15.11.2016

MATISSE

El color en "La habitación roja" de Henri Matisse invade toda la obra, es un mantel estampado, que luego sube, se pliega y se transforma también en pared. Lo único que rompe con la paleta es el paisaje de fondo, de color verde, opuesto e intenso.

El proyecto arquitectónico comparte con “La habitación roja” el mismo diálogo con su entorno así como el nombre de su autor. Se puede describirlo en 3 claves fundamentales: El Rojo, un sendero que recorre e invade el predio tejiendo el proyecto; La Corneta, amplificador y mirador de Parque Miramar; y el Parque de Gramíneas, borde difuso entre el entorno y Matisse, lugar de juego y encuentro.

El sistema constructivo es prefabricado y montado en obra seca en su amplia mayoría. Una trama metálica que estructura al proyecto en su totalidad, dándole forma y expresión. Cerramientos en chapa, policarbonato translúcido y vidrio. Por último se utilizó la madera para aportar rusticidad y calidez, tanto en el pavimento del recorrido así como en el cielorraso de La Corneta.

Pocos materiales y simples detalles, potenciando la implantación y oportunidad proyectual.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas