina de una historia ya acabada para darle una nueva vida en su renovada funcionalidad, devolviéndola a su origen primigenio como espacio público.

Bajo la valorización de esta pieza, el habitar funciona como proceso de reparación, surgiendo como principales acciones de proyecto la extracción y limpieza de los elementos, primero para bajar y habitar el corazón de la ruina y luego para revelar y hacer aparecer lo oculto, situando la ruina como materia prima en su condición actual, y no como mero monumento del pasado.

En el afán de conservar y resguardar la ruina, el contraste aparece como eje central de la propuesta para diferenciarse tanto en materia, gesto y altura del habitar original, respetando la gloria y la fuerza del monumento como estribo de un puente extinto en el tiempo. La obra plantea la conservación de esta pieza mediante límites que no tocan lo antiguo, dejando la escalera como principal elemento integrador de ambos lenguajes y detonante de nuevos recorridos.

Finalmente, para enfatizar la acción de extraer, se crea un mecanismo de borde en el perímetro del gesto. Mediante 104 pilares de madera, se estructura un sistema que permite contener la tierra, y además resguardar y acotar un espacio de silencio al rededor del monumento. Este nuevo borde, guía y acompaña el recorrido en torno a la ruina y sirve de grada para una pausa antes de descender al río.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas