28.3.2014

Jujuy Redux, edificio de departamentos en Rosario

Siendo nuestro segundo encargo para un edificio residencial (localizado también sobre la calle Jujuy), el proyecto presentó la posibilidad de repensar el problema de vivienda colectiva de carácter urbano y a la vez evolucionar algunas de las ideas comenzadas en el primer proyecto.

El edificio de departamentos vertical, más conocido como PH [Propiedad Horizontal] es sin duda uno de los programas arquitectónicos más intelectualmente desestimados en Argentina, debido a la muchas veces nefasta combinación de especulaciones inmobiliarias establecidas por desarrolladores y constructoras privadas, y restricciones de un trazado urbano sobre-subdividido que provee estrechos lotes donde intervenir. El mayor porcentaje de la ciudad ha sido y continúa siendo construidos de acuerdo con esta tipología que celebra la homogeneidad y la monotonía.
Extracto de la descripción de Jujuy 2056, 2003.

Jujuy Redux es un edificio de departamentos de mediana altura localizado en Rosario, Argentina. El edificio consiste de trece pequeños semipisos y un dúplex, todos con orientación frente/contra-frente. A nivel de calle el edificio cuenta con estacionamiento para 10 vehículos, mientras que en la terraza se encuentran una serie de espacios comunes semi-cubiertos, un solarium y un parrillero.

Ocupando un lote en esquina, la nueva construcción tiene como meta revitalizar el tradicional barrio de “Pichincha”. Ubicado próximo al centro de la ciudad, al tradicional Bv. Oroño y a la costa del Rio de Paraná, Pichincha goza de anchas calles, abundante vegetación y un patrimonio urbano mixto de baja densidad, ofreciendo de esta manera un entorno ideal para familias jóvenes y estudiantes universitarios. Todas estas características continúan alimentando la demanda de intervenciones edilicias de mediana altura en este renovado distrito de la ciudad.

Jujuy Redux propone una masa delineada que opera de manera fluida entre la escala del volumen edilicio y la de cada departamento. Esta dualidad permite repensar la envolvente del edificio en íntima relación con su masa, cuestionando así estrictas nociones de escala muchas veces sobrentendidas en edificios de media altura, en donde los juegos formales se dividen entre expresar la piel separada de las unidades habitacionales, o expresar las unidades mismas.

La transición de masa a volúmenes proyectantes y de estos últimos a superficies, induce una distorsión física y visual desde la calle. De esta manera, la apariencia robusta de la masa edilicia se desmaterializa hacia la esquina, generando así la posibilidad de amplias vistas hacia la calle desde los espacios interiores más cotidianos de los departamentos, como el living y el estar.

Transiciones à la carte: Los Balcones Hiperbólicos
El balcón, elemento funcional y culturalmente ineludible en edificios residenciales en Latino América, se ha convertido en objeto de meras especulaciones formales, muchas veces descuidando problemas de integración y coherencia espacial, y aún peor, desconectando el diseño de estos espacios de cuestiones sociales o de sus futuros ocupantes. Nuestro interés, desde un comienzo, fue crear una estrategia formal, espacial y material innovadora para el diseño de los balcones, prestando atención a cuestiones de identidad edilicia como también de uso social y cotidiano.

Aunque reconocemos las condiciones culturales asociadas con balcones en edificios de vivienda, proponemos que dicha condición cultural no está aún codificada con una tipología arquitectónica precisa. De esta manera, nuestro diseño tiene reminiscencias tanto del típico balcón corrido como de bay-windows poligonales. Mientras que este último se desempeña estrictamente como espacio interior, los balcones de Jujuy Redux actúan incremental y direccionalmente ya que se abren hacia la esquina conformando espacios decididamente abiertos que enfatizan vistas diagonales; y espacios más íntimos, protegidos de las inclemencias climáticas.

El proyecto fue construido casi en su totalidad en hormigón armado –luego pintado en color blanco-, mientras que los espacios de los balcones se revisten completamente en cerámico veneciano de color gris -combinación que produce un sentido de contraste tanto cromático como espacial entre la piel blanca exterior, y la gris, intermedia. Esta condición acentúa el efecto de envolvente espacial sobre los espacios exteriores de cada departamento, diversificando así su modo de ocupación a través de una clara secuencia entre espacios públicos y privados.

Decididamente formales y espacialmente ambiguos, los balcones hiperbólicos en Jujuy Redux son concebidos como piezas de diversidad escalar, incorporando articulaciones como aperturas, pliegues, agujeros, aleros, parasoles, iluminación lineal mediante LED, continuidad material entre pisos y paredes, y hasta un banco -lugar perfecto para el ocio, pequeñas reuniones, o para alojar plantas.

A Nivel Peatonal: La Esquina Abierta
A nivel de la calle, una esquina en doble altura y libre de columnas se resuelve a través de una ramificación estructural que continúa las desviaciones diagonales producidas por los balcones… Esta ochava en voladizo da lugar a una discreta entrada principal por calle Jujuy, seguida por una secuencia de espacios que incluye un porche cerrado y un hall principal unido por una gran abertura vidriada en doble altura, y el vestíbulo del ascensor, todos revestidos en mármol de Carrara.

Por encima: La Terraza Extensa
La secuencia de deviaciones diagonales se amplifica formal y espacialmente en el nivel del techo donde el edificio se retranquea para acomodar un conjunto de espacios técnicos, un dúplex en esquina y una amplia terraza común con solarium, áreas semi-cubiertas y un parrillero; todos ellos con atractivas vistas hacia el centro de la ciudad y las costas del Paraná. De esta manera, el edificio se abre gradualmente a la vez que se aligera su masa contorsionada, y se “desflecan” sus superficies produciendo pliegues que incluyen un bris-soleil como remate, que enmarca y contiene la zona más abierta de la terraza.

Articulación: Masa y Agujeros
Siguiendo el sistema geométrico de los balcones, perforaciones triangulares a lo largo de la piel de hormigón establecen una serie de espacios intermedios o umbrales, proporcionando así abundante luz y ventilación natural. Al bifurcarse, la piel del edificio se vuelve porosa, creando así una técnica de control climático pasiva, que combinada con la ventilación cruzada de cada departamento ayuda a producir un sistema de enfriamiento natural simple pero efectivo. De un modo similar, la ochava y la entrada principal del edificio son perforadas en gran cantidad permitiendo que el porche del edificio reciba luz tamizada del Este, durante la mañana y ofreciendo a transeúntes curiosos, destellos del interior del edificio.

Materia y Pintura: El Hormigón Blanco
Paredes blancas han sido tradicionalmente asociadas con la extracción de detalles y ornamentación, resultando a menudo en una materialidad anémica, como el evidente whitewash manifiesto en muchos edificios del siglo diecinueve. Alternativamente, Jujuy Redux explora un diferente tipo de blanco: uno que privilegia la plasticidad general por encima de la materialidad local pero que reconoce y articula diferencias, aceptando discontinuidades y produciendo alto o bajo contraste para exaltar según el caso profundidad o chatura.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas