31.8.2018

Les Marais

El proyecto "Les Marais" comienza con una fascinación por el paisaje construido en el espacio vacío que caracteriza a las áreas rurales de América del Norte, que a menudo consiste en grandes extensiones planas tachonadas con grupos de edificios.

Aparte de un interés estilístico por estos graneros abandonados, que a menudo han perdido su aspecto programático original para convertirse en siluetas “distorsionadas” por la ausencia de uso, me inspiran dos problemas perceptivos. El primero se refiere a la relativización de la escala.

Difícil de definir, las dimensiones de estos edificios, a veces sin ventanas y aislados en un campo de cultivo, evocan una cualidad de identidad de nuestro territorio: un territorio de gran extensión a menudo fuera de escala para el observador. El segundo problema surge cuando estos edificios se combinan con otros. Su a menudo fortuito arreglo crea vacíos que “dibujan” una especie de lugar de transición entre los edificios y el espacio a su alrededor. Veo en esto el potencial para un lugar significativo, un espacio colectivo embrionario. El valor de este “patrón” no reside en su forma arquitectónica sino en lo que permite “ver”.

Por lo tanto, para este proyecto, diseñamos un contorno “icónico” de cierta proporción, luego lo multiplicamos en varias escalas y cumplimos con la vocación del programa, que consiste en un complejo intergeneracional. Esta reducción de la expresión arquitectónica a un único perfil sirve para revelar el vacío que orquesta alrededor de los “límites” del todo. La especificidad del lugar, por lo tanto, juega un papel central en la determinación de la disposición de los tres “iconos” en el espacio. Así, surge un lugar “colectivo” de la composición, que se convertirá en una encrucijada de intercambios entre los ocupantes de dos de los edificios, con el tercer edificio que sirve como almacenamiento al aire libre.

Otro aspecto de la composición se refiere a la idea de “perceptual”. Dependiendo de la ubicación del observador en el bosque vecino, las escalas de los edificios son relativas. El más pequeño parece más grande a medida que uno se acerca, incluso aunque tiene el mismo perfil que el más grande, que luego se ubica más lejos en el campo de visión. Esta sutil experiencia del “sujeto”, que desenfoca jerarquías, crea la equivalencia entre los componentes programáticos del todo: como si esto fuera una negativa deliberada a establecer una jerarquía dentro del núcleo familiar involucrado.

El diseño está creado geométricamente para circunscribir dos componentes del paisaje que caracterizan la naturaleza de los humedales de esta propiedad junto al lago. Dos de los humedales se conservan y forman el paisaje colectivo del complejo construido, relegando el lago a una estructura verdaderamente pública. Un gran “plato” negro de madera une las tres estructuras para establecer una base común, una especie de alfombra para las personas en un entorno que, de otro modo, quedaría en estado bruto.

Luego se hacen grandes recortes en cada “forma”, también de madera pintada de negro, para revelar la materialidad interior de los edificios de cedro rojo. Los espacios exteriores así creados ofrecen transiciones entre el paisaje y la construcción límite.

Visitá la nota original en inglés > http://arqa.com/en/architecture/les-marais.html

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas