12.12.2016

Jetavan: Centro de aprendizaje budista

En la mitología budista Jetvana es el nombre de uno de los edificios budistas más importante desde lo espacial, traducido literalmente significa: el bosque de Jeta, un terreno donado a la Sangha para la fundación de un monasterio.

Era de importancia semiótica que el sitio ofrecido por Samir Somaiya, propietario de la fábrica de azúcar en la vecina Maharashtra, para el centro de aprendizaje budista, fuera densamente cubierto de bosques, un campo idílico para las aulas.

El instituto fue programado como un centro de desarrollo de habilidades y espiritualidad de la comunidad budista Dalit Baudh Ambedkar. El mandato de Jetavan es proporcionar un ancla espiritual para la práctica del pensamiento budista a través de la meditación y el yoga, a la vez que imparte la formación y desarrollo de habilidades para los miembros de la comunidad.

Con el mandato de no dañar a un solo árbol en el sitio, el programa se distribuyó en seis edificios, cada uno situado en espacios entre grandes árboles. A través del proceso de diseño, dos patios surgieron como enlaces entre los edificios con una identidad común.

Invirtiendo, además, el perfil de la cubierta con un “valle” al centro, los bordes de los espacios interiores se conectan visualmente con el follaje externo, como las alas abiertas de una mariposa. Los espacios interiores, por tanto, están también en función de la configuración exterior, una espacialidad ligera que contrasta con la naturaleza densa y pesada del sitio. La separación de la cubierta respecto de las paredes proporciona una muy necesaria ventilación cruzada y también le otorga la escala al edificio hacia el patio.

Trabajando en estrecha colaboración con Hunnarshala, una institución en busca de revivir y resucitar tradiciones locales de construcción, se decidió que el material para los muros sea de polvo de piedra de basalto apisonado. El polvo de piedra, que es un residuo de una cantera cercana, se mezcla con cenizas de residuos, un subproducto de la fábrica contigua, que en el pasado pagaba a la gente para que lo recogiera. Se reutilizó madera de viejos buques, para la estructura de la cubierta, con la estructura inferior hecha de rollos de barro que constituyen también un gran aislamiento. El techo en sí tiene un acabado con tejas de arcilla, reciclando restos de edificios demolidos. El suelo es de barro y estiércol, mezcla tradicional realizada por los miembros de la comunidad local, que se sabe tiene propiedades antisépticas.

Nuestra aproximación al proyecto Jetavan busca extender la idea del paradigma regional, mientras que la separa de la omnipresente “imagen” de lo que se define como local. El proceso de construcción también establece un enfoque que busca nuevas técnicas de construcción basados en la materialidad local que no necesariamente se utiliza de forma nativa, pero que es apropiada para su contexto.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas